Inicio | Temas Bíblicos |Leia a Biblia Leia a Bíblia | Post´s em Espanhol |Doações |Contato pt Portuguese
Esta é a vida eterna: que te conheçam, o único Elohim verdadeiro, e a Yeshua o Messias, a quem enviaste. JOÃO 17:3
faceicon
LA RESTAURACIÓN DE ISRAEL

LA RESTAURACIÓN DE ISRAEL

D’varim (Deuteronomio) 29:9`

Guardaréis, pues, las palabras de este pacto, y las pondréis por obra, para que prosperéis en todo lo que hiciereis. 

 D’varim / Deuteronomio 30:20 20 amando a YAHUEH tu Elohe, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él; porque él es vida para ti, y prolongación de tus días; a fin de que habites sobre la tierra que juró YAHUEH a tus padres, Abraham, Isaac y Yaakov, que les había de dar.

Hoy en dia estamos siendo llamados a la restauración de las sendas antiguas, entre las ovejas perdidas de la Casa de Israel y de la Casa de Yahudáh (Judá) que han sido esparcidas hasta los confines de la tierra y entremezcladas entre los gentiles.
Este llamado se está notando entre los cristianos que han nacido de nuevo y que cada vez más sienten la necesidad de volver a lassendas antiguas.
Este llamado también se está notando entre los gentiles inconversos que cada vez más están mostrando interés por saber acerca de sus raíces.
Estamos viendo el cumplimiento de una profecía que tiene mas de 6000 años.
Vamos a mirarla:
 D’varim (Deuteronomio) 30:1-14
“Y sucederá que cuando todas estas cosas hayan venido sobre ti, la bendición y la maldición que he puesto delante de ti, y tú las recuerdes en todas las naciones adonde IAHUEH tu Elohe te haya desterrado, y vuelvas a IAHUEH tu Elohe, tú y tus hijos, y le obedezcas con todo tu corazón y con toda tu nefesh conforme a todo lo que yo te ordeno hoy, entonces IAHUEH tu Elohe te hará volver de tu cautividad, y tendrá compasión de ti y te recogerá de nuevo de entre todos los pueblos adonde IAHUEH te haya dispersado.
Si tus desterrados están en los confines de la tierra, de allí IAHUEH te recogerá y de allí te hará volver. Y IAHUEH te llevará a la tierra que tus padres poseyeron, y tú la poseerás; y El te prosperará y te multiplicará más que a tus padres.
Además, IAHUEH circuncidará tu corazón y el corazón de tus descendientes, para que ames a IAHUEH con todo tu corazón y con toda tu alma, a fin de que vivas.
IAHUEH pondrá todas estas maldiciones sobre los enemigos y sobre los aborrecedores que te persiguieron.
Y tú volverás a escuchar la voz del IAHUEH, y guardarás todos sus mandamientos que yo te ordeno hoy.
Entonces IAHUEH te hará prosperar abundantemente en toda la obra de tu mano, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu ganado y en el producto de tu tierra, pues IAHUEH de nuevo se deleitará en ti para bien, tal como se deleitó en tus padres, si obedeces a la voz de IAHUEH, guardando sus mandamientos y sus estatutos que están escritos en este libro de la torah, y si te vuelves a IAHUEH con todo tu corazón y con toda tu alma.
Este mandamiento que yo te ordeno hoy no es muy difícil para ti, ni fuera de tu alcance. No está en el cielo, para que digas: “¿Quién subirá por nosotros al cielo para traérnoslo y hacérnoslo oír a fin de que lo guardemos?” Ni está más allá del mar, para que digas: “¿Quién cruzará el mar por nosotros para traérnoslo y para hacérnoslo oír, a fin de que lo guardemos?” Pues la palabra está muy cerca de ti, en tu boca y en tu corazón, para que la guardes.”

LA RESTAURACIÓN COMIENZA DESDE LOS CONFINES DE LA TIERRA

Vemos aquí que la restauración de Israel empieza en los confines de la tierra, contado desde la tierra de Israel. Esto quiere decir que el viento que ahora está soplando sobre los huesos secos, que vio el profeta Ezequiel (cap. 37), está empezando en los países que están situados a mayor distancia de Israel.
El profeta Hoshea está hablando de las diez tribus del norte que perderían su identidad hebrea al ser esparcidos por la tierra,
 Hoshea 1-4
 Entonces el YAHUEH le dijo: «Ponle por nombre Jezrel, porque dentro de poco haré que la casa real de Yahú pague por la masacre en Jezrel. Así pondré fin al dominio del reino de Israel. Ese día quebraré el arco de Israel en el valle de Jezrel.»
 Hoshea 1:10,11
10 »Con todo, los israelitas serán tan numerosos como la arena del mar, que no se puede medir ni contar. Y en el mismo lugar donde se les llamó: “Pueblo ajeno”, se les llamará: “Hijos del Elohe viviente”. 11 El pueblo de Yahudah se reunirá con el pueblo de Israel, y nombrarán un solo jefe y resurgirán en su país, porque grande será el día de Jezrel.
 Hoshea2:2323 Y la sembraré para mí en la tierra, y tendré misericordia (rahem) de Lo-ruhama; y diré a Lo-ammi: Tú eres pueblo mío, y él dirá: Elohe mío.
. La palabra hebrea “Yisre’el” significa “El-siembra”.
Sólo una pequeña parte del Israel histórico ha mantenido su identidad hebrea.
El pueblo judío (que en la tanak es identificada como la Casa de Yahudáh (Judá) y que representa a las 2 tribus de las 12 de Israel) ha mantenido su identidad hebrea durante todos estos años. A pesar de ello, la mayoría de los descendientes de las 12 tribus de Israel han perdido su identidad totalmente.
Tenemos que ser conscientes de que una gran parte del pueblo judío también ha sido asimilada, tanto voluntariamente como forzadamente, durante los últimos 2500 años.
¿Ha rechazado YAHUEH a estos israelitas y judíos asimilados, junto con sus hijos, para que nunca más puedan entrar y ser una parte integral del pueblo de Israel?
¿No tiene el hijo “pródigo” ninguna posibilidad de volver a su familia y ser aceptado como heredero y miembro de la familia?
¿No hay ningún plan de redención para todos estas ovejas perdidas de la Casa de Israel y de la Casa de yahudah?
Claro que sí!

RESTAURACIÓN DE LOS ISRAELITAS Y LOS YAHUDI PERDIDOS

El profeta hoshea fue enviado a la Casa de Israel, las 10 tribus que componían el Reino Norteño de Israel. El profetizó que el Reino del norte iba a ser destruido y nunca más ser restaurado como un reino en la Tierra. Esto se ha cumplido. El Reino del norte nunca más será restaurado como una nación separada en Israel.
Pero al mismo tiempo que YAHUEH prometió que estas 10 tribus iban a ser esparcidas por la tierra y ser tan numerosos como la arena en la orilla del mar, y entremezclados con los gentiles, Él les dio una promesa de restauración, no como una nación a parte de los judíos, sino por medio

LA UNIÓN CON LA CASA DE YAHUDAH PARA QUE TODO ISRAEL PUDIERA SER RESTAURADA DE NUEVO.

Hoshea dice, 1:11-2:1:
“Y los hijos de Yahudah y los hijos de Israel se reunirán, y nombrarán para sí un solo jefe, y subirán de la tierra, porque grande será el día de Jezreel (IAHUEH siembra). Decid a vuestros hermanos: Ammí, y a vuestras hermanas: Ruhamá.”
Tome nota de que en el capítulo 1 de Oseas no es el pueblo judío que es llamado “Lo-Rujamá” (No-Rahamim) y “Lo-Amí” (No-mi-pueblo). Está hablando del reino del Norte, las 10 tribus, que luego se perdieron entre los gentiles.
“Ponle por nombre Lo-Rujamá, porque ya no me compadeceré de la casa de Israel, pues no los perdonaré jamás.” (hoshea 1:6b)
Estos descendientes de Israel ya no serían el pueblo de Elohim y ya no recibirían más Rahamim como la recibiría la Casa de Judá, como está escrito:
“Pero me compadeceré de la casa de Yahudah (hoshea 1:7a)
Cuando estamos hablando de la Casa de Israel tenemos que ser conscientes de que no se trata solamente de los judíos. La Casa de Judá (YAHUDAH) es una parte de Israel. Hay 10 tribus más, y la mayoría de ellos están entremezcladas con los gentiles.
Como hemos dicho antes, por medio de la asimilación de la Casa de Israel (las diez tribus) y la Casa de Yahudáh (los judíos)y su consecuente pérdida de la identidad hebrea, Israel ha sido sembrado entre las naciones gentiles.
Casi la totalidad de la Casa de Israel ha perdido su identidad. La semilla que fue sembrada murió en la tierra pagana.
La mayoría de la Casa de Yahudáh (los judíos) ha sido asimilada y entremezclada con los gentiles. Esa semilla también murió en tierra pagana.
ezequiel 37:9-14
Entonces El me dijo: Profetiza al Ruah, profetiza, hijo de hombre, y di al ruah (=viento): “Así dice IAHUEH tu Elohe: Ven de los cuatro vientos, oh ruah (viento), y sopla sobre estos muertos, y vivirán. ‘”
Y profeticé como El me había ordenado, y el ruah (viento) entró en ellos, y vivieron y se pusieron en pie, un enorme e inmenso ejército. Entonces El me dijo: Hijo de hombre, estos huesos son toda la casa de Israel; he aquí, ellos dicen: “Nuestros huesos se han secado, y nuestra esperanza ha perecido. Estamos completamente destruidos.”
Por tanto, profetiza, y diles: “Así dice IAHUEH: He aquí, abriré vuestros sepulcros y os haré subir de vuestros sepulcros, pueblo mío (en hebreo “Amí”), y os llevaré a la tierra de Israel. Y sabréis que yo soy IAHUEH, cuando abra vuestros sepulcros y os haga subir de vuestros sepulcros, pueblo mío (Amí). Pondré mi Ruah en vosotros, y viviréis, y os pondré en vuestra tierra. Entonces sabréis que yo, IAHUEH, he hablado y lo he hecho’- declara IAHUEH. “
Hay un viento que está soplando sobre la simiente de Abraham que ha muerto en la tierra pagana. Los que son descendientes de los judíos y los israelitas, aún sin saberlo, ahora se están acercando al pueblo judío (yahudi) y la Nación de Israel. Hay algo dentro de ellos que los está llamando de vuelta.
Su experiencia anterior está expresada con estas palabras:
“Nuestros huesos se han secado, y nuestra esperanza ha perecido. Estamos completamente destruidos.”
“esperanza”tikvá”. Al poner el artículo determinado será “HaTikvá”. HaTikvá es el nombre del himno nacional de Israel. Una traducción literal de la frase “Estamos completamente destruidos” sería: “Nos hemos separado de nosotros mismos.”
Estos israelitas perdidos se han sentido fuera de la ciudadanía de Israel. Y aunque por dentro sienten que algo les une a Israel y tienen un deseo de volver, están sintiendo una separación del pueblo de Israel.
“Hijo de hombre, estos huesos son toda la casa de Israel”
La visión profética de Ezequiel nos está dando el mensaje de una restauración total de la identidad israelita para los israelitas perdidos que también incluye a los yahudi (judíos) asimilados.
No es suficientes ser restaurado como individuo mediante la experiencia de la regeneración mediante la emunah (fe) en la muerte expiatoria y la resurrección del mashiah de Israel. Todos los miembros necesitan unirse y un pueblo tiene que ser formado. Hace falta establecer una identidad de pueblo, un sentimiento nacional, un nacionalismo israelita.
Estas personas necesitan sentirse arropados e integrados dentro de Israel para poder experimentar la sanidad interior y ser liberados de todo sentimiento de rechazo.

LA UNIFICACIÓN DE LAS DOS CASAS

Podemos ver que, después de la división de las 12 tribus bajo el reinado de Roboam, el hijo de Shlomó, las Escrituras llama las 10 tribus del norte “La Casa de Israel”, “La Casa de Yosef (José)”, “La Casa de Efraim” o “Samaria”. Las dos tribus del sur son llamadas “La Casa de Yahudá (Judá)”, “La Casa de David” o “Yahushalayim
La tribu de Efraim llegó a ser la tribu que representaba a todas las 10 tribus que componían el Reino del norte, de la misma manera como la tribu de Yahudá (Judá) representa a las dos tribus que componían el Reino del sur en la tierra de Israel.
Efraim recibió la primogenitura, según 1 Crónicas 5:1-2., y Yahuda fue el portador de la promesa del mashiah, bereshit 49:8-12.
El profeta Ezequiel también profetizó sobre los dos palos que representan a las dos casas de Israel, Yahudah (las 2 tribus) y Efraim (las 10 tribus). Ezequiel fue exhortado por Yahweh a unir los dos palos para que fueran uno solo.

(Ezequiel 37:15-28)
15 YAHUEH se dirigió a mí, y me dijo: 16 «Toma un palo, y escribe en él: “Yahudah y sus aliados israelitas”. Toma luego otro palo, y escribe: “Yoséf, representado por Efraím, y todos sus aliados del resto de Israel”. 17 En seguida, júntalos en tu mano el uno con el otro, de manera que formen uno solo. 18 Cuando tus compatriotas te digan: “Explícanos lo que esto significa”, 19 diles: “Esto dice YAHUEH: Voy a tomar el palo de Yoséf, que está en manos de Efraím y de las demás tribus aliadas de Israel, y lo voy a juntar con el palo de Yahudah para convertirlos en un solo palo en mi mano.” 20 Ten en tu mano, a la vista de ellos, los dos palos sobre los cuales escribiste. 21 Luego diles: “Esto dice YAHUEH: Voy a sacar a los israelitas de entre las naciones a donde han ido a parar; los reuniré de todas partes y los haré volver a su tierra. 22 Haré de ellos una sola nación en este país, en los montes de Israel, y tendrán un solo rey. No volverán a estar divididos en dos naciones, ni separados en dos reinos. 23 Tampoco volverán a mancharse adorando ídolos repugnantes ni cometiendo toda clase de pecados. Yo los libraré de todas las infidelidades que han cometido, y los limpiaré de sus pecados. Ellos serán mi pueblo y yo seré su Elohe. 24 Mi siervo David será el rey y único pastor de todos ellos, y ellos me obedecerán y cumplirán mis leyes y decretos. 25 Vivirán en el país que di a mi siervo Jacob, donde también vivieron sus antepasados. Allí vivirán siempre ellos y sus hijos y todos sus descendientes; y mi siervo David será siempre su jefe. 26 Haré con ellos una alianza para asegurarles una vida tranquila. Será una alianza eterna. Haré que aumenten en número, y para siempre pondré mi santo templo en medio de ellos. 27 Viviré entre ellos, y yo seré su Elohe y ellos serán mi pueblo. 28 Cuando mi kadosh templo esté para siempre en medio de ellos, las demás naciones reconocerán que yo he escogido a Israel como mi posesión sagrada.”»

Esta profecía nunca se ha cumplido en la historia. Desde que Israel y Yahudah fueron divididos en el tiempo de Roboam, hijo de Shlomó, Israel ha estado dividido en dos casas.
La Casa de Yahudah es el pueblo judío.
La Casa de Israel se encuentra principalmente entre los gentiles. La Casa de Israel no está representada por el Cristianismo.
Estos israelitas-gentiles de la Casa de Israel se juntarán con la Casa de Yahudah, según la palabra profética, para ser un solo pueblo.
¿Cómo podrá ocurrir esto?
Por medio de que ambos tengan el mismo Rey, el Mashiah.
El Mashiah visitó a la Casa de Yahudah,
(Zacarías. 10:3),
 3Contra los pastores se enciende mi ira, y a los machos cabríos castigaré; porque YAHUEH de los ejércitos ha visitado su rebaño, la casa de Yahudah, y hará de ellos como su caballo de honor en la batalla.
pero su misión no estaba limitado a la Casa de Yahudah, sino también vino para reunir con la Casa de Yahuda las ovejas perdidas de la Casa de Israel, como está escrito en
Yohanan10:16:
“Tengo otras ovejas que no son de este redil (la Casa de yahudah); a ésas también me es necesario traerlas, y oirán mi voz, y serán un rebaño con un solo pastor.”
Yohanan 11:51-52
“Ahora bien, no dijo esto de su propia iniciativa, sino que siendo el Kohen Gadol ese año, profetizó que Yahoshea iba a morir por la nación; y no sólo por la nación (judía), sino también para reunir en uno a los hijos de Elohim que están esparcidos.”
El Mashiah también vino para que la salvación llegara hasta todos los gentiles del mundo, según está escrito en
yeshayahu 49:6:
“Poca cosa es que tú seas mi siervo, para levantar las (12) tribus de yaacov y para restaurar a los que quedaron de Israel; también te haré luz de las naciones, para que mi salvación alcance hasta los confines de la tierra.”
Lo que está pasando ahora en el mundo es, que miles y miles de los descendientes de estos israelitas y judíos que perdieron su identidad, están volviendo en busca de sus raíces hebreas. Muchos de ellos están diciendo a los judíos como Rut dijo a su suegra:
“Tu pueblo es mi pueblo, y tu Elohim es mi Elohim.” (Rut 1:16b)
Por medio del nuevo pacto en la sangre de Yahoshea, que fue hecho con la Casa de Israel y la Casa de Yahudah, estos perdidos podrán volver a Israel y ser ciudadanos de Israel.
yirmeyahu 31:31, 33
“He aquí, vienen días- declara IAHUEH- en que haré con la casa de Israel y con la casa de Yahudah un nuevo pacto… porque este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días- declara IAHUEH-…”
El Nuevo Pacto está hecho con las 12 tribus de Israel. Las 10 tribus habían estado esparcidas durante aprox. 130 años cuando el profeta Jeremías escribió la profecía de que el Nuevo Pacto iba a ser hecha con la Casa de Israel. Esto nos muestra que IAHUEH está contando con todas las 12 tribus incluso después de que el Reino del norte hubiera sido esparcido entre los gentiles.
El Mesías vino por primera vez para salvar a Su pueblo de sus pecados,
 Matiyahu.1:21.
 21 Y dará a luz (or) un hijo, y le pondrás por nombre YAHOSHEA,  porque él salvará a su pueblo de sus pecados “. que traducido quiere decir YAHUEH SALVA.

Recordemos que solamente la Casa de yahudah estaba en la tierra de Israel cuando Yahoshea vino la primera vez. La salvación vino en primer lugar para los yahudim, (Romanos 1:16), el pueblo de Yahoshea. Los historiadores cuentan que los primeros 100.000 seguidores del Mesías eran solamente yahudi.
Después fue extendida la invitación a los israelitas perdidos en Samaria, (Yohana 4) y en otras tierras, y luego a los gentiles,
(Hechos 1:8).
  pero recibiréis autoridad, cuando haya venido sobre vosotros el Ruah hakodesh, y me seréis testigos en Yahushalayim, en toda Yahudah, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
A partir de la primera venida del Mashiah, los gentiles fueron invitados a participar del plan de Elohe para la restauración de Israel.
Por medio del nuevo nacimiento reciben una nueva nacionalidad, son hechos israelitas y ya no son llamados gentiles, conforme a lo que está escrito:
“Cuando erais gentiles…”
Ahora pueden considerarse como israelitas con una ciudadanía plena en Israel, como está escrito:
 (1 Corintios 12:2)
 Sabéis que cuando erais gentiles, se os extraviaba llevándoos, como se os llevaba, a los ídolos mudos.
 Efesios 2:11-13
Recordad, pues, que en otro tiempo vosotros los gentiles en la carne, llamados incircuncisión por la tal llamada circuncisión, hecha por manos en la carne, recordad que en ese tiempo estabais separados de Mashiah, excluidos de la ciudadanía de Israel, extraños a los pactos de la promesa, sin tener esperanza, y sin Elohe en el mundo.
Pero ahora en Yahoshea Ha Mashiah, vosotros, que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido acercados por la sangre de Mashiah… Así pues, ya no sois extranjeros (en Israel) ni advenedizos (fuera de Israel), sino que sois conciudadanos de los Kadoshim y sois de la familia de Elohe.
 (, Efesios2:19)
 19 Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de YAHUEH,
¡Tú eres una parte importante de la restauración de Israel!
Has sido llamado a formar parte de esta promesa, que será realizado antes de la venida del Mashiah,

LA RESTAURACIÓN DE ISRAEL.

(Revelación 5:9)
Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos, porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre compraste para IAHUEH a gente de toda tribu, lengua, pueblo y nación. Y los has hecho un reino y Kohanim para nuestro Elohe; y reinarán sobre la tierra.

Publicado por Veronica Gonzalez

 

Tags: