Inicio | Temas Bíblicos |Leia a Biblia Leia a Bíblia | Post´s em Espanhol |Doações |Contato pt Portuguese
Esta é a vida eterna: que te conheçam, o único Elohim verdadeiro, e a Yeshua o Messias, a quem enviaste. JOÃO 17:3
faceicon
El Milenio sobre la tierra

El Milenio sobre la tierra

Después del diluvio, era entonces la tierra de una lengua (Gen. 11:1). Era la intención de Yahweh que los hombres se esparcieran por toda la tierra y que se multiplicara su simiente. Por el contrario, ellos asentaron en el valle de Shinar y se propusieron edificar una torre, cuya cúspide llegara al cielo (Gen. 11:4). Allí surgió la idea humana de usurpar el cielo.

El desagrado de Yahweh por el pensamiento de aquellos hombres postdiluvianos, no se hizo esperar. En Génesis 11:7 dice, “Ahora pues, descendamos y confundamos sus lenguas, para que ninguno entienda el habla de su compañero”. De esta forma Yahweh los esparció por toda la tierra y así ellos dejaron de edificar la ciudad.

Desde el principio, el plan de Yahweh fue que el hombre habitara la tierra (Génesis 1:28-31 y Génesis 2:15). La expresión más categórica sobre este asunto la encontramos en el Salmo 115:16, donde se nos asegura que: “Los cielos son los cielos de Yahweh: y ha dado la tierra a los hijos de los hombres”.

Como parte del sermón de la montaña, el Mesías dijo: “Bienaventurados los mansos: porque ellos recibirán la tierra por heredad” (Mateo 5:5). El hijo del Eterno nunca ofreció el cielo para los redimidos, por el contrario habló de un reino sobre la tierra. En el mensaje que el ángel le dio a María (Miriam), la madre de Yahshúa, dijo que “Este (Yahshúa) será grande y será llamado Hijo del Altísimo: y le dará Yahweh el trono de David su padre…” (Lucas 1:32). Yahshúa habría de heredar el trono de David y, evidentemente, el trono de David estaba sobre la tierra.

En Juan 14:1-3, se recogen las siguientes palabras de Yahshúa: “No se turbe vuestro corazón: creéis en Yahweh, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay: de otra manera os lo hubiera dicho: voy, pues a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os aparejare lugar, vendré otra vez y os tomaré a mí mismo: Para que donde yo estoy, vosotros también estéis”. Evidentemente, Él estaba en la tierra (para que donde yo estoy) cuando hizo su promesa.

El Mesías dijo, “vendré otra vez”. Cuando Él retorne, “seremos arrebatados en las nubes a recibir a Yahshúa en el aire.” (1 Tesalonicenses 4:17). Cuando alguien llega y lo vamos a recibir, no regresamos con el recién llegado al lugar de donde éste salió. Por el contrario, lo recibimos y lo traemos a nuestra ciudad, a nuestro hogar. Así sucederá cuando Yahshúa venga.

De otra parte, Él aseguró que vendría “otra vez y os tomaré a mí mismo: para que donde yo estoy, vosotros también estéis”. Él aseguró que estaremos con Él donde Él estaba en el momento en que hace la promesa. Yahshúa estaba en ese instante en el Monte de los Olivos. Ese será, precisamente, el lugar donde Yahshúa pondrá sus pies a su retorno. “Y afirmaránse sus pies en aquel día sobre el monte de las Olivas que está en frente de Jerusalén a la parte de oriente…” “y vendrá Yahweh y con Él todos los santos” (Zac. 14:4-5up).

En Revelaciones 5:10 se nos asegura que Yahshúa nos hará “para nuestro Eterno reyes y sacerdotes y reinaremos sobre la tierra”.

Fundamento Escritural

El plan de Yahweh siempre ha sido que el hombre habite la tierra. Gen. 1:28-31

Los Cielos son los cielos de Yahweh. Salmo 115:16

Ha dado la tierra para los hombres. Salmo 115:16

Yahshúa prometió a los mansos la tierra por heredad. Mateo 5:5

El reino de Yahshúa será sobre la tierra. Lucas 1:32

A su retorno Yahshúa pondrá sus pies sobre el monte de las Olivas. Zac. 14:4

Los salvados reinarán con Yahshúa sobre la tierra. Rev. 5:10

Los mansos vivirán la tierra con abundancia de paz. Salmo 37:11

Los benditos heredarán la tierra y los malos serán talados. Salmo 37:22

 

Tags: