Inicio | Temas Bíblicos |Leia a Biblia Leia a Bíblia | Post´s em Espanhol |Doações |Contato pt Portuguese
Esta é a vida eterna: que te conheçam, o único Elohim verdadeiro, e a Yeshua o Messias, a quem enviaste. JOÃO 17:3
faceicon
Daniel 7:9,10,13 y 14

Daniel 7:9,10,13 y 14

 

9  Seguí mirando Hasta que se establecieron tronos, Y el Anciano de Días se sentó. Su vestidura era blanca como la nieve, Y el cabello de Su cabeza como lana pura, Su trono, llamas de fuego, Y sus ruedas, fuego abrasador.  10  Un río de fuego corría, Saliendo de delante de El. Miles de millares Le servían, Y miríadas de miríadas (innumerables) estaban en pie delante de Él. El tribunal se sentó, Y se abrieron los libros.  13  Seguí mirando en las visiones nocturnas, Y en las nubes del cielo Venía uno como un Hijo de Hombre, Que se dirigió al Anciano de Días Y fue presentado ante Él.  14  Y Le fue dado dominio, Gloria y reino (soberanía), Para que todos los pueblos, naciones y lenguas Le sirvieran. Su dominio es un dominio eterno Que nunca pasará, Y Su reino uno Que no será destruido.

El Anciano de Días es Yahweh.  Note su descripción como un hombre.  A su presencia viene “un hijo de hombre” a quien se le concede autoridad y dominio. Casi universalmente los cristianos están de acuerdo en que el “Anciano de Días” es Elohim el Padre, y el “hijo de hombre” es Yahoshúa el Mesías, quien recibe su autoridad de parte de Elohim.  Note que en este pasaje no hay siquiera un indicio de la Trinidad.  No hay un “Espíritu Santo” y no hay ninguna indicación de que el “hijo de hombre” sea co-igual o co-eterno con el Padre.  Por el contrario, mientras a Elohim se le llama el “Anciano de Días,” título que indica su naturaleza eterna, al Mesías se le llama “un hijo de hombre,” queriendo decir uno nacido de la humanidad. Esta profecía es una de las muchas que dieron forma a la creencia judía acerca del Mesías: no se predijo que él sería “Dios en la carne,” sino más bien un hombre como ellos mismos que recibiría especial honor y autoridad de parte de Elohim. Para nuestro propósito de entender Génesis 18:1, estos versos en Daniel demuestran muy claramente que Elohim puede aparecer, y lo hace, en forma humana. Y por cuanto en la visión de Daniel Él está junto al Mesías cuando se manifiesta en forma humana, no hay razón alguna para asumir que las otras veces que aparece sea en realidad el Mesías.

El otro registro muy claro es Revelación 4 y 5.  La extensión del registro nos prohíbe copiarlo aquí, pero animamos al lector a leer esos dos capítulos.  Ellos describen a Elohim sentado en un trono rodeado de ancianos y criaturas que repiten: “Santo, santo, santo es Yahweh Elohim Todopoderoso.”  Elohim está sosteniendo en su mano un rollo escrito por ambos lados pero sellado con siete sellos. Un ángel clama y convoca a todos los que puedan abrir el rollo, pero ninguno era digno.  Cuando Juan comienza a llorar, un ángel lo consoló con estas palabras: “No llores. Mira, el León de la tribu de Judah, la Raíz de David, ha triunfado.  Él puede abrir el rollo.”  Entonces “vino un Cordero” (el contexto hace claro que es Yahoshúa el Mesías) “y tomó el rollo de la mino derecha de Aquel que estaba sentado en el trono.” En ese punto las criaturas y los ancianos se postraron delante del Cordero y comenzaron a cantar un “cántico nuevo.”

El registro está claro. A Elohim se le describe como sentado en un trono y hasta sosteniendo en su mano un rollo que Yahoshúa viene y toma de Él. Este registro de nuevo muestra que Elohim puede asumir, y en ocasiones lo hace, una forma humana de modo que podamos identificarnos mejor con Él.

 

  1. 4. Este registro, y los otros como él, muestra una vislumbre de lo que los cristianos deben esperar. Elohim nos ama y nos creó para tener una profunda y permanente relación con Él. No siempre él permanecerá tan distante como algunas veces parece ahora. La Biblia habla de un tiempo cuando “la morada de Elohim estará con los hombres, y Él morará con ellos.  Ellos serán su pueblo, y Elohim mismo estará con ellos y será su Poderoso” (Rev. 21:3).

Tags:, ,