Inicio | Temas Bíblicos |Leia a Biblia Leia a Bíblia | Post´s em Espanhol |Doações |Contato pt Portuguese
Esta é a vida eterna: que te conheçam, o único Elohim verdadeiro, e a Yeshua o Messias, a quem enviaste. JOÃO 17:3
faceicon
¿Debemos adorar a Ieshúa?

¿Debemos adorar a Ieshúa?

Parte 1

Vivimos días de restauración, Ha Kadosh Baruj Hu (El Santo Bendito Es), está restaurando a Su pueblo disperso entre todas las naciones de la tierra, El Shabbát, La Toráh, Las Moedím de Adonai, han entrado en la escena de la restauración y cientos de creyentes en diversas partes han comprendido acerca de cada uno de estos temas dentro del movimiento de restauración de las “raíces hebreas”, sin embargo hay un tema en el que muchos se han quedado parados, detenidos, confundidos, atorados e incluso aferrados, es el tema del culto al Hijo de Di-s: La adoración a Ieshúa.

Conforme se acercan a la fe hebrea, estos creyentes se han topado con algo que la propia fe hebrea ha tenido como sustancia esencial, la adoración única y exclusiva al Padre Eterno, y es aquí donde para muchos comienzan los problemas.    Toda su vida estos creyentes han estuvieron girando alrededor de un nombre “Jesús” ahora llamado Ieshúa, todo ha girado alrededor de El Maestro, tanto así que la salvación, la sanidad, la redención incluyendo el culto, cantos y oraciones giran en torno a su nombre, al grado que se ha creído bajo los conceptos trinitarios y unitarios que Ieshúa es Di-s y por eso debe ser adorado, pero al acercarse a la fe hebrea original todo esto sucumbe ante la esencia de la adoración judía y es aquí donde el muro de separación no quiere derrumbarse y no permite a estos creyentes disfrutar y entender El Monoteísmo Hebreo contrario a los conceptos de trinidad y unitarismo a los que han estado acostumbrados, y algunos prefieren continuar con estas teorías ahora maquilladas de judías.

En esta Shiur (clase), queremos traer un poco de entendimiento al respecto del asunto del culto al Hijo al que muchos creyentes han están acostumbrados, y ayudarles a dar un paso más en el camino de la restauración  y disfrutar de la rica base que nutre a todo el judaísmo y a la propia fe hebrea, la adoración al único y soberano Padre Eterno.

Argumentos base

Mientras más los creyentes se acercan a la fe hebrea van entendiendo y conociendo acerca de quién es Ieshúa El Maestro Santo, sin embargo surgen preguntas sobre los aspectos de la Escritura y del Testimonio de los Emisarios que puede aludir a la mención de la deidad de Ieshúa y estos deben ser atendidos para satisfacer el entendimiento de los creyentes y responder a sus interrogativas.    Uno de los argumentos fuertes de los trinitarios y unitarios es que Ieshúa no habría recibido culto o no habría permitido que lo adoren, si no fuese deidad.   Ellos dicen que Ieshúa recibió la adoración de otras personas y por lo tanto esta es una prueba irrefutable que en realidad es “Di-s”.   Los dos pasajes principales de la Escritura que a menudo se hacen referencia son Shemot/Éxodo 20:3-5 y Devarim/Deuteronomio 5:7-9.

El argumento es que si Ieshúa recibió “adoración” como Di-s, y por lo tanto esto demuestra que él es Di-s, pero ahora analizaremos estos versos que parecen demostrar adoración a Ieshúa  a la Luz de las propias Escrituras y textos diversos y como veremos esto es solo una creencia sin base ni sustento más que en la imaginación de quienes no pueden o no quieren dejar sus argumentos trinitarios o unitarios.

Origen del argumento bajo análisis 

En los escritos antiguos de los Testimonios y Cartas de los Emisarios encontramos traducido al español en algunos casos como ADORACIÓN, la palabra griega PROSKUNÈO, sin embargo esta palabra significa lisa y llanamente varias cosas.   O sea que en las escrituras, este término, que fue traducido como “Adoración”, en realidad tiene varios significados.   Y lamentablemente esto al parecer muchos lo ignoran.   De ahí entonces, la gran necesidad de ver, verificar y/o estudiar, en los escritos más antiguos que se consigan. O sea desde los idiomas que son las bases escriturales, como ser el hebreo y muy especialmente a este caso que nos referiremos al griego de donde vienen al español el Testimonio y Cartas de los Emisarios (apóstoles).

El argumento de que Ieshúa es adorado y por lo tanto es Di-s, viene del concepto vertido en español y otros idiomas, ni siquiera aun del concepto griego el cual trata de expresar el entendimiento hebreo.  Veamos unos textos que dan origen a este argumento y de paso vayamos analizándolos bajo sus conceptos originales.   Es un error, quizás demasiado común, pensar que todo debe referirse al hebreo únicamente.  Cuando la realidad, es que solo hay disponibles fragmentos de escritos en hebreo, de los Ketuvím Netzarím (Escritos de los Emisarios), a no ser el Mateo Hebreo de Shem Tov, que es el único, por lo menos hasta donde conozco que está completo en hebreo y que ni siquiera es de origen judío sino mesiánico.   Cualquier otro escrito, si existe aún no ha sido dado a la luz, o está bajo estudio.

Como sea, la cuestión, es que se pueden obtener, enormes descubrimientos, en los escritos griegos.   Los cuales a pesar de carecer de contexto hebreo, o sea de no tener cultura hebrea, en sus páginas, pueden servir para, dar por tierra, con muchos pensamientos errados, y por ende con muchas doctrina falsas, ampliamente aceptadas y dadas como verdad.   Ya hay, por eso, un viejo, dicho, que proclama: “cuando una mentira es repetida, la suficiente cantidad de veces, termina por aceptarse como verdad”.

El principal verso de los Escritos de los Emisarios que se utiliza para este argumento se encuentra en el Testimonio de Matitiahu/Mateo 2:1-2, cuando se produjo en el nacimiento de Ieshúa y los sabios vinieron para adorar, es la primera vez que se menciona en español “la adoración al niño Ieshúa” habiendo nacido:

–          Cuando Ieshúa nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, he aquí que unos magos de Oriente llegaron a Jerusalén, diciendo: ¿Dónde está el que ha nacido Rey de los Judíos?   Porque vimos su estrella en el oriente, y venimos a adorarle (proskuneo)

¿Es lo que los magos dicen prueba suficiente para afirmar la divinidad de Ieshúa?   ¿Está recibiendo la adoración como deidad?  Vemos que los traductores de este texto han optado por poner la palabra “adorar” donde aparece la palabra “proskuneo” en el texto Griego esta palabra en Hebreo es “HISHTAJAVÁ”.    Al traducir “proskuneo” con la palabra “adorar” se está dando a entender que los sabios tenían en su mente que este niño era Di-s y de aquí el concepto católico del Niño Di-s que paso a ser Di-s encarnado. ¿Cómo pueden saber los traductores que los sabios del oriente adoraron al niño, si el texto Griego no lo dice? El texto dice “proskuneo” y esa palabra no significa solamente adorar.

Vemos aquí, como los traductores del griego del texto antiguo de los Escritos de los Emisarios, han introducido su interpretación en el texto castellano.   ¿Entonces los sabios del oriente no adoraron al niño? La palabra “adoración” significa “dar culto al Di-s Todopoderoso”.   Estos sabios de Babilonia habían estado esperando el nacimiento del Ungido del que les había hablado Daniel  el Rey de los judíos, el profeta del que hablo Moshé.  Ahora bien, ¿Pensaban   estos sabios que este personaje, al nacer, sería el Di-s Todopoderoso? ¡De ninguna manera!    Lo cierto es que, ni el texto Griego, ni el texto Hebreo de Mateo dice “adoraron”.    Sólo sabemos que estos sabios rindieron homenaje al Rey de los judíos mediante inclinación. No es honesto sacar del Texto Sagrado lo que no está escrito en él.

Según El Testimonio de Matitiahu/Mateo 2:2, estos sabios estaban buscando al “REY DE LOS JUDIOS” NO AL DI-S DE LOS JUDIOS DEL CUAL YA SABIAN POR MEDIO DE DANIEL AL ESTAR EN BABILONIA, ellos buscaban a el Profeta Ungido prometido, que también iba a ser luz para las naciones y traer salvación hasta los confines de la tierra (Ieshaiahu/Isaías) 49:6).   No le identificaron como Elohim (Di-s) Todopoderoso y, por lo tanto, no le adoraron como tal.   Sabían que estaban frente a Su Majestad, el Rey de Israel y de las naciones, y de esa manera le reverenciaron, nada más y nada menos.   La idea de dar culto a un niño, aunque sea el Rey de Israel, y adorarle como si fuera el Di-s Todopoderoso, es un pensamiento absurdo para un judío, y pertenece al mundo pagano y tiene origen católico y fue heredado a los protestantes.

Según el significado de la palabra “proskuneo” como veremos a continuación, estos sabios estaban rindiendo homenaje al niño mediante inclinación. Y en este caso estaban reverenciándole como Su Majestad, el Rey de Israel, El Ungido, aquel que sería declarado El Hijo de Di-s (título mesiánico para un Rey).    No podemos basarnos en estos textos para decir que Ieshúa es el Di-s Todopoderoso, que merece toda la adoración de la misma manera que el Padre.    No hay base suficiente en estas Escrituras para tal afirmación.

La palabra griega “proskuneo” traducida como adoración también aparece en El Testimonio de Matitiahu en relación con otros hombres (18:26).   Ieshúa contó una parábola de un deudor que se postró ante su acreedor.    En el versículo 26 aparece la palabra “proskuneo” en el texto griego.   Así está escrito:

–          “Entonces el siervo cayó postrado (proskuneo)  ante él, diciendo: “Ten paciencia conmigo y todo te lo pagaré.”

Aquí vemos que la palabra “proskuneo” no tiene que ser entendida solamente como adoración al Todopoderoso, puesto que, según este texto, un hombre hace “proskuneo” ante otro hombre.  

Otro verso donde la palabra “proskuneo” es traducida correctamente como en el verso anterior es Revelaciones 3:9:

–          He aquí, yo entregaré a aquellos de la sinagoga del satán que se dicen ser judíos y no lo son, sino que mienten; he aquí, yo haré que vengan y se postren (proskuneo) a tus pies, y sepan que yo te he amado.”

Si Ieshúa hubiera considerado este acto como pecado, no habría hecho que esos hombres se postraran a los pies del mensajero que había en la congregación en Filadelfia.

Vemos por tanto, que la palabra “proskuneo” en el texto griego de los Escritos de los Emisarios, no significa necesariamente “adorar”, sino “postrarse incluso ante otros seres humanos” ya sea por respeto, honor o humildad, es decir, estamos diciendo que la palabra “proskuneo” es usada tanto para adoración al Todopoderoso, como reverencia ante el Hijo del Hombre y otros hombres con posiciones altas.

Otro texto donde encontramos la palabra Griega “proskuneo” es Matitiahu/Mateo 8:2, donde está escrito:

–          “Y he aquí, se le acercó un leproso y se postró ante El, diciendo: Rabí, si quieres, puedes limpiarme.”

En este caso vemos que la palabra “proskuneo” fue traducida como “POSTRARSE” ¿Por qué los traductores pusieron “ADORAR” en un lugar y “POSTRARCE” en el otro, cuando aparecen  las mismas palabras en el texto Griego? como  este leproso era judío,  no es posible que estuviera reconociendo a Ieshúa como el Todopoderoso, sino como el Enviado del Todopoderoso.   Por eso, la traducción “postrarse”, que se ha hecho aquí, es más acertada que “adorar”, como se hizo en el capítulo 2 donde quieren enfatizar al Niño Di-s.

En El Testimonio de Matitiahu 28:17-18 está escrito:

–           “Cuando le vieron, le adoraron; más algunos dudaron. Y acercándose Ieshúa, les habló, diciendo: Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra.”

Aquí vemos otro ejemplo donde los traductores han optado por usar la palabra “adorar” en donde aparece la palabra Griega “proskuneo”.    En el texto hebreo de Dutillet, encontramos la palabra “hishtajavá” en este versículo. ¿Significa esto que los discípulos de Ieshúa le reconocieron como Elohim Todopoderoso? No necesariamente, porque la palabra “proskuneo” no significa solamente “adorar”, en el sentido de dar la máxima reverencia al que está por encima de todo lo creado, sino también rendir homenaje mediante inclinación.

Resulta difícil creer que le rindieron culto a Ieshúa, puesto que todos los discípulos de Ieshúa eran judíos.   Lo que es importante saber es cómo los judíos en el tiempo de Ieshúa entendieron lo que es adoración ante el Todopoderoso y lo que es hacer reverencia ante un rey, un líder espiritual, o ante el mismo Mesías.   Para un judío es absurdo pensar que un hombre pueda recibir el mismo respeto que el Creador.   El hecho de postrarse ante Ieshúa no significa necesariamente que le reconocieran como el Todopoderoso, sino que aceptaron que había recibido la autoridad del Cielo.   Era el Enviado del Padre, pero no era el Padre, y como tal fue reconocido y venerado.   Quien no entiende este término griego proskuneo bajo concepto hebreo Hishtajavá, cuando ve a los judíos inclinarse ante un Séfer Toráh dice idolatría, el burro hablando de orejas.

Proskuneo analizado

Antes de continuar esta Derashá veamos, los varios significados del término Proskuneo, según algunos de los tantos, y distintos eruditos lingüistas e historiadores.   

–          Diccionario Stronh: Proskunéo, termino#4352: De pros, «hacia», y kuneo, «besar». Postrarse, inclinarse, homenajear, mostrar reverencia, adorar incluso dar un beso a otra persona”.

–          En Doctrina Bíblica Básica, Libro I, Parte 1; por Robert Karkrider, Pág. 54. En la sección “Primeros Rudimentos del Cristiano” Proskunéo – “Besar la mano de”; hacer cortesía, hacer reverencia. El acto de tributar homenaje.

–          En el Léxico Griego-Inglés, Pág. 548, (Joseph Thayer) se dice: PROSKUNÉO -“besar la mano a (hacia), una señal de reverencia. De aquí que entre los Orientales, se entendiese esto como: caer sobre las rodillas y/o tocar el piso con la frente como una expresión de profunda reverencia. Arrodillarse o postrarse para hacer homenaje (a uno) o hacer reverencia, ya sea para expresar respeto o para hacer súplica. Es usado del homenaje mostrado a alguien de un rango superior: del homenaje rendido a Elohim, al Mesías, a los seres celestiales, y aun a los demonios”.

–          En el “Léxico Griego-Inglés, Págs 723-724, (Arendt & Gingrich) si bien dice algo similar, amplía o aclara un poco más este concepto, cuando dice, PROSKUNÉO: “usado para designar la costumbre de postrarse uno mismo ante una persona y besar sus pies, el borde de su vestido, el piso, etc.; los Persas hicieron esto en la presencia de su Rey deidificado, y los Griegos ante una divinidad o algo santo; también caer y adorar, hacer homenaje, postrarse uno mismo ante otro, dar la bienvenida respetuosamente.  Dependiendo del caso esta reverencia o adoración es dada a: 1- seres humanos; 2- Elohim, 3- al diablo y seres Satánicos, 4- los Ángeles, 5- y Ieshúa, quien es reverenciado como Rey Mesiánico y Ayudador Divino.”

–          El Diccionario Etimológico de W.E. Vine, dice: “PROSKUNÉO – Hacer reverencia, dar obediencia a (y viene de pros, hacia, y kuneo, besar), es la palabra más frecuente que se traduce por adorar que en concepto hebreo significa un acto de homenaje o de reverencia: (a) a Elohim, (b) al Mesías, (c) a un hombre, (d) al Dragón, (e) a “la Bestia”, (f) a demonios, (g) o aun a ídolos.” (Cabe destacar que este último material mencionado “Vine”, es muy conocido entre los cristianos, y aun entre mesiánicos, en muchos países. Por lo cual es relativamente fácil de conseguir).

Podemos ver aquí entonces, en estas referencias de estudio, el verdadero significado del término que se tradujo como adoración y que se encerró en un solo significado “rendir culto a Di-s”.    Es así entonces que al traducir mal, todos estos distintos significados y/o diferentes usos y aplicaciones de este término, se llega a “la conclusión errada” de apoyar “la igualdad de Ieshúa con IHVH”.

Hay varios versos que se usan para apoyar esta teoría, de igualdad de Padre e Hijo, todos los cuales se pueden ver, uno por uno.  Pero refiriéndonos hoy y en este caso solo a este término, malísimamente traducido en la mayoría de las versiones bíblicas, sobre todo el español, no es posible mostrar, ni el trinitarismo, ni el unitarismo, ni el dualismo.   Esto es algo absolutamente claro.   Todo esto para que se vea, repito que no se refiere siempre a adorar en el contexto de culto, en las Escrituras, Testimonios y Cartas cuando se menciona esta palabra “PROSKUNÉO”. Lo cual genera grandes confusiones, y aun hasta errores doctrinales.  Ya que no una sino muchas, son las veces, que se utiliza este término, en las escrituras.   Lo que magnifica, los errores de interpretación y doctrinas.   De ahí la tremenda importancia del uso de escritos originales (o más antiguos que se consigan), aunado a diccionarios.    Para ver los grandes errores cometidos, en las traducciones, que precedieron a los originales escriturales.

Puede parecer tedioso y difícil, todo esto. Pero si no se hace así, no podremos descubrir cada uno, la verdad.   Y no saldrá a luz el engaño. Así que nos transformaremos en cómplices, si no actuamos de esta manera, buscando la verdad.

Proskuneo ¿Adoración o Señal de Respeto?

Los defensores de la doctrina de la deidad de Ieshúa también señalan los versos que veremos a continuación como evidencia de que Ieshúa es Hashem y que por eso recibió “adoración”, vamos a analizar cada uno de ellos en su contexto para ver si esto es como ellos dicen o si mienten contra El Testimonio fiel de quien expresa esas palabras que toman como base para su teoría

En El Testimonio de Mordejai/Marcos 5:6-8 está escrito:

–          “Cuando vio a Ieshúa de lejos, corrió y se postró delante de Él; y gritando a gran voz, dijo: ¿Qué tengo que ver contigo, Ieshúa, Hijo de El Elión (Di-s Altísimo)?   Te imploro por Elohim que no me atormentes. Porque (Ieshúa) le decía: Sal del hombre, espíritu inmundo.”

En este pasaje de la Escritura vemos que un hombre, dirigido por un espíritu inmundo, se postró ante Ieshúa y reconociéndole como el Hijo de El Elión (Di-s Altísimo).   El hecho de haber sido enviado por El Elión y el hecho de ser el Hijo de El Elión, merece un respeto impresionante, de modo que un demonio tuvo que reconocerle como tal.   Esto no significa necesariamente que el espíritu inmundo haya “adorado” a Ieshúa como si hubiera adorado al mismo El Elión.   El espíritu no le reconoció como Di-s Hijo, sino como Hijo de El Elión e incluso le dijo TE IMPLORO POR ELOHIM,  no le dijo te imploro oh Elohim, sino que el espíritu inmundo quiso usar a Di-s y Su nombre amoroso ELOHIM para que no fuera atormentado en su favor al estar hablando con Ieshúa.

En el Testimonio de Iohanán/Juan 9:35-38 está escrito:

–          “Ieshúa oyó decir que lo habían echado fuera, y hallándolo, le dijo: ¿Crees tú en el Hijo del Hombre? El respondió y dijo: ¿Y quién es, Rabí, para que yo crea en El? “Ieshúa le dijo: Pues tú le has visto, y el que está hablando contigo, ése es.  El entonces dijo: Creo, Rabí. Y le adoró”

En esta escritura encontramos la palabra Griega “proskuneo”, y vemos cómo los traductores han optado por traducirla como “adorar”.    La pregunta que nos surge es, si este hombre, que había sido ciego, pensaba que “el Hijo del Hombre” era Di-s Todopoderoso, a fin de darle a Ieshúa ese tipo de adoración.   Pienso que no.    El título “Hijo del Hombre” no significa el Todopoderoso sino es un título mesiánico para El Profeta como Moshé esperado.   La pregunta de Ieshúa es definitiva y clara: ¿CREES TU EN EL BEN ADAM?, Ieshúa no le pregunto ¿CREES TU EN EL ELOHIM? Puesto que esta era la fe de todo judío, su creencia en Elohim, lo que muchos judíos ya habían perdido era la esperanza de la llegada del Ungido, por eso la pregunta fue precisa ¿CREES O NO CREES EN EL BEN ADAM? Cuando Ieshúa hace esta pregunta o era mencionado este término en la mente de todo judío conocedor de los profetas venia la escena de la profecía de Daniyel/Daniel 7:9-14 que anunciaba la llegada del Ungido Rey a quien se daría todo poder y autoridad en la tierra.

El “Hijo del Hombre” es un hombre, y no puede ser adorado como el Todopoderoso.    La expresión “Hijo del Hombre” viene del hebreo “Ben-Adam”.   La palabra “Adam” viene de “adamá” que significa “tierra”.    Así que, cuando Ieshúa dice que es “Ben-Adam”, no está diciendo que tiene la misma esencia que el Padre en este momento, sino que es como el primer Adam, que había salido de la tierra, y había sido hecho a la imagen de Elohim.   Este ciego le reverenció como “Ben-Adam” (El Rey que había de llegar), y no como el Todopoderoso.   Por lo tanto, resulta extraño ver que la palabra “proskuneo”, que aparece en este texto, haya sido traducida al castellano como “adorar”.

En  el Testimonio de Matitiahu/Mateo 16:13-16 vemos que “Ben-Adam”, el Hijo del Hombre, es reconocido como “Ben-Elohim”, el Hijo de Elohim otro título mesiánico para un Rey de casta judía davídica cuyo Rey desde David comenzó a ser llamado Ben Elohim pero se esperaba que llegara el que sería El Rey Eterno (2 Samuel 7:12-14).  Pero en ningún texto ni de las Escrituras, ni de los Testimonio o Cartas de los Emisarios encontramos la expresión “Di-s Hijo”.    En tal caso, todos nosotros que somos los hijos de Di-s también seríamos “Dios”, puesto que hemos nacido de Él (Juan 1:12-13).   En hecho llamar a Ieshúa “Ben-Elohim”, para un judío, como Kefas (Pedro), no significa necesariamente que Él sea Todopoderoso, Omnisciente y Omnipresente, sino que Él era el candidato oficial para ser El Rey y ser llamado asi por su ascendencia davídica y porque las evidencias asi lo demostraban.

En Hebreos 2:5-9 está escrito:

–          “Porque no sujetó a los ángeles el mundo venidero, acerca del cual estamos hablando.   Pero uno ha testificado en cierto lugar, diciendo: ‘¿Qué es el hombre para que de él te acuerdes, o el hijo del hombre (“Ben-Adam”) para que te intereses en él? Le has hecho un poco inferior a los ángeles; le has coronado de gloria y honor, y le has puesto sobre las obras de tus manos; todo lo has sujetado bajo sus pies.   Porque al sujetarlo todo a él, no dejó nada que no le sea sujeto.  Pero ahora no vemos aún todas las cosas sujetas a él.   Pero vemos a aquel que fue hecho un poco inferior a los ángeles, es decir, a Ieshúa, coronado de gloria y honor a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Elohim probara la muerte por todos.

En el texto citado por el autor de la carta a los Hebreos, Tehilim (Salmos) 8:4-6, encontramos una palabra interesante.    La expresión “un poco menos que los ángeles” es una traducción de dos palabra hebreas: “ME’AT ELOHIM”.   Estas palabras significan literalmente: “un poco Elohim”.  Y, como hemos visto en otra Derashá, la palabra “Elohim” puede referirse a los ángeles, y de esa manera vemos como los que tradujeron el texto de Tehilim 8 al griego, optaron por dar el significado ángeles a la palabra Elohim, en este texto.    Ahora, si miramos en el texto hebreo de Tehilim 8, vemos que podríamos también entender la palabra como que Adam, del cual se está hablando en primer lugar, y el Mesías, del cual se está hablando en su dimensión profética, son “un poco Elohim” es decir son REYES, PODEROSOS, AMOS, DUEÑOS. 

Adán era un Elohim en miniatura y es llamado BEN ELOHIM (Testimonio de Uri/Lucas 3:38) ¿Por qué? Porque él Era Rey, Principal, jefe (Bereshit/Génesis 1:26-28) , y así se presenta también Ieshúa, cuando dice que es “Ben-Adam”. Vemos, por tanto, que el título “Ben-Adam” no significa que Ieshúa sea el Todopoderoso, puesto que en el texto de la carta a los hebreos, “Ben-Adam” es presentado como inferior a los ángeles. El hecho de que Ieshúa usa el título “Ben-Adam” de sí mismo, significa que Él se presenta a sí mismo como un Hombre.   Y era un Hombre de verdad, tal y como lo fue Adam antes de caer en el pecado, un hombre de realeza y honor.

En 1 Timoteo 2:5 está escrito:

–          “Porque hay un solo Elohim, y también un solo mediador entre Elohim y los hombres, el Ungido Ieshúa hombre.”

Es más, Adam fue creado a la imagen del que iba a venir, como está escrito en Romanos 5:14b: “Adam, el cual es figura (o imagen) del que había de venir (el Mesías).”

En la carta a los Hebreos 1:6 aparece la palabra “adorar” como traducción de “proskuneo” como está escrito:

–          “Y de nuevo, cuando trae otra vez al Primogénito al mundo, dice: ’Y adórenle todos los ángeles de Elohim.”

Según Filipenses 2:9, Ieshúa ha recibido de Su Padre “el Nombre sobre todo nombre”. Mediante el Mesías,  IHVH viene a juzgar la tierra, y como está escrito en Hebreos 1:6, todos los ángeles hacen “proskuneo” ante Ieshúa.  En su estado glorificado, Ieshúa es reconocido como superior a los ángeles, aunque haya sido inferior a ellos, durante su estancia en la tierra.   Esto concuerda con lo que está escrito en la carta a los Efesios 1:20-23 que concuerda con lo dicho por Daniel el Profeta.  Si los ángeles hacen “proskuneo” ante el Mesías glorificado, ¿significa esto que le están reconociendo como el Todopoderoso? No necesariamente, por lo que hemos visto antes, en cuanto al significado de la palabra “proskuneo”.

No podemos basarnos en el texto de Hebreos 1:6 para decir que Ieshúa, el Rabino Ungido, es Di-s Todopoderoso, puesto que lo que ha sido traducido como “adorar” no significa necesariamente que los ángeles le reconozcan como el Todopoderoso según el concepto hebreo de adorar.   Lo único que podemos afirmar con este versículo, es que el Hijo de Elohim es muy superior a los ángeles, de modo que todos ellos le reconocen como el Príncipe sobre ellos, mediante este acto de “proskuneo”.    Por tanto, “proskuneo” es usada tanto para adoración al Todopoderoso, como reverencia ante el Hijo del Hombre y otros hombres con posiciones altas.

Proskuneo bajo el concepto hebreo de Hishtajavá

La palabra Hebrea para el término griego proskuneo es HISHTAJAVÁ, debemos tener presente que cuando se tradujo al griego tanto en la Septuaginta como en los Escritos de los Emisarios, se buscaron palabras cercanas que pudieran contener  el concepto hebreo que se quería transmitir, esto muchos lectores creyentes lo desconocen plenamente y al leer adorar bajo las ideas que han sido transmitidas de que SOLO A DI-S SE PUEDE ADORAR y si Ieshúa fue adorado entonces es Di-s terminan por sumergirles en lo que con pesar puedo decir un falso evangelio, un falso mesías, un falso dios.

Aunque si es cierto que muchos se postraban delante de Ieshúa, el hecho de que ellos se postraran no implica que lo estaban adorando en el sentido de culto sino en el contexto de respeto.  Esto es un concepto difícil de entender en nuestra cultura donde todo lo encerramos en una sola palabra, pero en la cultura Hebrea es natural que la gente se postrara en señal de respeto ante figuras de autoridad tal como lo demuestran las Escrituras.  Veamos algunos ejemplos donde aparece la palabra Hishtajavá traducida en la Septuaginta como proskuneo y entendamos el concepto hebreo castellanizado “adorar”.

–          “Al tercer día, sucedió que vino uno del campamento de Saúl, rotos sus vestidos, y tierra sobre su cabeza; y llegando a David, se postró en tierra e hizo reverencia.” Shmuel Bet/2 Samuel 1:2 (RV1960, énfasis añadido)

–          “Y vino Mefi-boset, hijo de Jonatán hijo de Saúl, a David, y se postró sobre su rostro e hizo reverencia. Y dijo David: Mefi-boset. Y él respondió: He aquí tu siervo.” Shmuel Bet/2 Samuel 9:6 (RV1960, énfasis añadido)

 –          “Y Joab se postró en tierra sobre su rostro e hizo reverencia, y después que bendijo al rey, dijo: Hoy ha entendido tu siervo que he hallado gracia en tus ojos, rey señor mío, pues ha hecho el rey lo que su siervo ha dicho.” Shmuel Bet/2 Samuel 14:22 (RV1960, énfasis añadido)

–          “Y yendo Abdías por el camino, se encontró con Elías; y cuando lo reconoció, se postró sobre su rostro y dijo: ¿No eres tú mi amo Elías?” Melajim Álef/1 Reyes 18:7 (RV1960, énfasis añadido)

Aquí en cada uno de estos versos para postrarse en señal de respeto aparece la palabra Hishtajavah que en griego es proskuneo traducida al español como adorar ¿Estaban todos ellos adorando a éstos hombres de autoridad al postrarse en tierra y hacer reverencia? ¿Cree usted que estos hombres de autoridad, servidores fieles de IHVH y conocedores de la Palabra del Altísimo, iban a permitir un acto de idolatría como ése? ¡Claro que no! Por lo tanto, la respuesta es simplemente no; estos hombres sólo hicieron un acto de reverencia en respeto a la autoridad de sus superiores, pero en ninguna manera implica que los estaban adorando en sentido de culto ejemplo de esto tenemos en el propio Moshé en el Séfer Shemót/Rollo de Éxodo 18:7 donde está escrito

–          Vayetse Moshe likrat jotno vayishtaju vayishak-lo

–           Y salió Moisés al encuentro de su suegro, y se postró ante él y le besó.

 La palabra hebrea que ha sido traducida como “se inclinó” es va-yishtaju que es una forma de Hishtajavá cuya raíz es shajá que significa “echarse al suelo”, “arrodillarse”, “postrarse”, “inclinarse”, “reverenciar” “adorar” en señal de respeto y honra.   De esto aprendemos que en la Toráh está permitido inclinarse en reverencia ante una persona o cosa sagrada dada por Hashem.  En este caso Moshé honró a su suegro de esta manera, lo que está prohibido es rendir culto a cosas, imágenes o personas pero a lo largo de la Escritura vemos la costumbre hebrea de hacer proskuneo/hishtajavá en señal de respeto (1 Reyes 1:16) (Bereshit/Génesis 33:3) (33:6-7) (48:12) (Ieshoshúa/Josué 5:14) (1 Crónicas 21:1) (1 Reyes 1:23) (1:31) (2:13) (1 Reyes 18:7) (2 Reyes 1:13) (2 Reyes 4:27) (4:37) (Daniel 2:46) (2 Samuel 9:6) (2 Samuel 18:28) (2 Samuel 16:4) entre otra infinidad de versos.

De forma similar, cuando la gente se postraba delante de Ieshúa, no lo estaban adorando, sino haciéndole reverencia porque reconocían que él era una figura de gran autoridad tanto en persona como en enseñanzas y en consecuencia porque para muchos Él era el Ben Elohim que habían esperado, el Ben Adam que habría de venir, el Profeta del cual hablo Moshé.

–          “Y vino uno de los principales de la sinagoga, llamado Jairo; y luego que le vio, se postró a sus pies,” Marqos/Marcos 5:22 (RV1960)

Sorpresa un miembro del Beit Din se postro ante Ieshúa admitiendo su autoridad como Rabino y para que miembro del Beit Din hiciera esto, definitivamente que Ieshúa debía ser un hombre de honor, fiel y leal tanto a la Toráh como a la autoridad de los rabinos, pues el mismo expreso de su propia boca el principio de la autoridad es estar bajo autoridad

Hay un verso que merece nuestra observación y es el que se menciona en 1 Crónicas 29:20 donde está escrito:

–          Entonces David dijo a toda la asamblea: “Bendigan ahora al Eterno Su Poderoso.” Y toda la asamblea bendijo al Eterno, al Poderoso de sus padres, y se inclinaron y se postraron ante el Eterno y ante el rey.

Creo que este verso habla por sí mismo, ambas palabras inclinarse y postrarse, son usadas en referencia a Ha Kadosh Baruj Hu y Al Rey David, ambas son traducidas en otras versiones como ADORARON ANTE DI-S Y ANTE EL REY, y está más que claro que David no era IHVH, de la misma manera está más que claro que ellos se inclinaron y se postraron en culto y adoración a IHVH y en honor y respeto al Rey David, de este mismo modo es con Su Hijo Ieshúa ben Iosef del linaje de David.   Entonces las Escrituras nos permiten demostrar con alguna acción respeto por una persona, lo que no nos permiten es rendir culto a esa persona como si fuera Di-s.

Lamentablemente, muchos de los versos en los cuales se narra cómo la gente se postraba delante de Ieshúa han sido manipulados por los traductores para reflejar la doctrina errónea de la Trinidad o unitarismo y la adoración a Ieshúa.

¿Debemos adorar a Ieshúa?

Parte 2

Sin duda alguna, en el camino de la restauración hacia la Toráh y las llamadas raíces hebreas, uno de los conceptos más ásperos y difíciles de asimilar es el hecho de que la adoración a Ieshúa es totalmente incorrecta, y tal práctica es a la luz del concepto hebreo bíblico es considerado idolatría.    Lo primero que debemos entender es que, contrario a lo que postula la doctrina del trinitarismo, unitarismo o dualismo, IHVH y Ieshúa NO son la misma persona, esto ya lo explicamos en otra Derashá.   Son dos seres distintos, Padre e Hijo, y uno es mayor que el otro.   En otras palabras, el Hijo está sujeto al Padre, y toda obra que él hace es con el único fin de agradar y servir a su Padre (Testimonio de Uri/Lucas 22:42) (Testimonio de Iohanan/Juan 5:30)

Como hemos venido expresando hasta aquí, Ieshúa nunca buscó su propia honra, ni procuró adoración para sí.   El exhortaba a la gente a orar y adorar sólo al Padre, y lo modelaba con su ejemplo (Testimonio de Iohanan 4:23) (Testimonio de Matitiahu 11:25) (6:9) (4:8-10)   Éste último verso citado es crucial en el tema de este escrito.  Fijémonos que, cuando el Adversario le pide que se postre a sus pies, Ieshúa contesta recalcándole que la misma Escritura nos ordena a adorar sólo a IHVH, y nadie más.  Ni siquiera Ieshúa mismo se atribuyó el derecho de ser adorado.

Manipulación de versos

Creo que para todos nosotros hasta aquí únicamente hay un Ser Poderoso, y solo a él hemos de temer, servir y rendir culto.   Hemos visto que “proskuneo” en griego Hishtajavá en hebreo, indica reverencia, arrodillarse, inclinarse, homenajear, pero no implican “servicio, adoración y culto”. 

Veamos otro pasaje que ha sido manipulado con el mismo fin de demostrar la supuesta deidad de Ieshúa en Hitgalut/Revelaciones 5:12-14 donde está escrito:

–          “…El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos. Los cuatro seres vivientes decían: Amén; y los veinticuatro ancianos se postraron sobre sus rostros y adoraron al que vive por los siglos de los siglos.”

Muchos, al leer este pasaje, interpretan que los veinticuatro ancianos se postraron a adorar a Ieshúa.   Sin embargo, en realidad estos ancianos se postraron ante IHVH, “El que vive por los siglos de los siglos” (esta frase es una referencia directa al Nombre de IEHVEH, cuya raíz Hebrea alude a “el que es, el que era y el que será” EHIEH ASHER EHIEH- Hitgalut/Revelaciones 1:8)

Por otro lado, estos versos nos ilustran que Ieshúa si puede ser honrado y respetado e incluso homenajeado como Rey de Israel, como el Mashíaj (Ungido) de IHVH y como nuestro amo, pero jamás para rendirle culto como si El fuera el propio Elohim Todopoderoso (Filipiyim/Filipenses 2:9-11).   El mismo salmista nos exhorta a reconocer al Hijo y rendirle homenaje (Tehilim/Salmos 2:12).   Sin embargo, la adoración sólo le corresponde a IHVH, el Creador de los cielos y la Tierra (Matitiiahu/Mateo 4:10)

Otro de los versos favoritos de los trinitarios y unitarios incluso de los binitarios es el que se encuentra en El Testimonio de Iohanan 20:28 donde dice:

–          Entonces Tomas respondió y dijo Señor mío y Dios mío y le adoro

Con este verso, cuando Tomás vio al Maestro Ieshúa después de la resurrección, le proclamó, “¡Señor mío y Dios mío”, y que Ieshúa no lo reprendió por esta declaración dicen con ello queda afirmado la divinidad de Ieshúa al recibir adoración abierta.   Es normal que los discípulos se arrodillaran ante su maestro (2 Reyes 2:15)

El mandamiento dado a Moisés en Éxodo 20:3-5 especifica que IHVH es el único y verdadero Di-s.   Si aquellos que creen que Ieshúa es Di-s dicen que él es adorado como deidad, ellos deben de estar de acuerdo que Ieshúa habló a Moisés como el único y verdadero Di-s de Su pueblo Israel.    En el Testimonio de Iohanán/Juan 20:17 sin embargo, los versos que preceden a la declaración de Tomás, en realidad presentan a Ieshúa como que rechaza cualquier veneración y, de hecho, les dice a sus discípulos que él debe ascender a Su propio, “Di-s.” (Testimonio de Iohanan/Juan 20:15-18)

El hecho es que Ieshúa es muy humano en Iohanan 20, y la declaración de Tomas en el verso 28 llamándolo, “Mi Di-s,” debe ser interpretada y conciliada a la luz del contexto global. ¿Se refirió Miriam a Ieshúa como “Di-s” una vez que ella llegó a reconocer quién era él?   ¡No!   Se volvió y le dijo en hebreo, “Rabí!” (Lo que significa: Mi Maestro, Mi Grande, vertido en griego como Kurios y castellanizado como Señor).   Miriam explicó su experiencia a los demás discípulos en el versículo 17: “Yo he visto al Maestro.”  Si Iehshúa era Di-s, ¿murió Dios?  Y si Ieshúa es el cuerpo del Di-s inmortal ¿puede el cuerpo de un Di-s inmortal morir? Miriam había ido a la tumba para ver dónde yacía el cadáver de su Maestro.  Cuando lo vio en un primer momento, ella supuso que es el jardinero.   Y cuando Ieshúa se dio a conocer, ¿Acaso María grita: “Señor mío y Di-s mío?”   No.   Ella llamó a Ieshúa su “Maestro”, un respetuoso título para Ieshúa.   Por lo tanto, no puede ser racionalizado por los partidarios de la deidad de Ieshúa de que es a Di-s a quien están viendo aquí. 

Tengan en cuenta que cuando Miriam vio al Maestro con los ojos, su conmoción y gozosa sorpresa no es diferente en magnitud que la reacción de Tomas, y sin embargo, llama a Ieshúa: “Maestro,” que es un término hebreo para un hombre que es un mentor espiritual. Es un gesto verbal de respeto absoluto por la POSICIÓN DEL HOMBRE, al igual que los estudiantes en universidades podrían llamar a los más venerables instructores como “Directores”.   Ieshúa es un hombre y sus palabras a Miriam son una prueba innegable porque él le dice: “YO TODAVIA NO HE SUBIDO A MI DI-S Y A VUESTRO DI-S”  Si Ieshúa es IHVH estos palabras no tienen sentido.  ¿Qué más pruebas necesita uno? Ieshúa estaba esperando para subir a “su Padre y su Dios” es decir ascender al Templo en la fiesta de las primicias que siguen a Pesaj.   Él no puede ser Di-s si él está esperando ascender a Di-s. 

Esa misma noche después del informe de Miriam, el Rab Ieshúa vino y se paró en medio de los otros discípulos, pero Tomás no estaba presente en este momento (Iohanan 20:19-21)   El resto de los discípulos también tuvieron un beneficio adicional no disponible para el pobre Tomás, ellos en realidad vieron a Ieshúa, y Él les mostró las manos, los pies y el costado.  La pregunta que tengo para los que dicen que Tomás adoró a Ieshúa como Di-s después de ver sus manos y pies (cicatrices), ¿por qué el resto de los discípulos no adoraron a él como “Di-s” cuando lo vieron?

Algunos pueden argumentar que los discípulos sí llamaron a Ieshúa “Di-s”, pero que no está registrado en las páginas de la Escritura. Sin embargo Ieshúa afirmó que no era IHVH, diciéndoles: “Como el Padre me envió, también yo os envío.” ¿Cómo podía ser Di-s si Di-s el Padre, lo había “enviado”, él?  Y si Ieshúa es el cuerpo de Di-s en la tierra como dicen los unitarios ¿Acaso un cuerpo puede vivir separado del Espíritu? (Carta de Iaacobo/Santiago 2:26) ¿Acaso existe un alma sin la unión del espíritu con el cuerpo? (Bereshit 2:7) (LA UNION DEL ALIENTO DIVINO CON EL CUERPO HECHO DE TIERRA TRAJERON A EXISTENCIA EL ALMA LA PERSONA, NO LA SEPARACION DE ESTOS NI LA DIVISION DE ESTOS LO CUAL TRAERIAN LA MUERTE.    ¿Acaso el alma puede estar fuera del cuerpo y existir sin este? Eso me suena a la doctrina pagana de la inmortalidad del alma.  

Quienes creen que Ieshúa es el cuerpo, Hashem el Alma y El Aliento divino el Espíritu y que estos son el mismo y que pueden “separarse en partes” deben darse cuenta que están siguiendo la misma mentira trinitaria maquillada de otra manera y que tal doctrina NO TIENE SUSTENTO AL COMPARAR A UN SER HUMANO, CUYA ALMA ES LA UNION NO LA SEPARACION DE CUERPO Y ALIENTO DIVINO, así que si Ieshúa es el cuerpo, y Hashem el alma ¿Cómo pueden estos estar separados uno de otro? Uno parte aquí arriba y otra ahí abajo, si como no, la clásica doctrina de la inmortalidad, el alma existe mientras el cuerpo está muerto, el alma en los cielos y el cuerpo en la tumba, por favor, las tres cosas esta juntas no separadas en partes aquí y haya.

¿Estaba un Di-s enviando a un segundo Di-s?   Si es así, ¿no significa esto que el segundo Di-s estaba subordinado al primer Di-s?   El acontecimiento descrito en el Testimonio de Iohanan deja más que claro que ni Ieshúa es el cuerpo de Hashem ni que Ieshúa sea Hashem (Testimonio de Iohanan 20:24-29)

Para probar que Tomás no se refiere a Ieshúa como “Di-s,” obsérvese  como El Maestro le exhorta con una pregunta retórica y dice: ¿Porque me has visto has creído?   Dichosos los que no vieron, y creyeron.”   Piense en esta pregunta y la declaración que acaba de hacer El Maestro.   En primer lugar, Ieshúa reconoce la reacción de Tomás como de FE, NO COMO ADORACIÓN, porque él le dice: “¿Porque me has visto has creído?” En segundo lugar, El seguimiento de Ieshúa a la pregunta es, “Dichosos los que no vieron, y creyeron.”   ¿Por qué Ieshúa diría esto si él era Di-s?  ¿Acaso Ieshúa no sabía que Di-s era espíritu (y no alma) y no podía ser visto?   Después de todo, Testimonio de Iohanan/ Juan registra la conversación que Ieshúa tuvo con la mujer de Samaria en el pozo, cuando le dice que el Padre es Di-s, y Di-s es (presente continuo) Espíritu, y debe ser Adorado en espíritu, no siendo visto (Testimonio de Iohanan 4:21-30)

El texto anterior es irrefutable evidencia de que Ieshúa es un hombre y no Di-s.   Él usa las palabras: “Padre,” de manera intercambiable con “Di-s”, y reconoce que es humano cuando le dice a la mujer de Samaria: Vosotros adoráis lo que ustedes no saben, nosotros adoramos lo que sabemos, porque la salvación viene de los Judíos lo cual es una forma de recordar Zacarías 8:23.   Más tarde, cuando la mujer regresa a su casa, les dice a los demás Vengan, vean a un hombre.

Además, Ieshúa le dice: “Di-s es espíritu”, y, a continuación, “los que adoran, deben adorar en espíritu y verdad.”   La verdad sea dicha, Ieshúa es un hombre, el escogido, El Rab Ungido enviado por Di-s, pero él no busca o acepta la adoración como deidad alguna, ni ayer, ni hoy ni nunca.   Cuando Tomás realmente habla y dice: “Señor mío y Dios mío!” en Juan 20:28, él no está llamando a la deidad de Ieshúa, sino que reconoce a Ieshúa como su Amo (es decir Su Rab: GRAN MAESTRO Y GUIA ESPIRITUAL) y su juez.  

Cuando los redactores de la Septuaginta y de los Escritos de los Emisarios vertieron las palabras Gran Maestro o Amo, encontraron la palabra griega KURIOS castellanizada como “Señor” lo cual  representa en realidad un término muy respetuoso para una persona; este término en sí mismo no implica deidad.   La prueba definitiva de ésta, entra en el contexto, afirma que Ieshúa es un hombre, y en segundo lugar, de la definición de la palabra griega traducida incorrectamente como “Di-s” en Juan 20:28

El griego para las palabras: “Mi Señor y mi Dios”, en Juan 20:28 es, Ho Kúriós mou kaí ho Theós mou.  Fundamental para la comprensión de lo que Tomás estaba diciendo es la definición griega para “Señor” y para “Di-s” contenida en estas palabras, las cuales pretenden dar a entender  el concepto hebreo de Rabino y Líder Espiritual. Veamos:

–          “Señor “= kúrios (NT: 2962); de Kúros (es decir, supremacía); kúrios significa, literalmente, supremo en autoridad, es decir (como sustantivo) controlador, por implicación, Señor (como un título de respeto): (Nuevo Diccionario Bíblico de Números y Concordancia exhaustiva de Strong con Diccionario Griego-Hebreo Ampliado (c) 1994 y Traductores de la Biblia Internacional, Inc.)

Kurios es un título dado a otro por respeto por lo que son y por lo que están en control y esto era un Rab (Gran Maestro) en tiempos de Ieshúa como también un gran líder espiritual.   Es un término común para Di-s, que es el controlador supremo, pero también de Ieshúa como el Mesías, un hombre designado por Di-s, pero sumiso a él.   Tomás llama a Ieshúa: “Mi Rab,” mucho de la misma manera cómo Isabel llama al aún no nacido Ieshúa en el vientre de Miriam, su Señor, cuando dijo, “la madre de mi Señor.”   Kurios es un título de honor, expresiva de respeto y reverencia, con la que los funcionarios saludan a su amo; esto es lo que Tomás quería decir.

La clave de otra palabra, que es muy mal entendida por los cristianos, es el término griego “Theos”.    Theos se utiliza generalmente como título para Di-s, sin embargo, la palabra no se limita al uso sólo de una deidad.   La definición de la Concordancia de Strong de theos es de la siguiente manera:

–          “Dios“= Theós (NT: 2316), una deidad, especialmente (con NT: 3588) la divinidad suprema, en sentido figurado, un magistrado, por el hebraísmo, muy. (Nuevo Soft bíblico de Números y Concordancia exhaustiva de Strong con Diccionario Griego-Hebreo Ampliaodo (c) 1994, Biblesoft y Traductores de la Biblia Internacional, Inc.)

En Juan 20:28 Tomás se refería a Ieshúa como maestro y juez, un magistrado (juez) significa literalmente, “perteneciente a un maestro; autoridad.”   En esencia, tanto Tomás llama a Ieshúa: “Mi maestro de autoridad.”   Es reconociendo a Ieshúa como su único Rab Gran Maestro, y el designado por Di-s como el Rab Ungido.

Tomás está verbalmente dando reconocimiento a la oficina o la dignidad de un magistrado. Siendo judío ésta era la posición más alta de honor que cualquier ser humano jamás podría alcanzar, ya que le hace el segundo al mando después de Di-s.   Este reconocimiento por parte de los Judíos era sinónimo de la forma en que ellos percibieron el cumplimiento de Isaías 9:7, creyendo que el “gobierno recaería sobre sus hombros.”   Un magistrado era para ellos el director principal investido con el poder ejecutivo de Di-s mismo.    En este sentido, un rey es el más alto, o primer magistrado, tal como es el Presidente de los Estados Unidos. Pero la palabra es más particularmente aplicada a funcionarios subordinados, como gobernadores, intendentes, prefectos, alcaldes, jueces de paz, y similares.

Esto pone a Ieshúa bajo autoridad, pero nunca es igual a la autoridad de El Santo Bendito Es.  A lo largo de la vida de Ieshúa, él nunca buscó la adoración, y como señalé en la narrativa de Iohanan capítulo cuatro, que siempre se aseguró que el Padre, como Elohim, se le diera la forma de adoración que pertenece sólo a la Deidad.   Incluso en Apocalipsis 19:10 el mensajero que entregó el Apocalipsis al apóstol, Juan le dio instrucciones de no adorar a otro hombre, sino sólo a Ha Kadosh Baruj Hu.

Ieshúa ha sido nombrado como magistrado, y Elohim el Padre un día juzgará a los habitantes de este mundo a través de él.   Tres salmos separados testifican que El Mesías estará viniendo un día para juzgar al mundo en justicia para siempre (Salmo 9:8, 96:13; 98:9), sin embargo, es en Hechos 17:23 que esta profecía se cumple en y a través del Ungido Rab  Ieshúa HOMBRE (Hechos 17:30´31)    Hay un sentido en el que Ieshúa se le da su reconocimiento y las traducciones hispanas usan la palabra griega a menudo mal traducida como “adoración.”   Esta palabra Griega es proskuneo y a veces se utiliza para el culto dado a Di-s, pero otras veces como un término que los seres humanos reconocen como alguien superior en rango o título para ellos.

Conclusión:

La palabra más común se traduce como “adoración”, en los Escritos Griegos de los Emisarios es proskuneo, que en realidad significa como hemos visto “postrarse en homenaje, respeto o humildad.   Esto es lo que los magos hicieron ante el niño nacido en Belén, pero ellos simplemente estaban inclinándose en honor por lo que este niño era y lo que la profecía dice que él cumpliría y lo que él se convertiría para el pueblo de Di-s como su redentor Mesías.

Finalmente, otro de los textos utilizados por los cristianos y algunos mesiánicos que aún no han salido de la idolatría para promover la deidad de Ieshúa se encuentra en Hebreos 1:6 que aparece a continuación.    Algunos afirman que este versículo significa que Ieshúa debe ser adorado como deidad, lo absurdo de tal afirmación se ve en el verso mismo y el contexto que lo rodea.   ¿Cómo podrían los “ángeles de Di-s” adorar a Ieshúa como Di-s?  Esto es gramaticalmente imposible. Usar este versículo para apoyar a Ieshúa como divinidad, le compara con el “Di-s” que ordena a los ángeles a adorar a Ieshúa, esto resultada en por lo menos dos Dioses distintos, una violación del tenor general de toda la Escrituras.

Si te perdiste mi punto aquí, probar este ejercicio gramatical; inserta tu nombre aquí: Y cuando Mikhael otra vez introduce a su primogénito en el mundo, Mikhael dice: “Y todos los ángeles de Mikhael adoren a Mikhael.”

Esta misma afirmación haría entonces a Dios # 2 (Jesús) el ser “primogénito”,  lo que supone que “Di-s” es “nacido”.    Usted puede ver las incoherencias con bastante facilidad.   El verso en Hebreos 1:6 vuelve a utilizar proskuneo, no para “adoración” divina sino más bien como un gesto de homenaje, honor y respeto a Ieshúa como el hombre vencedor y Redentor, Ieshúa es el primogénito de entre los muertos, que Di-s el Padre ha exaltado a la posición de la majestad, gloria y honor, pero no como “Di-s”.

En resumen, Ieshúa merece tener nuestra más alta estima como el hombre a quien Di-s designó y exaltó, y por el hecho de ser su mano derecha.   Ieshúa es el Ben Elohim declarado, por lo que se merece este honor y respeto, pero Ieshúa nunca quiere que le robemos a su Padre Di-s la adoración que en definitiva se debe solamente al Eterno.   A lo largo de su vida Ieshúa fue muy cuidadoso para asegurarse de que El Elohim,  El Padre sea adorado y glorificado, Ieshúa NUNCA tomó para sí lo que no le fue primero otorgado sobre él por El Eterno.  Este mis amados es Ieshúa el Rab Santo, este es el Ben Elohim declarado, aquel Ben Adam que Daniel hablo, es este, cualquier otro personaje diferente con el Nombre Ieshúa o como quieran llamarle ES UN IMPOSTOR, es falso y no es el Mesías de Israel, decida ahora a quien seguirá si a Ieshúa El Ungido Rab de Nazaret quien reconoce, guía y lleva al Padre o a otro que quiere hacerse pasar por el Padre llevándole a IDOLATRIA.   ¿Quiere decir esto que los cristianos temerosos que murieron adorando a Ieshúa están perdidos? NO, sino que quiere decir que Hashem está llamando a la generación que disfrutara de la gloriosa restauración de todas las cosas del tiempo final.

 

Tags: