Inicio | Temas Bíblicos |Leia a Biblia Leia a Bíblia | Post´s em Espanhol |Doações |Contato pt Portuguese
Esta é a vida eterna: que te conheçam, o único Elohim verdadeiro, e a Yeshua o Messias, a quem enviaste. JOÃO 17:3
faceicon
El Mesías, el principio de la creación

“El Mesías, el principio de la creación”.

Por el Moreh Yosef Álvarez.
Tomado del libro:
El enigma de la Trinidad

“En Revelación 3:14 el Mesías glorificado se autodenomina “el principio de la creación de Elohím”. Esta aseveración se ha interpretado de dos modos distintos por los estudiantes de la Biblia,
1) según unos, significa que el Mesías fue el primer ser creado por Yahwéh; y 2) según otros, significa que el Mesías fue el originador o “iniciador” de la creación.

Para apoyar el segundo punto de vista la Nueva Versión Internacional ha traducido la palabra griega arjé como “el iniciador” en inglés (beginner), y como “el soberano” en la versión española, en lugar de “el principio”. De modo que ahora los estudiantes de las Escrituras que usan esa traducción no tendrán duda de que las Escrituras NO dicen que el Mesías fue creado por el Todopoderoso Yahwéh.

Pero la pregunta es, ¿está justificada esa traducción? Parece que en la mente de los estudiantes de las Escrituras el concepto de ser creado conlleva siempre la idea de inferioridad. Otro concepto que acompaña a éste es la idea de que un ser creado no puede ser creador porque para ser creador uno tiene que ser increado, no derivado.

Ahora bien, contéstese esta pregunta: Yahoshúa dijo que todo le fue dado “que todo poder le fue dado, aun el tener vida en sí mismo le fue dado (Juan 5:26), y del mismo modo, el poder de crear le tiene que haber sido dado; pero ¿cómo se le pudo haber dado algo si él era increado, inderivado, todopoderoso en sí mismo? ¿No le parece esto contradictorio? Ciertamente lo es.”

“Sin embargo, la verdad no tiene que parecer contradictoria. Nos dirigimos a personas de mente abierta que aman la verdad. Si tienen paciencia les vamos a organizar la evidencia bíblica que tenemos para declarar que el Mesías fue, no sólo la más elevada y más sublime producción de su Padre Yahwéh, sino que de hecho fue su ÚNICA CREACIÓN. Tal vez las palabras “creación” y “creado” no son los mejores términos en nuestro idioma para expresar estos conceptos, porque de alguna manera “crear” tiene la connotación de producir algo de la nada, y ese no parece ser el caso con el Mesías.”

“Permítanos recordarle que en el idioma hebreo hay dos palabras que expresan la idea de “creación,” una es bará, y la otra es qaná. La palabra bará generalmente significa crear de la nada (aunque hay excepciones, como en Génesis 1:27, donde la palabra bará implica creación, pero no necesariamente de la nada. Véase más sobre esto en el capitulo “La palabra qanití“. Ese capitulo aclara por qué es incorrecto traducir qaná como “poseer” como lo tienen las versiones tradicionales).”

“¿Quién fue “el obrero maestro”?

Todos estamos de acuerdo en que al Mesías se le llama “el Verbo” o “la Palabra” en las Escrituras. Nadie entiende por eso que él fuera una “palabra” en el sentido literal del término. El término “palabra” aplicado a él significa que él fue el vehículo que usó el Todopoderoso Yahwéh para crear todas las cosas, y para comunicarse más tarde con sus creaturas inteligentes. Parafraseando la primera declaración del Génesis, Juan dice que “El estaba en el principio con el Poderoso; todas las cosas se hicieron por medio de él” (Juan 1: 1 3). Así que aquella “palabra” era una persona mediante la cual el Todopoderoso escogió realizar su creación.”

“En el mismo modo de hablar, a esa persona se le llama “la sabiduría” en el libro de los Proverbios, especialmente en el Capítulo 8. Ahora bien, en ese capitulo, verso 22, la Sabiduría personificada dice: “Yahwéh me poseía en el principio de su camino”. La mayoría de los teólogos, comentadores bíblicos y estudiantes de las Escrituras, concuerdan en que esta sabiduría “poseída” por Yahwéh en el principio es un símbolo del Mesías como Hijo de Yahwéh. Esto no es una simple invención cristiana, como algunos lo etiquetan; tenemos los escritos de los antiguos rabinos y eruditos judíos de la antigüedad quienes entendieron este pasaje de la misma manera.”

“Desafortunadamente, la palabra qaná se traduce erróneamente en este pasaje en algunas versiones como “poseía”. Si usted coteja las mejores y más eruditas versiones en inglés, estas le darán una traducción más correcta del término:

Versión Estándar Revisada: “me creó”.
Una Traducción Americana: “me formó”.
La Nueva Biblia Inglesa: “me creó”.
La Biblia de Jerusalem: “me creó”.
Nueva Versión Internacional: “me produjo”.
La Septuaginta: “ektíse me..”, me creó.”

“Ahora, note que la versión Septuaginta, hecha algunos siglos antes de que existiera un solo cristiano, traduce la palabra qanití como “me creó”. Los traductores judíos que produjeron la Septuaginta estaban al tanto de que la palabra qaná significaba “crear” y no “poseer”.

Que esta Sabiduría simbólica representa a Aquel que vino a ser el Mesías se muestra en el verso 30, según se traduce correctamente en algunas versiones: “Entonces yo era el obrero a su lado” (NIV); “Entonces yo estaba a su lado como un obrero maestro (RSV; JB; NKJV). Además en los versos 23 y 25 se dice que esta sabiduría creativa fue “producida”. Esto no puede referirse a la sabiduría literal de la mente de Yahwéh, porque esa sabiduría nunca pudo haber sido creada, de otra manera él habría sido un ignorante antes de crear esa sabiduría, y si tal cosa pudiera ser posible, entonces él no habría podido crear nada. De manera que es claro que el término “sabiduría” en este contexto es una referencia simbólica al poderoso hijo de Yahwéh, como también lo es el término “la Palabra” en Juan 1: 1.”

“Ahora bien, de qué manera este “obrero maestro” fue creado por Yahwéh no se expresa en el texto. Pero el uso de la palabra qaná en lugar de bará podría ser indicativo de que no fue una creación “ex nihil,” de la nada, como habría indicado el término bará. Esto podría dar apoyo a la especulación de que el Hijo de Yahwéh fue producido de la misma sustancia de su Padre. Semejante a la creación de Eva de una costilla de Adam, excepto que en el caso de Yahwéh la sustancia no es carne ni hueso sino la más alta forma de energía que existe: rúah (espíritu).

Una segunda evidencia es un simple pasaje en el que se da una profecía sobre el Mesías: Miqueas 5:2. “…de ti me saldrá el que ha de ser gobernante en Israel, cuyas salidas han sido desde antiguo, de la eternidad”.”

“Ahora bien, “sus salidas” en hebreo es motsaotáv y “de antiguo” es miquédem, y “de la eternidad” es mimé olám. Todos estamos de acuerdo en que “sus salidas” significa “su origen, su comienzo”. Nadie cuestiona que miquédem signifique “desde antiguo”. Pero algunos argumentan que el texto también dice “de la eternidad” y que esto significa que él es eterno, y si es eterno no tiene principio. Si nos permiten, les mostraremos por la Escritura que la palabra hebrea olám no siempre significa “eterno”.

También significa “antiguo” y “antaño”. Tome por ejemplo, Jeremíah 6:16. Yahwéh nos invita a “preguntar por las sendas antiguas”. Ahora bien, la frase “las sendas antiguas” es en hebreo netivót olám. Y los ejemplos podrían multiplicarse muchas veces para mostrar que la palabra olám a menudo significa “antiguo”.

“Compare con estas excelentes traducciones de Miqueas 5:2:
Versión Estándar Revisada: “Cuyo origen es de antiguo, de los días de antaño”.
Nueva Versión Internacional: “Cuyo origen es de antiguo, de los días de antaño”.
Biblia de Jerusalem: “su origen se remonta al pasado distante, a los días de antaño”.
La Nueva Versión Judía: “cuyo origen es de antiguo, de los días de antaño”.

Así que, este pasaje, claramente mesiánico, declara que el Gobernante Mesiánico de Israel tuvo un “origen” en el pasado distante, armonizando con Proverbios 8:22 que dice que fue “creado” o producido por Yahwéh.

La última evidencia que presentaremos son las palabras del propio Yahoshúa en Revelación 3:14. Este pasaje dice más de lo que la gente se percata generalmente. Yahoshúa mismo dice que él es “el principio de la creación;” lo cual es una expresión casi idéntica a la frase “el principio de sus obras” en Proverbios 8:22. Pero algunos, tratando de evitar el hecho evidente de que Yahoshúa se clasifica a sí mismo como la primera de las criaturas de Yahwéh, han dicho que la palabra “principio” significa “principiador” u “originador”. Así que es importante cotejar cómo se usa esta palabra “en el contexto general de las Escrituras Sagradas. Esta palabra es reshit en hebreo, y arjé en las traducciones griegas.”

“Gen. 49:3 – “la primera señal de mi fuerza” (NIV).
Exo. 12:2 – “el primer mes” (NIV).
Job 40:19 – “la primera entre las obras..”. (NIV).
Pro. 8:26 – “la primera parte del polvo” (TNM).
Mat. 24:8 – “principio de dolores” primero).
Juan 2:11 – “la primera de sus señales” (NIV).

En ninguno de estos pasajes la palabra “principio” puede entenderse como “originador”. De hecho, en ninguna parte de la Escritura la palabra reshit tiene semejante connotación.”

“Un paralelo importante

Considere ahora el siguiente paralelo:

Rev. 3:14: “El principio de la creación”

Col. 1: 18: “El principio, el primogénito de entre los muertos”.

Note cuidadosamente en el segundo verso que palabra “principio” se hace sinónimo de “primogénito”. Esto es, al ser el primero de los muertos resucitados, él es el “principio” de los muertos resucitados; En otras palabras, el primero en resucitar a inmortalidad. Como evidencia adicional de que la palabra “principio” aquí significa “el primero”, tenemos las palabras de Yahoshúa: “Yo soy la Alef y la Tau, el primero y el último, el principio y el fin”. (Rev. 22:13 Hab.). Aquí las palabras “principio” y “primero” están utilizadas con el mismo significado. Para mayor contexto véase la siguiente concordancia:”

“Lev. 2:22 – “una ofrenda de los primeros frutos”.
Lev. 23: 10 – “un manojo del primer grano”.
Deu. 18:4 – “los primeros frutos de tu grano”.
Deu. 26: 10 – “los primeros frutos del suelo”.

(En todos estos casos la palabra traducida “primero” es en hebreo reshit.)

Conclusiones

  1. Reshit y arjé se traducen ambas como “primicias” y “primeros granos” en la mayoría de las traducciones bíblicas, y también se traducen “principio”, de manera que “el principio” significa “el primero” cuando se aplica a una persona o cosa.”

  2. “Principio” se hace sinónimo de “primogénito” en Colosenses 1:18, así que puede significar lo mismo en Revelación 3:14, lo cual significa que el Mesías es el “primero” de las criaturas de Yahwéh.

  3. Su creación, como se implica en el uso de la palabra qaná en Proverbios 8:22, no parece haber sido de la nada sino probablemente de la propia sustancia espíritu de Yahwéh.

    4. De manera que Yahoshúa es un ser único en su clase; el único ser directamente engendrado, o producido por el Padre del universo, y empleado más tarde como su Obrero Maestro en la creación del vasto universo.

Estas conclusiones de ninguna manera disminuyen el honor de Yahoshúa. Es lo contrario, lo exaltan sobre todo otro ser en el universo, exceptuado solamente a su Padre, Quien es su Cabeza, (1 Cor. 11:4). Y armonizan perfectamente con el Shemá, que declara fuera de duda que “Yahwéh nuestro Poderoso es único” (Deut. 6:4).”

El enigma de la Trinidad, disponible ahora en el siguiente enlace.
http://escuelahebraica.com/el-enigma-de-la-trinidad/

Shalom !

Tags: