Inicio | Temas Bíblicos |Leia a Biblia Leia a Bíblia | Post´s em Espanhol |Doações |Contato pt Portuguese
Esta é a vida eterna: que te conheçam, o único Elohim verdadeiro, e a Yeshua o Messias, a quem enviaste. JOÃO 17:3
faceicon
LOS 144000 SEÑALADOS

LOS 144000 SEÑALADOS

 Diferentes interpretaciones son hechas por var ias denominaciones, pretendiendo

identificar sus movimientos religiosos con los 144 mil. La Biblia los identifica con una

claridad  que disipa  toda  confusión  y  duda. Dos  declaraciones  dan  una  valiosa ayuda

para determinar tanto su identidad como el tiempo en que fueron elegidos. Ellos fueron

escogidos  de “…todas  las  tribus  de  Israel”  (Apocalipsis  14:4).  Y  también  son  “Los

primeros frutos de Dios y del Cordero” (Apocalipsis 14:4).

 La  declar ación  de  que  fueron  de  Israel  (Apocalipsis  7:4),  se  refiere  a  que

formaron parte de la Nación de Israel. El verso 9 del mismo capítulo describe otr a gran

multitud. El contr aste claro. Los 144 mil fueron tomados de “todas las tribus de los hijos

de  Israel”.  La  “gran  multitud”  fue  tomada  de  “todas  las  naciones,  clases,  gentes  y

lenguas”.  Respecto  a  los  144  mil,  el  Profeta  declara:  “Y  oí  el  número  de  ellos”.  En

cambio, observó que “ninguno podía contar” el otro grupo (Apocalipsis 7:4,9).

 Los 144 mil son descritos como “los primeros frutos” entre los salvos. La Biblia

revela  que  los  pr imeros  frutos  de  la  iglesia  primitiva  vinieron  de  entre  los  hijos  de

Israel. Las pr imeras instrucciones de Cr isto a sus discípulos fueron: “A estos doce envió

Jesús, a los cuales dio mandamiento, diciendo: Por el camino de los Gentiles no iréis, y

en ciudad de Samaritanos no entréis; Mas id antes a las ovejas perdidas de la casa de

Israel” (Mateo 10:5,6). Cristo dijo a sus discípulos. “Y que se predicase en su nombre el

arrepentimiento  y  la  remisión  de  pecados  en  todas  las  naciones,  comenzando  de

Jerusalem” (Lucas 24:47).

 Los apóstoles siguieron las instrucciones de Cr isto. No muchos años después, los

ancianos de  Jerusalem observaron: “Ya ves, hermano, cuántos  millares de Judíos  hay

que han creído; y todos son celadores de la ley…” (Hechos21:20).

A LOS JUDIOS PRIMERAMENTE

 El evangelio fue predicado primero a los judíos: “Porque no me avergüenzo del

evangelio  porque  es  potencia  de  Dios  para  salud  a  todo  aquel  que  cree;  al  Judío

primeramente  y  también  al  Griego”  (Romanos  1:16)  “Tribulación  y  angustia  sobre

toda  persona humana que obra  lo malo,  el  Judío primeramente,  y también el Griego.

Mas  gloria  y  honra  y  paz  a  cualquiera  que  obra  el  bien,  al  Judío  primeramente  y

también al Griego”. (Romanos 2:2,10).

 Pablo  reconoció  este  procedimiento  predicando  a  los  judíos  en  Antioquia  de

Pisidia: “Entonces Pablo y Bernabé, usando de libertad, dijeron: A vosotros a la verdad

era menester que  se os hablase la palabra  de Dios;  mas pues  que  la  desecháis,  y  os

juzgáis  indignos  de  la  vida  eterna,  he  aquí,  nos  volvemos  a  los  Gentiles”  (Hechos

13:46).

 Pedro dijo a la multitud en el templo: “A vosotros primeramente, Dios, habiendo

levantado a su Hijo, le envió para que os bendijese, a fin de que cada uno de convierta

de su maldad” (Hechos 3:26).

IGLESIA DE DIOS, GUATEMALA, C.A.

Si desea mayor información visite www.iglesiadedios.org.gt

El sitio oficial de la Iglesia de Dios en Guatemala.

 Página 1

  Mateo  15:21-28  habla  de  una  mujer  gentil,  que  tenía  una  hija  que  “era

atormentada del demonio”, Jesús le dijo “…No soy enviado sino a las ovejas perdidas

de  la  casa de  Israel”.  La  madre reconoci  esto,  pero  insistió  solicitándole a Jesús su

ayuda; y su hija recibió misericordia y libertad.

LOS ISRAELITAS ACEPTARON EL EVANGELIO

  El  libro  de  los  Hechos  r elata  la  aceptación  del  Evangelio  de  Cristo  por  la

comunidad hebrea. El Pentecostés er a una fiesta  judía; se celebraba por la r ecolección

de  los pr imeros  frutos de la cosecha. En  hechos 2:9,10 se  nos dice que desde muchos

lugares  vinieron  las  gentes  a  expresar  su  acción  de  gracias  y  su  devoción.  Pedro,

señalando  a  los “varones de  Judea,  y  todos  los  que  habitáis  en  Jerusalem”  (Hechos

2:14),  declar ó  que  era  el  cumplimiento  de  la  profecía  hablada  por  el  profeta  Joel

(Hechos 2:16,21).  En esa ocasión  fueron agregados  a  la  Iglesia como  3  mil  personas

(Verso 41). Estos continuaron en su fe con un nuevo  fundamento alabando al Señor y

teniendo gracia con todos los hombres. “Y  el Señor añadía cada día a la Iglesia los que

habían de ser salvos” (verso 47).

 Hechos  4:4  informa  que  en  respuesta  al  subsecuente  discurso,  el  número  de

hombres  que  creyeron  fueron  cerca  de  5  mil.  El  capítulo  5  habla  de  las  señales  y

maravillas hechas a las gentes. “Y viendo al hombre que había sido sanado, que estaba

con ellos, no podían decir nada en contra” (verso 14).

 El capítulo 6 empieza: “En aquellos días creciendo el número de los discípulos,

hubo murmuración…” (verso 1). El ver so 7 agrega: “Y crecía la palabra del Señor, y el

número  de  los  discípulos  se  multiplicaba  mucho  en  Jerusalem:  también  una  gran

multitud  de  los  sacerdotes  obedecía  a  la  fe”.  El  capítulo  9:31  dice:  “Las  iglesias

entonces tenían paz  por toda  Judea y  Galilea Samaria eran Edificadas andando en el

temor  del  Señor;  y  con  consuelo  del  Espíritu  Santo  eran  multiplicadas”.   Desde  este

punto en la historia de  la  iglesia pr imitiva, uno  lee  más acerca de  la  conversión  de  la

comunidad  Gentil  (Griega).  Esto  no  es  un  medio  para  sugerir  que  la  conversión  del

judaísmo no fue lograda, sino que esto indica un nuevo rumbo.

 Continuando   en  el  libro  de  los  Hechos nos impresiona  ver el rápido  progreso

logrado por la I glesia.  Es asombroso saber que todo  el trabajo expresado en este libro

haya ocurr ido en el corto lapso de aproximadamente 30 años. El r ápido desarrollo de la

compaña  que  seguía  a  Cr isto,  debe  capacitar   a  cualquiera  a  aceptar,  sin  forzar  la

imaginación,  la  verdad  de  que  los  144  mil  fueron  escogidos  de  entre  los  israelitas.

Apocalipsis 7:4 nos dice que ellos  fueron sellados “de  todas  las tribus de Israel”. Los

versos  5-8 nombran  cada una de las  tribus de  donde cada parte  de los 144 mil  fueron

sellados.

¿ISRAEL ESPIRITUAL?

 ¿Pueden los  144  mil  estar considerados como un  pueblo  espiritual? Es  verdad

que los tér minos “Israel” y “la circuncisi n” como están usados ocasionalmente en las

epístolas de Pablo, pueden referir se a los Gentiles creyentes (Romanos 2:28,29; Gálatas

3:29; 3:26,28).

IGLESIA DE DIOS, GUATEMALA, C.A.

Si desea mayor información visite www.iglesiadedios.org.gt

El sitio oficial de la Iglesia de Dios en Guatemala.

 Página 2

 Estos  mismos  términos  son  también  usados  para  designar  exclusivamente  la

descendencia carnal de Abraham. Está claramente indicado en las Escr ituras ya citadas.

Por  favor  revise  Romanos  1:16;  2:9-10;  Hechos  13:45-46  y  pasajes  similares.  Esto

puede no tener sentido, a menos que las expresiones “Judío” y “Gentil” sean entendidas

literalmente.

 Lo mismo es ver dad en los pasajes proféticos en cuestión. El Señor nos dice en

Apocalipsis 7:4 que los 144 mil son de “todas las tribus de los hijos  de Israel..” El verso

9  menciona  la  innumerable  compa ía  de  todos  los  pueblos,  gente,  linajes  y  lenguas”

Sería  difícil  insistir que estos dos  versos  hablan  del  mismo  grupo. Ambos grupos son

Israel espiritual. Los 144 mil son una parte de los Espir ituales hijos de Israel. 

DETENIENDO LOS 4 VIENTOS

 La  profecía  habla  de  4  ángeles  “…deteniendo  los  4  vientos  de  la  tierra”

( Apocalipsis  7:1).  Otro  ángel  ordena  a  los  vientos  que  se  detengan  “… hasta  que

señalemos a los siervos de nuestros Dios en sus frentes” (Apocalipsis 7:3). Es evidente

que  los vientos en la pr ofecía bíblica simbolicen disturbios, disputas y  guerras (Daniel

7:2; Jeremías 25:32). “Refrenar  los vientos”sugiere un tiempo de paz ¿Cuánto tiempo de

paz  disfrutar emos  en  este  siglo?  ¿No  son  estos  días  de  angustia  de  naciones  con

estruendo del mar y de sus ondas? Difícilmente proveen el clima político descrito en la

Biblia que debía predominar cuando los 144 mil fuesen sellados.

 Los  primeros  días  de  la  Era  Cristiana  propor cionan  un  mejor  ejemplo  de

verdadera  tranquilidad.  Durante  el  reinado  de  Augusto  César  el  templo  de  Júpiter

(siempre lo abrían durante la guerra y lo cerraban en tiempo de paz) fue cerrado, lo cual

significaba  que  Roma  estaba  entonces  en  paz  con  todos  sus  dominios.  Este  templo

“estuvo  cerrado  solamente  3  veces  a  lo  largo  de  700  años”.  (Enciclopedia

Americana).Y  precisamente  durante  el  reinado  de  Augusto  César  que  Cristo  nació

(Lucas 2:1). En ese tiempo el supremo dominio de los Césares ya había llevado la paz a

todo el mundo romano.

 “Dentro de aquellas fronteras (romanas) habían prevalecido grandes bendiciones

de la autoridad r omana, “La paz romana… No puede cuestionarse de que por lo menos

durante  dos  siglos  el  total  de  esta  extensa  región  disfrutó  de  un  reinado  de  paz  y

seguridad, tal como nunca había sido antes y nunca había sido desde entonces… En los

caminos tú podías viajar de Jerusalem a Roma, o de Roma a Cádiz, sin tener temor del

enemigo…” (Vida en el Mundo Romano de Ner n y San Pablo, páginas 9 y 10, por T.G.

TUCKER).

LA PUREZA DE LOS PRIMEROS FRUTOS

  Se dijo que los 144 mil fueron vírgenes: “estos son los que con mujeres no son

contaminados”,  y  que  ellos son “sin  mácula  delante  del  trono de Dios” ( Apocalipsis

14:4,5) . Esto nos permite ver la pureza de la iglesia pr imitiva.

IGLESIA DE DIOS, GUATEMALA, C.A.

Si desea mayor información visite www.iglesiadedios.org.gt

El sitio oficial de la Iglesia de Dios en Guatemala.

 Página 3

  En  la  profecía,  las  iglesias  se  simbolizan  como  mujeres.  Ser  manchados  con

mujeres, en este contexto, se referiría a una adopción con cualquier otra iglesia diferente

a  la  iglesia  primitiva.  Desde  que  la  nación  de  Isr ael  constituyó  la  iglesia  durante  el

tiempo  del  antiguo  pacto,  un  Judío  convertido  al  cristianismo  mantendr ía  su  lugar

intacto  dentro  de  la  iglesia  primitiva,  no contaminándose  con  doctrinas  y  costumbr es

anticristianas. Una vez más podemos observar cómo claramente estas características se

ajustan a  los  convertidos  de  entre  los  israelitas  cuando  fue predicado el Evangelio  al

principio.

CONCLUSIÓN 

  Intentar  identificar  la  corriente  de  los  movimientos  religiosos  con  el

señalamiento de los 144 mil, sugiriendo que algunos de este númer o están en  vigencia

actualmente,  no  encuentra  apoyo  en  la  Biblia.  Pensar  así  es  tener  un  entendimiento

confuso respecto a un asunto simple y claro.

 Apocalipsis 7 enseña que estos 144 mil fueron tomados de las tribus de los hijos

de Israel, 12 mil de cada tribu. Apocalipsis 14 nos dice que ellos son los primeros frutos

y  que  no  fueron  contaminados  con  mujeres  “Jacob  siervo  de  Dios  y  del  Señor

Jesucristo, a  las doce  tribus que están esparcidas,  salud. El,   de su  voluntad nos ha

engendrado  por  la  palabra  de  verdad,  para  que  seamos  primicias  de  sus  criaturas”

(Santiago 1:1,18).

 El Evangelio  fue  enviado pr imero  a  los de  la  casa  de  Isr ael  y  el  libr o de Los

Hechos  muestra  la  actitud  de estas multitudes  hacia  ese Evangelio.  Este es  un  grupo

selecto. Fue formado por aquellos que vencieron la actitud cínica y el  escepticismo de

sus guías religiosos y parientes, recibiendo la justicia  que  es  por  la fe. Bendito sea el

Eterno Dios por ello.

IGLESIA DE DIOS, GUATEMALA, C.A.

Si desea mayor información visite www.iglesiadedios.org.gt

El sitio oficial de la Iglesia de Dios en Guatemala.

 

 

Tags: