Inicio | Temas Bíblicos |Leia a Biblia Leia a Bíblia | Post´s em Espanhol |Doações |Contato pt Portuguese
Esta é a vida eterna: que te conheçam, o único Elohim verdadeiro, e a Yeshua o Messias, a quem enviaste. JOÃO 17:3
faceicon
LA TRINIDAD Y SU OSCURO ORIGEN

LA TRINIDAD Y SU OSCURO ORIGEN

 

 

 LECTORES LES OFRESCO UN INFORME INVESTIGATIVO SOBRE LA DOCTRINA DE LA “TRINIDAD”

 

 

Comencemos por señalarnos algunas preguntas…..

 

¿Hay base para creer en la Trinidad? 

 

¿Deberíamos creer usted y yo en la “trinidad”?


Es curioso que  muchos son los que suelen decir que creen en la Trinidad, pero más curioso es que no todos la entienden de la misma manera.


¿Qué es, exactamente, la Trinidad? <====> ¿La enseña la Biblia?


¿Es igual el Mesías Yeshúa al Dios Altísimo, y es parte de la Trinidad?


¿Cree usted en la Trinidad?

 

La mayoría de las personas cristianas creen en la trinidad. Después de todo, por siglos ha sido la doctrina central de la iglesia católica y de todas sus hijas herederas protestantes o evangélicas.


Por eso, sería de esperar que no pudiera ponerse en tela de juicio tal enseñanza. Pero en tela de juicio está, y últimamente hasta algunos de sus seguidores han añadido leña al fuego de la controversia.


¿Por qué deberíamos considerar con más que interés pasajero un asunto como este?

Porque el mismo Yeshúa el Mesías dijo: “Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a tu enviado, Jesucristo” (Juan 17:3 B.J.católica). Esas palabras muestran que todo nuestro futuro gira en torno de que sepamos cuál es la verdadera naturaleza de Yahweh Elohim, y eso significa llegar a las raíces de la controversia sobre la Trinidad. Por lo tanto. ¿Por qué yo y Ud., no la examinamos seriamente?

 

Hay varios conceptos de la Trinidad. Sin embargo, por lo general la enseñanza trinitaria asegura que en la Deidad hay tres personas: el Padre – el Hijo y el Espíritu Santo; sin embargo, sostienen de todas formas que juntos son un solo Dios [!!son tres cabezas en un solo ser!!]. La doctrina dice que los tres son co-iguales, todo-poderosos e increados, porque los tres han existido eternamente en la Deidad. —– [[¿¿ – ??]]

Sin embargo, muchos afirmamos que la doctrina de la Trinidad es falsa, que el Dios Todo-poderoso es singular, un solo ser separado, eterno y omnipotente. En cuanto a Yeshúa, el Mesías, decimos que antes de ser hombre=carne, engendrado, era la Palabra = la luz celestial, quien Dios había creado [Col 1:15][Gn 1:3][Jn 8:12], y que por ello mismo tiene que haber tenido principio.

Creo que en ningún sentido ha sido el Mesías Yeshúa  alguna vez igual al Dios Supremo, que El Hijo=Enviado, siempre ha estado sujeto a Dios Altísimo, su Padre y todavía lo está. También creo que el Espíritu santo no es una (3ª) tercera persona, la biblia no enseña por medio de ninguna escritura que se trate de una “tercera (3ª) persona, no se registra tal definición identificativa.


Los seguidores testarudos de la Trinidad dicen que tal doctrina no se funda solo en la tradición religiosa, sino también en la Biblia.

 


Y los críticos de esa doctrina dicen que la Trinidad no es enseñanza bíblica, y una fuente histórica hasta declara: “El origen de [la Trinidad] es enteramente pagano” (The Paganismin Our Christianity [Lo pagano en nuestro cristianismo]).

 

Si la Trinidad es verdad, entonces la lógica nos dice, que se degrada al Hijo cuando se dice que nunca fue igual a Dios como parte de la Deidad. Pero si la Trinidad es falsa, se degrada al Dios Todo-poderoso cuando se dice que tiene un igual, y peor aún, cuando se llama a María la “Madre de Dios”. Si la Trinidad es falsa, se deshonra al Altísimo Dios cuando se dice, como está escrito en el libro Catholicism: “A menos que [las personas] mantengan íntegra e incontaminada esta Fe, sin duda perecerán para siempre. Y la Fe católica es esta: adoramos a un solo Dios en Trinidad”.


Como vemos, hay buenas razones para que yo y usted deseemos saber la verdad sobre la Trinidad. Pero antes de examinar el origen de tal doctrina y la alegación que se hace de  que es la verdad, sería conveniente definirla de modo más específico.

¿Qué es, exactamente, la Trinidad? ¿Cómo la explican sus seguidores?”

 

 

La iglesia Católica Romana dice…..

“La Trinidad es el término con que se designa la doctrina central de la religión cristiana [… ] Así, en las palabras del Credo de Atanasio: ‘el Padre es Dios, el Hijo es Dios y el Espíritu Santo es Dios, y sin embargo no hay tres Dioses, sino un solo Dios’. En esta Trinidad [… ] las Personas son coeternas y coiguales: todas, igualmente, son increadas y omnipotentes” (The Catholic Encyclopedia).


Casi todas las demás iglesias cristianas concuerdan con esa definición. Por ejemplo, la Iglesia Ortodoxa Griega también dice que la Trinidad es “la doctrina fundamental del cristianismo”, y hasta asegura: “Son cristianos los que aceptan como Dios a Cristo”. En el libro Our Orthodox Christian Faith (Nuestra fe ortodoxa cristiana), la misma iglesia declara: “Dios es trino y uno.[… ] El Padre es totalmente Dios. El Hijo es totalmente Dios. El Espíritu Santo es totalmente Dios”.


Así, se dice que la Trinidad es “un solo Dios en tres Personas”. De cada una se asegura que no tiene principio y que ha existido desde la eternidad. De cada una se afirma que es todopoderosa, y que ninguna es mayor ni menor que las demás.


¿Se le hace difícil razonar así? Para muchos creyentes sinceros esto ha resultado muy confuso, contrario al razonamiento normal, diferente de todo cuanto han conocido. Preguntan:

¿Cómo puede ser que el Padre sea Dios, que Jesús sea Dios y que el espíritu santo sea Dios y sin embargo que no haya tres Dioses, sino un solo Dios?

 

“Más allá de lo que puede concebir la razón humana”

Esta confusión es extensa. The Encyclopedia Americana dice que se considera que la doctrina de la Trinidad está “más allá de lo que puede concebir la razón humana”.


Muchos de los que aceptan la Trinidad la ven así. El monseñor Eugene Clark dice: “Dios es uno solo, y Dios es tres. Puesto que en la creación no hay nada comparable a esto, no podemos entenderlo, sino solo aceptarlo”. El cardenal John O’Connor declara: “Sabemos que es un misterio muy profundo, uno que jamás podríamos entender”. Y el papa Juan Pablo II habla del “misterio inescrutable de Dios la Trinidad”.


Por eso, A Dictionary of Religious Knowledge (Diccionario de conocimiento religioso) dice: “Los trinitarios no concuerdan entre sí sobre precisamente en qué consiste la doctrina, o, más bien, en precisamente cómo explicarla”.


Eso nos ayuda a comprender por qué la New Catholic Encyclopedia (Nueva enciclopedia católica) dice: “En los seminarios católicos romanos son pocos los maestros de teología trinitaria a quienes no se haya importunado alguna vez con la pregunta: ‘Pero ¿Cómo enseña uno la Trinidad? ’. Y si esa 

pregunta evidencia confusión entre los estudiantes, puede que no evidencie menos confusión entre los profesores”.

 

Se puede confirmar cuán verídica es esa observación con solo ir a una biblioteca y examinar los libros que apoyan la Trinidad. Se han escrito muchísimas páginas en un esfuerzo por explicarla. Con todo, después de luchar con un laberinto de términos y de explicaciones teológicas que confunden, los investigadores todavía están insatisfechos.

A éste respecto, el  jesuita  Joseph Bracken dice en su libro What Ar They Saying About the Trinity?

(¿Qué están diciendo de la Trinidad? ): “Los sacerdotes que con mucho esfuerzo aprendieron […] la Trinidad durante sus años en el seminario mostraban natural vacilación en cuanto a presentarla a la gente desde el púlpito, aun durante el domingo de la Santísima Trinidad.[…] ¿Por qué aburrir a la gente con algo que al fin y al cabo no podría entender bien? ”. Dice también: “La Trinidad es un asunto de creencia formal, pero tiene poco [efecto], o ninguno, en la vida y la adoración cotidianas de los cristianos”. Sin embargo, ¡Es la “doctrina central” de las iglesias!


El teólogo católico Hans Küng dice en su libro Christianity andthe World Religions (El cristianismo y las religiones mundiales) que la Trinidad está entre las razones del poco adelanto de las iglesias entre los pueblos no cristianos. Declara: “Tal como ha sucedido hasta ahora entre los judíos, ni siquiera musulmanes bien informados pueden captar la idea de la Trinidad.[… ] Las distinciones que hace la doctrina trinitaria entre un solo Dios y tres hipóstasis no satisface a los musulmanes, pues los términos teológicos derivados del siriaco, el griego y el latín confunden a los musulmanes, en vez de iluminarlos. Para ellos todo es un juego de palabras.[…] ¿Por qué quisiera nadie añadir algo a la noción de la unicidad y singularidad de Dios, cuando lo único que se lograría con eso sería diluir y anular tal unicidad y singularidad? ”.

 


“Dios, No es Dios de confusión”

¿Qué origen pudiera tener una doctrina tan confusa? TheCatholic Encyclopedia afirma: “Un dogma tan misterioso presupone una revelación divina”. Los eruditos católicos Karl Rahner y Herbert Vorgrimler dicen en su Theological Dictionary:“En el sentido estricto [… ] la Trinidad es un misterio [… ] que no podría saberse sin que hubiera revelación, y hasta después de la revelación no puede quedar completamente inteligible”.


Sin embargo, el afirmar que por ser un misterio tan confuso la Trinidad tiene que haber venido de revelación divina crea otro gran problema. ¿Por qué? Porque la revelación divina misma no permite tal punto de vista acerca de Dios: “Dios no es Dios de confusión”. (1ª Corintios 14:33, Versión Moderna.)


Por lo que en ese texto bíblico se dice, ¿Podría responsabilizarse a Dios por una doctrina sobre sí mismo que es tan confusa que ni hebraístas, helenistas ni latinistas pueden explicarla?


Además, ¿Tendrían que ser teólogos los que quisieran ‘conocer al único Dios verdadero y a su enviado Yeshúa? (Juan 17:3) 


Si así fuera, ¿Por qué fueron tan pocos los líderes religiosos judíos educados que reconocieron a Jesús como el Mesías? Contrario a eso, sus discípulos fieles fueron campesinos humildes, pescadores, recaudadores de impuestos y amas de casa. Estas personas comunes estaban tan seguras de lo que Jesús enseñaba acerca de Dios que podían enseñarlo a otros y hasta estaban dispuestas a morir por su creencia. (Mateo 15:1-9; 21:23-32, 43; 23:13-36; Juan 7:45-49; Hechos 4:13. )” 

Consideremos, como importante: Qué los discípulos del Mesías Yeshúa fueron personas simples, comunes, no eran líderes religiosos.

 

 

 

¿Acaso vemos que las Escrituras  enseñe la Trinidad?

 

“Si la doctrina de la Trinidad  fuera cierta, la Biblia debería presentarla con toda claridad, y consecuentemente. ¿Por qué? Porque, como afirmaron los apóstoles, por la Biblia Dios se ha revelado a la humanidad. Y como para adorar a Dios aceptablemente tenemos que conocerlo, la Biblia debería decirnos con claridad y precisión quién es él. [y con mayor razón si se trata de una trinidad]


Para los creyentes del primer siglo las Escrituras eran la revelación auténtica del Altísimo Dios. Eran la base de sus creencias, era la autoridad que lo resolvía todo. Por ejemplo, cuando el apóstol Pablo predicó a la gente de la ciudad de Berea, aquellas personas “recibieron la palabra con suma prontitud de ánimo, y examinaban con cuidado las Escrituras diariamente en cuanto a si estas cosas eran así”. (Hechos 17:10, 11.)


¿A qué autoridad acudían, a su vez, los prominentes hombres de Dios de aquel tiempo? Hechos 17:2, 3 nos dice:

Hch 17:2  Como siempre, Pablo fue a la sinagoga, y durante tres sábados seguidos habló con los judíos de ese lugar. Les leía las Escrituras [Biblia],

 

Hch 17:3  y les probaba con ella que el Mesías tenía que morir y resucitar. Les decía: “Jesús, de quien yo les he hablado, es el Mesías”. [BLS]


Yeshúa mismo dio el ejemplo al usar las Escrituras como base para su enseñanza, pues vez tras vez decía: “Está escrito”. “Les interpretó cosas referentes a él en todas las Escrituras.” (Mateo 4:4, 7; Lucas 24:27.)


Así que Yeshúa, Pablo y los creyentes del primer siglo utilizaron las Escrituras como base para su enseñanza. Sabían que “toda Escritura es inspirada del Altísimo Dios y provechosa para enseñar, para censurar, para rectificar las cosas, para disciplinar en justicia, para que el hombre de Dios sea enteramente competente y esté completamente equipado para toda buena obra”. (2 Timoteo 3:16, 17; véanse también 1 Corintios 4:6; 1 Tesalonicenses 2:13; 2 Pedro 1:20, 21.)

Puesto que la Biblia puede “rectificar las cosas”, debería revelar con claridad información sobre un asunto tan fundamental como el que se supone que sea la Trinidad. Pero ¿Ven los teólogos e historiadores mismos que la Biblia enseñe claramente la Trinidad?

¿Se ha preguntado Ud, por qué no está en la Biblia la palabra “Trinidad”?

Y ¿Por qué no está?


Una publicación protestante dice: “La palabra Trinidad no se encuentra en la Biblia [… ] Fue solo en el siglo IV cuando halló formalmente lugar en la teología eclesiástica” (The IllustratedBible Dictionary). Y una autoridad católica dice que la Trinidad “no es [… ] ni directa ni inmediatamente [la] palabra de Dios”(New Catholic Encyclopedia).

 


The Catholic Encyclopedia comenta: “No hay hasta ahora en las Escrituras ningún término que por sí solo denote juntas a las Tres Divinas Personas. La palabra τρίας [trí·as] (traducida al latín trinitas) se encuentra primero en Teófilo de Antioquía alrededor de 180 d. De J.C.[… ] Poco después aparece en su forma latina, trinitas, en Tertuliano”.


Sin embargo, esto en sí mismo no prueba que Tertuliano enseñara la Trinidad. Por ejemplo, la obra católica Trinitas—A Theological Encyclopedia of the Holy Trinity ( Trinitas. —Una enciclopedia teológica de la Santísima Trinidad) señala que ciertas palabras de Tertuliano fueron usadas después por otros para describir la Trinidad. Entonces advierte: “Pero nadie puede sacar conclusiones precipitadas basándose en el uso, pues él no aplica esas palabras a la teología trinitaria”.

Observemos el testimonio de las Escrituras Hebreas.

Aunque en la Biblia no se encuentra la palabra “Trinidad”, ¿Se enseña por lo menos con claridad la idea de la Trinidad en ella? Por ejemplo, ¿Qué revelan al respecto las Escrituras Hebreas (el “Antiguo Testamento”)?


The Encyclopedia of Religion reconoce lo siguiente: “Hoy los teólogos concuerdan en que la Biblia hebrea no contiene ninguna doctrina de la Trinidad”. Y la New Catholic Encyclopedia dice también: “La doctrina de la Santísima Trinidad no se enseña en el A[ntiguo] T[estamento]”.


De manera similar, en su libro The Triune God (El Dios trino y uno), el jesuita Edmund Fortman admite esto: “El Antiguo Testamento [… ] no nos dice nada, ni explícitamente ni por deducción obligatoria, acerca de un Dios Trino y Uno que sea Padre, Hijo y Espíritu Santo.[… ] No hay ninguna prueba de que escritor sagrado alguno siquiera se imaginara que en la Deidad existiera una [ Trinidad ].[… ] Hasta el ver en [el “Antiguo Testamento”] sugerencias o prefiguraciones o ‘señales veladas’ de la trinidad de personas es ir más allá de las palabras y la intención de los escritores sagrados” (cursiva nuestra).
Un examen de las Escrituras Hebreas mismas corrobora esos comentarios. Como se ve, en los primeros 39 libros de la Biblia que componen el verdadero canon de las Escrituras Hebreas inspiradas no se enseña claramente una Trinidad.

 

El testimonio de las Escrituras Griegas

Pues bien, ¿Hablan claramente de una Trinidad las Escrituras Griegas Cristianas (el “Nuevo Testamento”)?

The Encyclopedia of Religion dice: “Los teólogos concuerdan en que tampoco el Nuevo Testamento contiene una doctrina trinitaria explícita”.

El jesuita Fortman declara: “Los escritores del Nuevo Testamento [… ] no nos dan ninguna doctrina formal o formulada de la Trinidad, ninguna enseñanza explícita de que en un solo Dios haya tres divinas personas coiguales.[… ] En ningún lugar hallamos una doctrina trinitaria de tres entidades distintas que tengan vida y actividad divinas en la misma Deidad”.


The New Encyclopædia Britannica señala: “Ni la palabra Trinidad ni la doctrina explícita aparecen en el Nuevo Testamento”.


Bernhard Lohse dice en A Short History of Christian Doctrine (Breve historia de la doctrina cristiana): “Por lo que se refiere al Nuevo Testamento, en él no se halla ninguna doctrina trinitaria”.


También The New International Dictionary of New Testament Theology (El nuevo diccionario internacional de teología del Nuevo Testamento) declara: “El N[uevo] T[estamento] no contiene la doctrina de la Trinidad ya desarrollada. ‘En la Biblia no está la declaración expresa de que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo sean iguales en esencia’ [dijo el teólogo protestante Karl Barth]”. El profesor E. Washburn Hopkins, de la Universidad Yale, afirmó: “Parece que ni Jesús ni Pablo conocían la doctrina de la Trinidad; [… ] no dicen nada en cuanto a ella” (Origin and Evolution of Religion).


El historiador Arthur Weigall señala: “Jesucristo nunca mencionó semejante fenómeno, y en ninguna parte del Nuevo Testamento aparece la palabra ‘Trinidad’. Solo trescientos años después de la muerte de nuestro Señor adoptó la Iglesia esa idea” (The Paganism in Our Christianity).


Como podemos ver, ni en los 39 libros de las Escrituras Hebreas ni en los 27 libros inspirados que componen el canon de las Escrituras Griegas Cristianas se ve que se enseñe claramente la Trinidad.

 

¿Enseñaron la “trinidad” los primeros seguidores del Mesías Yeshúa?


Observen ustedes los siguientes comentarios de historiadores y teólogos:


“El cristianismo primitivo no tenía una doctrina trinitaria explícita como la que se elaboró después en los credos” (The New International Dictionary of New Testament Theology).


“Sin embargo, al principio los cristianos primitivos no pensaron en aplicar aquella idea [de la Trinidad] a su propia fe. Tributaban sus devociones a Dios el Padre y a Jesucristo, el Hijo de Dios, y reconocían el [… ] Espíritu Santo; pero no había ninguna idea de que estos tres fueran una verdadera Trinidad, coiguales  y unidos en Uno” (The Paganism in Our Christianity).


“Al principio la fe cristiana no era trinitaria [… ] Tampoco lo fue en las épocas apostólica y subapostólica, como se refleja en el N[uevo] T[estamento] y en otros escritos cristianos primitivos” (Encyclopædia of Religion and Ethics).

 

“La fórmula ‘un solo Dios en tres Personas’ no quedó firmemente establecida, y ciertamente no se asimiló por completo en la vida cristiana ni en su confesión de fe, antes del fin del siglo IV.[… ] Entre los Padres Apostólicos no había existido nada que siquiera remotamente se acercara a tal mentalidad o perspectiva” (New Catholic Encyclopedia).

 

Observemos lo que enseñaron los padres de antes del Concilio de Nicea

Se ha reconocido que en los primeros siglos tras el nacimiento del Mesías Yeshúa los padres de antes del Concilio de Nicea llevaron la delantera como maestros religiosos. Lo que ellos enseñaron es interesante.


Justino Mártir, quien murió alrededor del año 165 E.C. , dijo que Jesús, antes de existir como humano, había sido un ángel creado que “no es el Dios que hizo todas las cosas”. Dijo que Jesús era inferior a Dios y “nunca hacía nada excepto lo que el Creador [… ] deseaba que hiciera y dijera”.


Ireneo, quien murió alrededor de 200 E.C. , dijo que antes de vivir como humano Jesús había tenido una existencia separada de la de Dios y era inferior a él. Mostró que Jesús no es igual al “Único y verdadero Dios”, quien es “supremo sobre todos, y no hay otro fuera de él”.


Clemente de Alejandría, quien murió alrededor de 215 E.C. , llamó a Dios el “único verdadero Dios increado e imperecedero”. Indicó que el Hijo “está después del único Padre omnipotente”, pero no es igual a él.


Tertuliano, quien murió alrededor de 230 E.C. , enseñó la supremacía de Dios. Hizo la siguiente observación: “El Padre se diferencia del Hijo (otro), pues es mayor; porque el que engendra difiere del que es engendrado; el que envía difiere del que es enviado”. También dijo: “Hubo un tiempo en que el Hijo no existía.[… ] Antes de todas las cosas, Dios estaba solo”.


Hipólito, quien murió alrededor de 235 E.C. , dijo que Dios es “el un solo Dios, el primero y Único, el Hacedor y Señor de todo”, quien “no tenía cosa alguna coetánea [de la misma edad] con él [… ] Sino que era Uno, solo por sí mismo, quien, por su voluntad, llamó a la existencia lo que no existía antes”, como a Jesús, quien fue creado mucho antes de que viviera como humano.


Orígenes, quien murió alrededor de 250 E.C. , dijo que “el Padre y el Hijo son dos sustancias [… ] dos cosas en cuanto a su esencia”, y que “en comparación con el Padre, [el Hijo] es una luz muy pequeña”.

 

Resumiendo la evidencia histórica, Alvan Lamson dice en The Church of the First Three Centuries (La iglesia de los primeros tres siglos): “La doctrina popular moderna de la Trinidad [… ] no deriva apoyo alguno del lenguaje de Justino [Mártir]: y esta observación puede extenderse a todos los Padres de antes del Concilio de Nicea; es decir, a todos los escritores cristianos por tres siglos después del nacimiento de Cristo. Es verdad que hablan acerca del Padre, el Hijo y [… ] el Espíritu santo, pero no como si fueran coiguales, no como si fueran una sola esencia numérica, ni como Tres en Uno, ni en ninguno de los sentidos admitidos ahora por los trinitarios. Precisamente lo contrario es la realidad”.


De manera que el testimonio de la Biblia y de la historia muestra claramente que la Trinidad fue desconocida por todos los tiempos bíblicos y por varios siglos después.” 

No hay nínguna prueba de que escritor sagrado alguno siquiera se imaginara que en la Deidad existiera una [Trinidad ]”— The Triune God.

 

 

¿Cómo se desarrolló la doctrina de la Trinidad?

Al llegar a este punto, puede que usted pregunte: ‘Si la Trinidad no es enseñanza bíblica.

¿Cómo llegó a ser doctrina de la cristiandad? ’. Muchos creen que fue formulada en el Concilio de Nicea en 325 E.C.


Pero eso no es totalmente correcto. El Concilio de Nicea sí aseguró que el Mesías Yeshúa era de la misma sustancia que Dios, lo que colocó la base para la teología trinitaria posterior. Pero no estableció la Trinidad, pues en aquel concilio no se dijo que el espíritu santo fuera la tercera persona de una Deidad trina y una.

El papel de Constantino en Nicea.

Por muchos años había habido mucha oposición, sobre base bíblica, al desarrollo de la idea de que Jesús fuera Dios. En un esfuerzo por resolver la disputa, el emperador romano, Constantino, convocó a todos los obispos a Nicea. En realidad asistieron alrededor de 300, una fracción del total.


Constantino no era un seguidor del Mesías Yeshúa. Supuestamente se convirtió más tarde en la vida, pero no se bautizó sino hasta que se hallaba en su lecho de muerte. Henry Chadwick dice sobre él en The Early Church (La iglesia primitiva): “Constantino, como su padre, adoraba al Sol Invicto; [… ] su conversión no debería interpretarse como una experiencia interna de la gracia [… ] Fue asunto militar. Él nunca comprendió muy claramente la doctrina cristiana, pero estaba seguro de que la victoria en el combate venía como dádiva del Dios de los cristianos”.

¿Qué papel desempeñó en el Concilio de Nicea aquel emperador no bautizado? La Encyclopædia Britannica relata: “Constantino mismo presidió y dirigió activamente las discusiones y personalmente propuso [… ] la fórmula decisiva que expresaba la relación de Cristo con Dios en el credo que el concilio emitió, que es ‘consustancial con el Padre’ [… ] Impresionados por el emperador, los obispos —con solo dos excepciones— firmaron el credo, aunque muchos de ellos no estaban muy inclinados a hacerlo”.


Por lo tanto, el papel de Constantino fue crítico. Después de dos meses de enconado debate religioso, aquel político pagano intervino y decidió a favor de los que decían que Jesús era Dios. Pero ¿Por qué? Ciertamente no fue por convicción bíblica. “Básicamente, Constantino no entendía nada de las preguntas que se hacían en teología griega”, dice A Short History of Christian Doctrine. Lo que sí entendía era que aquella división religiosa era una amenaza para su imperio, y él quería fortalecer su dominio.


Sin embargo, ninguno de los obispos reunidos en Nicea promovió una Trinidad. Decidieron solamente sobre la naturaleza de Jesús, pero no el papel del espíritu santo. Si la Trinidad hubiera sido claramente una verdad bíblica, ¿No deberían haberla propuesto también? 

Sigue el desarrollo.

Después de Nicea los debates sobre este asunto siguieron por décadas. Por un tiempo hasta se volvió a favorecer a los que creían que Yeshúa, el Mesías no era igual al Altísimo Dios. Pero después el emperador Teodosio decidió contra ellos. Estableció el credo del Concilio de Nicea como la norma para su dominio y convocó el Concilio de Constantinopla en 381 E.C. Para aclarar la fórmula.

Aquel concilio concordó en colocar al espíritu santo en el mismo nivel de Dios y del Mesías Yeshúa. Por primera vez empezó a perfilarse la enseñanza trinitaria de la cristiandad.


Sin embargo, ni siquiera después del Concilio de Constantinopla llegó la Trinidad a ser un credo extensamente aceptado. Muchos se oponían a él, y se atraían por ello violenta persecución. Solo en siglos posteriores fue formulada la Trinidad en credos fijos. The Encyclopedia Americana dice: “El desarrollo pleno del trinitarismo tuvo lugar en Occidente, en el escolasticismo de la Edad Media, cuando se quiso dar una explicación en términos filosóficos y sicológicos”

El Credo de Atanasio <<=======>> LA TRINIDAD

Fue definida en términos más completos en el Credo de Atanasio. Atanasio era un clérigo que había apoyado a Constantino en Nicea. El credo que lleva su nombre declara: “Adoramos a un solo Dios en Trinidad [… ] El Padre es Dios, el Hijo es Dios y el Espíritu Santo es Dios; y sin embargo no hay tres dioses, sino un solo Dios”.

No obstante, ciertos eruditos bien informados concuerdan en que Atanasio no compuso ese credo. The New EncyclopædiaBritannica comenta: “La Iglesia Oriental no conoció el credo sino hasta el siglo XII. Desde el siglo XVII los eruditos en general han concordado en que el Credo de Atanasio no fue escrito por Atanasio (quien murió en 373), sino que probablemente fue compuesto en el sur de Francia durante el siglo V.[… ] La influencia de ese credo parece haberse visto principalmente en el sur de Francia y en España en los siglos VI y VII. Se usó en la liturgia de la iglesia en Alemania en el siglo IX y algún tiempo después en Roma”.


Por eso, pasaron siglos desde el tiempo de Cristo antes de que la Trinidad fuera aceptada extensamente en la cristiandad. Y en todo esto, ¿Qué guio las decisiones? ¿Fue la Palabra de Dios, o razones clericales y políticas? En su libro Origin andEvolution of Religion, E.W. Hopkins contesta: “La definición ortodoxa final de la Trinidad fue principalmente un asunto de política eclesiástica”.

 

Se predijo la apostasía.

Esta lamentable historia de la Trinidad corresponde con lo que el Mesías Yeshúa y sus apóstoles predijeron que sucedería después del tiempo de ellos. Dijeron que habría una apostasía, una desviación, un apartarse de la adoración verdadera hasta el regreso del Mesías, cuando se restauraría la adoración verdadera antes del día de destrucción que Dios ha fijado para este sistema humano imperante.

Respecto a ese “día”, el apóstol Pablo dijo:

2Ts 2:3  No permitan que nadie los engañe. Ese día no llegará hasta que los enemigos de Dios se rebelen contra él y haya aparecido el hombre malvado, que será destruido.

 

2Ts 2:7  Porque su plan secreto de maldad ya está en marcha; sólo falta que se quite de en medio lo que detiene a ese hombre. (2 ªTes.  2:3 y 7.)

 

Más tarde, predijo: (Hechos 20:29, 30, BJ.)

Hch 20:29  «Yo sé que, después de mi partida, se introducirán entre vosotros lobos crueles que no perdonarán al rebaño;

 

Hch 20:30  y también que de entre vosotros mismos se levantarán hombres que hablarán cosas perversas, para arrastrar a los discípulos detrás de sí.

 

Otros discípulos del Mesías también escribieron acerca de esta apostasía con su liderazgo corrompido. (Por ejemplo, ver 2ª Pedro 2:1; ] – [1 Juan 4:1-3; Judas 3, 4.)

 

El apóstol Pablo también declaró: (BLS)

2Ti 4:3  Porque llegará el día en que la gente no querrá escuchar la buena enseñanza. En cambio, querrá oír enseñanzas diferentes. Por eso buscará maestros que le digan lo que quiere oír.

 

2Ti 4:4  La gente no escuchará la verdadera enseñanza, sino que pondrá atención a toda clase de cuentos.

 

El Mesías mismo explicó lo que había detrás de aquel desviarse en apostasía de la adoración verdadera. Dijo que él había sembrado buenas semillas, pero que enemigos, Satanaces, sembrarían mala hierba en el campo [personas]. Así, junto con los primeros brotes del trigo apareció también la mala hierba. Sí, habría de esperarse una desviación del cristianismo puro hasta la siega, cuando el Mesías, rectificaría la situación. (Mateo 13:24-43.)

The Encyclopedia Americana da este comentario: “El trinitarismo del siglo IV no reflejó con exactitud la enseñanza del cristianismo primitivo respecto a la naturaleza de Dios; al contrario, fue un desviarse de aquella enseñanza”. Entonces, ¿Qué origen tuvo esta desviación? (1ªTimoteo 1:6.)


Lo que influyó

Por todo el mundo de la antigüedad, hasta por allá en los tiempos remotos de Babilonia, era común la adoración de dioses paganos agrupados en tres, o tríadas. Aquella influencia también dominó en Egipto, Grecia y Roma en los siglos antes, durante y después del Mesías. Y tras la muerte de los apóstoles aquellas creencias paganas empezaron a invadir el cristianismo.


El historiador Will Durant dijo: “El cristianismo no destruyó el paganismo; lo adoptó.[… ] De Egipto vinieron las ideas de una trinidad divina”. Y en el libro Egyptian Religion, Siegfried Morenz señala: “Los teólogos egipcios estaban muy interesados en la trinidad [… ] Se combina y trata a tres dioses como si fueran un solo ser, a quien se habla en singular. De ese modo la fuerza espiritual de la religión egipcia muestra un enlace directo con la teología cristiana”.


Así, en Alejandría, Egipto, clérigos de fines del siglo III y de principios del IV, como Atanasio, reflejaron aquella influencia cuando formularon ideas que prepararon el camino para la Trinidad. Su propia influencia se esparció, y por eso Morenz ve “la teología alejandrina como intermediaria entre el legado religioso egipcio y el cristianismo”.


En el prólogo de la obra de Edward Gibbon History ofChristianity leemos: “Si el cristianismo conquistó el paganismo, también es cierto que el paganismo corrompió el cristianismo. La Iglesia de Roma cambió el deísmo puro de los primeros cristianos [… ] en el dogma incomprensible de la trinidad. Conservó como dignos de creerse muchos de los dogmas paganos, inventados por los egipcios e idealizados por Platón”.

A Dictionary of Religious Knowledge señala que muchos dicen que la Trinidad “es una corrupción tomada de las religiones paganas e injertada en la fe cristiana”.Y The Paganism in OurChristianity declara: “El origen de la [Trinidad] es enteramente pagano”.


Así, en la Encyclopædia of Religion and Ethics James Hastings escribió: “En la religión de la India, por ejemplo, nos encontramos con el grupo trinitario de Brahma, Siva y Visnú; y en la religión egipcia con el grupo trinitario de Osiris, Isis y Horus [… ] Tampoco es únicamente en las religiones históricas donde se considera a Dios una Trinidad. Uno recuerda en particular el punto de vista neoplatónico de la Realidad Suprema o Final”, que “se representa como una tríada”.

 

¿Qué tiene que ver el filósofo griego Platón con la Trinidad?

 

El platonismo


Se cree que Platón vivió desde 428 hasta 347 antes del Mesías Yeshúa. Aunque no enseñó la Trinidad en su forma actual, sus filosofías prepararon el camino para tal enseñanza. Después surgieron movimientos filosóficos que incluyeron creencias en tríadas, sobre las cuales ejercieron influencia las ideas de Platón acerca de Dios y la naturaleza.


El diccionario francés Nouveau Dictionnaire Universel dice de la influencia de Platón: “La trinidad de Platón, en sí meramente un re-arreglo de trinidades más antiguas que se remontan hasta pueblos más primitivos, parece ser la trinidad racional de atributos de índole filosófica que dio origen a las tres hipóstasis o personas divinas respecto a las cuales enseñan las iglesias cristianas.[… ] El concepto de la divina trinidad que tuvo este filósofo griego [… ] puede encontrarse en toda religión antigua [del paganismo]”.

 

The New Schaff-Herzog Encyclopedia of Religious Knowledge (Nueva enciclopedia de conocimiento religioso Schaff-Herzog) muestra la influencia de aquella filosofía griega: “Las doctrinas del Logos y de la Trinidad recibieron su forma de Padres griegos, quienes [… ]  estuvieron bajo intensa influencia —fuera directa o indirectamente— de la filosofía platónica [… ] No se puede negar que de esta fuente entraron errores y corrupciones en la Iglesia”.

The Church of the First Three Centuries dice: “La doctrina de la Trinidad fue formándose gradualmente en tiempos comparativamente tardíos; [… ]  se originó de una fuente enteramente diferente de las Escrituras judías y cristianas: [… ] las manos de los Padres que impusieron la influencia de Platón la desarrollaron y la injertaron en el cristianismo”.


Para fines del siglo III el “cristianismo” y las nuevas filosofías platónicas se unieron de manera inseparable. Como declara Adolf Harnack en Outlines of the History of Dogma (Esquemas de la historia de los dogmas), la doctrina eclesiástica llegó a estar “firmemente arraigada en el terreno del helenismo [el pensamiento griego pagano]. Por consiguiente, llegó a ser un misterio para la gran mayoría de los cristianos”.


La iglesia alegó que sus nuevas doctrinas estaban basadas en la Biblia. Pero Harnack dice: “En realidad legitimó dentro de sí la especulación helénica, los puntos de vista supersticiosos y las costumbres de la adoración misteriosa pagana”.


En el libro A Statement of Reasons (Declaración de razones), Andrews Norton dice de la Trinidad: “No podemos hallar la historia de esta doctrina ni descubrir su fuente en la revelación cristiana, sino en la filosofía platónica [… ] La Trinidad no es doctrina de Cristo ni de sus Apóstoles, sino una ficción de la escuela de los platónicos posteriores”.

 

Así, en el siglo IV E.C. La apostasía que predijeron El Maestro Yeshúa y los apóstoles floreció plenamente. El desarrollo de la Trinidad fue solo una manifestación de esto. Las iglesias apóstatas también empezaron a abrazar otras ideas paganas, como las de un infierno de fuego, la inmortalidad del alma y la idolatría. En sentido espiritual, la cristiandad había entrado en sus predichos tiempos de oscuridad, dominada por una creciente clase clerical del “hombre de pecado”. (2ª Tesalonicenses 2:3, 7.)

 

¿Por qué no enseñaron “La Trinidad” los profetas del Altísimo?

¿Por qué debería ser que, mientras pasaban milenios, ninguno de los profetas del Altísimo enseñara a su pueblo que existía una Trinidad?

A más tardar, ¿No debería haber usado el Mesías Yeshúa su aptitud de Gran Maestro para aclarar la Trinidad a sus seguidores? 

¿Habría de inspirar El Altísimo centenares de páginas de las Escrituras y todavía no usar ninguna parte de esta instrucción para enseñar la Trinidad si esta en realidad fuera la “doctrina central” de la fe?

¿Deben creer los cristianos que, siglos después del Mesías yeshúa y después de haberse inspirado divinamente la escritura de la Biblia, Dios Altísimo apoyaría el que se formulara una doctrina que fue desconocida a sus siervos por miles de años, que es un “misterio inescrutable”, que está “más allá de lo que puede concebir la razón humana”, que, según se confiesa, tuvo antecedentes paganos y fue “principalmente un asunto de política eclesiástica”?


El testimonio de la historia es muy evidente: el enseñar la Trinidad es haberse desviado de la verdad, es haber apostatado de la verdad celestial.”

——————————————————————————–

 

‘El trinitarismo del siglo IV fue un desviarse de la enseñanza cristiana primitiva.’ —The Encyclopedia Americana

 

“La triada de los Grades Dioses”

Muchos siglos antes del tiempo del Mesías yeshúa había tríadas o trinidades de dioses en las antiguas Babilonia y Asiria. La “Enciclopedia de mitología Larousse”, una obra francesa, menciona una de las tríadas de aquella zona mesopotámica: “El universo fue dividido en tres regiones, cada una de las cuales llegó a ser el dominio de un dios. La porción de Anu fue el cielo. La Tierra fue dada a  Enlil,  Ea  adquirió dominio sobre las aguas. Juntos constituían la tríada de los Grandes Dioses”.

 

Triadas hindú

El libro “The Symbolism of Hindu Gods and Rituals” (El simbolismo de los dioses y los ritos hindúes) dice esto sobre una trinidad hindú que existió siglos antes del Mesías Yeshúa: “Siva es uno de los dioses de la Trinidad. Se dice que es el dios de la destrucción. Los otros dos dioses son Brahma, el dios de la creación, y Visnú, el dios de la conservación.[… ] Para indicar que estos tres procesos son uno y el mismo, se combina a los tres dioses en una sola forma”. —Publicado por A. Parthasarathy, Bombay.

 

 

“Básicamente, Constantino no entendía nada de las preguntas que se hacían en teología griega. ” —A Short History ofChristian Doctrine

 

Si lo quieren por internet pueden observar las imágenes de Triadas (trinidades paganas).

  1. Egipto. Tríada de Horus, Osiris e Isis, 2. O milenio a.E.C.

  2. Babilonia. Tríada de Istar, Sin y Shamash, 2. O milenio a.E.C.

  3. Palmira. Tríada del dios lunar, el Señor de los Cielos y el dios solar, c. Siglo I E.C.

  4. India. Deidad trinitaria hindú, c. Siglo VII E.C.

  5. Kampuchea. Deidad trinitaria budista, c. Siglo XII E.C.

  6. Noruega. Trinidad (Padre, Hijo y espíritu santo), c. Siglo XIII E.C.

  7. Francia. Trinidad, c. Siglo XIV E.C.

  8. Italia. Trinidad, c. Siglo XV E.C.

  9. Alemania. Trinidad, c. Siglo XIX E.C.

  10. Alemania. Trinidad, siglo XX E.C.

 

 

iiiiiiiiiiiiiiiiii

 

investigativa con el aporte de algunos amigos

 Por: *Ricardo Patricio* | Publicado: 11/04/2011 21:41 | | #Cont:1

Tags: