Inicio | Temas Bíblicos |Leia a Biblia Leia a Bíblia | Post´s em Espanhol |Doações |Contato pt Portuguese
Esta é a vida eterna: que te conheçam, o único Elohim verdadeiro, e a Yeshua o Messias, a quem enviaste. JOÃO 17:3
faceicon
Colosenses 2:20-23

Colosenses 2:20-23 Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques (en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres), cosas que todas se destruyen con el uso? Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne.

Entendimiento tradicional: Para quien vive en Cristo no hay “tabu”, que pueda hacerle bien o maljj. En su libertad en Cristo puede decidir comer o hacer lo que quiera y no verse sometido a imposiciones de la ley o de otras doctrinas que lo quieran esclavizar.

105

Verdadero entendimiento: Quien verdaderamente ha muerto con Cristo a los principios de este mundo, no se rige por imposiciones o mandatos de hombres opuestos a la Palabra de Dios, la cual contraria a estas doctrinas humanas, permanece eternamente.

Comentario: Este versículo es usado para criticar o “etiquetar” como débil a quien rige su dieta de acuerdo a lo establecido en la Escritura, pero en este pasaje de ninguna manera se refiere a este tipo de personas, sino lo opuesto es la verdad. Nos habla de aquellos que apegándose a doctrinas del mundo, no de Dios, someten su cuerpo a una dura disciplina física intentando con ello un cambio espiritual.

Colosenses 2:21 nos enseña que las naciones paganas, de las que procedían los creyentes que no eran judíos, tenían muchas extrañas ordenanzas legalistas acerca de los alimentos. Había normas según las cuales no se podían tocar esos alimentos (los sacrificados a deidades paganas, no se podía comer ni probar los alimentos que habían sido reservados a una deidad pagana que necesitaba alimento por si en un momento determinado, en el futuro, tenía hambre) y le apetecía aquella comida. Pablo está pidiendo a los discípulos de Colosas que no adopten estas leyes paganas acerca de comer ciertos alimentos. Y de acuerdo al contexto deja muy claro que estas reglas dietéticas no son “las verdaderamente importantes” sino las que hallamos en Levítico 11, las primeras eran leyendas y tradiciones de hombres que acabarían de morir como aquellos que las inventaron. Sinceramente crees que Pablo alguien que como hemos visto vivía de acuerdo a la ley, la llamaría algo inventado por el hombre. Tendría lógica y congruencia con el resto de la Biblia, la cual es una, indivisible.

Como podemos ver esta estrategia es usada o mejor dicho inspirada por Satanás para confundir a los más posibles, imitar las reglas de Dios y de esta manera mezclar la verdad con la mentira. A cuántos “ monjes naturistas” conoces que están mezclados en diversas creencias filosóficas-religiosas, y no es que el ser naturista sea malo, al contrario. Sino que se someten a cierta disciplina aparentando una falsa espiritualidad para lograr un mayor acercamiento a “dios” y un alejamiento del mundo contaminado, a muchos más esto les parece muy sabio y digno de admirarse (como lo dice el v. 23). O a cuántos no vemos cada año flagelando su cuerpo en alguna procesión o “manda” , como si con eso fuesen a someter sus apetitos carnales. No es nuevo que el hombre desee imponer cargas sobre otros respecto a su alimentación y su vida más de lo que está en la Palabra de Dios o lo peor de todo, que ni siquiera está establecido en Ella. Todos los preceptos del v.21 tocar, comer, o tomar no son alusiones a la ley bíblica sino a doctrinas humanas.

Previamente el apóstol les había mandado que nadie les juzgase por lo que comiesen o bebiesen que estuviera acorde a lo que dicta la Escritura, hay dos requisitos de acuerdo a 1ª Timoteo 4:5 para poder comer o beber algo (el análisis de este pasaje se encuentra posteriormente), si está dentro de estos dos lineamientos establecidos por Dios, nadie tiene el derecho de juzgarte por lo que comes o bebes.

Para concluir este análisis, la palabra usada en el versículo 20 “preceptos” es la palabra gr. dogmatizo (Strongs No. 1379) derivada de la palabra gr. dogma (Strongs No. 1378) que como vimos en el análisis del pasaje de Hechos 15, son mandamientos, enseñanzas de hombre y no de Dios. Por lo que no debemos de ninguna manera asociar este pasaje con la ley bendita de Dios.

Todas las citas tomadas de la versión Reina-Valera revisión 1960, excepto que se indique.

Trabajo realizado por Omar Morado de la Paz, basado en textos y estudios de R. Moshé Koniuchowsky, José Antonio Sánchez Vilchis, Diego Ascunce, Dan ben Abraham y Mijael Avila, con la colaboración de José Antonio Sánchez Vilchis, Omar Calderón Escalona, Froilán Jesús Neri Gómez, Daniel Calderón Escalona e Ivette Poumián Sagardi.

Dudas o comentarios: escribir a omarbiblia@amen-amen.net., moradoomar@yahoo.com.mx o consultar la página en internet www.aprendizajebiblico.org, en la que también está disponible gratuitamente este libro.

Tags: