Inicio | Temas Bíblicos |Leia a Biblia Leia a Bíblia | Post´s em Espanhol |Doações |Contato
Esta é a vida eterna: que te conheçam, o único Helohim verdadeiro, e a Yeshua o Messias, a quem enviaste. JOÃO 17:3
faceicon
¿SE HA PERDIDO EL TIEMPO CON RELACION AL SABADO?

¿SE HA PERDIDO EL TIEMPO CON RELACION AL SABADO?
¿Es posible probar hoy cual día de la semana es el mismo SEPTIMO día que DIOS bendijo y lo santifico en la creación? ¿Se ha perdido el tiempo con el paso de los años? ¿Ha sido el calendario cambiado? ¿No fueron diez días quitados del calendario en una oportunidad? ¿No se gana un día o se pierde un día cuando viajamos alrededor del mundo? Además, ¿Qué hay del día largo de JOSUE? ¿No cambio esto el ciclo semanal? ¿Cómo podemos saber que el nombre SABADO, el actual nombre del séptimo día de la semana fue colocado en el lugar del séptimo día de acuerdo al calendario Judío?
Para todas estas preguntas hay respuestas definitivas y muchas líneas de ¡PRUEBAS POSITIVAS! La Palabra de Dios dice “probad todas las cosas…” investiguemos y encontremos los hechos y la verdad.
CAMBIOS EN EL CALENDARIO
El calendario que tenemos en uso, el calendario romano ha sido cambiado, pero en estos cambios no se tocó el ciclo semanal. El calendario actual fue al principio llamado el calendario Juliano, porque se originó n el tiempo de Julio Cesar, en el año 46 A.C.,–varios años antes del nacimiento d Cristo – más tarde el papa Gregoriano ordeno que se cambiara y des de entonces se le ha llamado calendario Gregoriano.
El calendario Juliano era imperfecto, insertaba años bisiestos muy frecuentemente. Cuando ese calendario se diseñó se su ponía que el año tenía 365 días y un ¼ de día o sea 365 ¼. Para resolver el problema de este cuarto de día al mes de febrero, cada 4 años. Más tarde se supone que el año tiene 12 minutos y 14 segundos menos. En consecuencia, en el tiempo el papa Gregoriano, el calendario se había distanciado 10 DIAS de la estación del año.
Por lo tanto, el equinoccio de verano caía el 11 de marzo vez de caer el 21 de marzo.
Para corregir esto se suprimieron u omitieron 10 días del calendario. Pero se omitieron solo del número de días del mes y no del número de días de la semana.
Un hombre llamado Lilius fue el que propuso el método que se adoptó para hacer el cambio. En la enciclopedia católica (edición de 1910, volumen 9, página 251, en el artículo “Lilius” está la explicación de este cambio. “así se hicieron todas las propuestas imaginables; solo una idea nunca se mencionó, alterar la semana de siete días”.
También en la enciclopedia católica, edición 1910, volumen 3, página 740 en el artículo “cronología”, se lee “es de notarse que en el periodo cristiano, el orden de los días de la semana nunca se ha interrumpido. Así, que cuando Gregorio XIII reformo el calendario en 1582, el jueves 4 de octubre fue seguido por el viernes 15 de octubre. Así que en Inglaterra el año 1752 el miércoles 2 de septiembre fue seguido por el 14 de septiembre”.
Así que para que el lector pueda clara mente entender y ver como se modificó el calendario, reproducimos abajo el calendario actual. El cambio fue echo en España, Portugal e Italia en 1582.
Aquí el calendario de octubre de 1582.

Usted notara como fue que se suprimieron y omitieron diez días. Un día fue el 4 Y el siguiente fue el 15 de octubre. Pero el 4 fue jueves y el 15 fue viernes. Para hacerlo todavía más claro, el 29 de septiembre de ese año fue un sábado y el 30 fue domingo, el 1 de octubre fue lunes, el dos fue martes, el 3 fue miércoles, el 4 fue jueves, y el día siguiente fue viernes. Pero este viernes no fue 5, sino fue 15, y el siguiente día fue sábado 16. Así que en realidad el sábado 16 fue solamente una semana de 7 días des pues del sábado anterior que fue 29 de septiembre. Hubo exactamente 7 días, 7 atardeceres de uno a otro sábado. El cambio en el calendario DE NINGUNA MANERA DE NINGUN MODO CAMBIO EL SABADO, o la secuencia o sucesión u orden de los días de la semana.
Cuando el papa ordeno el cambio del calendario, los países ingleses se opusieron. Los ingleses continuaron con el viejo calendario juliano hasta el año 1752. Y mientras las fechas de los días del mes era diferente, aun así los mismos que en Roma. Las personas que guardaban el sábado en Inglaterra, guardaban el mismo sábado que se llamaba sábado en Roma.
Los que guardaban el domingo, guardaban el mismo día tanto en Roma donde el calendario había sido cambiado, como en Londres, Inglaterra, donde no había sido cambiado. Los países Ingleses cambiaron el calendario en 1752. Para ese tiempo ya era necesario suprimir once días. El cambio fue hecho en septiembre de la manera siguiente.

En Rusia, el calendario no se cambió sino hasta en el año 1918. En ese año el día que nosotros llamamos el 14 de agosto fue para los rusos el día 1 de agosto. Nuestros calendarios se habían distanciado 13 días; sin embargo, en ambos países, el miércoles era el mismo día miércoles. En los dos países el sábado caía en el mismo día de la semana. Des de esa fecha (1918) el calendario se cambió en Rusia. Y sin embargo todavía su domingo es domingo y su sábado es nuestro sábado.
Así, vemos pues que el calendario (Juliano Gregoriano) ha estado en vigencia desde el año 46 a. c. Lo que prueba que nunca ha habido un cambio en el siclo semanal des del tiempo de Cristo has ahora. EL SABADO de hoy es el mismo séptimo día de la semana que se guardaba en el tiempo de Jesucristo. Podemos por lo tanto, estar seguros que nosotros guardamos el mismo día sábado
Que cristo guardo dándonos su ejemplo — el mismo día el cual del dijo “el hijo del hombre es señor también del sábado”.

GANANDO O PERDIENDO
UN DIA AL VIAJAR
ALREDEDOR DEL MUNDO
Hay personas que nos dicen que cierto mandamiento proclamado por la propia voz de Dios a toda su congregación, no se puede real mente obedecer si hacemos un viaje o nos alejamos de nuestra casa ya sea al hacia el este u oriente o en dirección hacia el oeste o poniente. Es el mandamiento que dice: Acordarte has del día sábado, para santificarlo… el SEPTIMO DIA es sábado, para Jehová tu Dios…
¿Cumplió Dios tanto este mandamiento, que se requiere un astrónomo para decirnos como obedecerlo? Algunos que no se ponen a pensar, les parecerá, que usted pierde un día si viaja al oeste alrededor del mundo, o que ganara un día si usted viaja hacia el este. Pero este perder o ganar es solo aparente; no es real.
Pensemos que pasaría si fuera real.
Imaginemos dos hermanos gemelos, uno viajando hacia el oeste alrededor del mundo y el otro viajando hacia el Este. Si uno de ellos real mente ha perdido un día mientras el otro gano un día entonces de un tal viaje, uno llegaría a ser más viejo que su hermano gemelo. Si ellos hicieran suficientes viajes ¡Uno de ellos con el tiempo llegaría a ser tan viejo como para ser padre de su propio hermano gemelo! Esto es ridículo, pero ilustra el punto.
Cuando una persona viaja, sus días no son de igual duración. Por ejemplo: un hombre que viaja de san francisco a Nueva York en un día encuentra que es te día en particular (por lo menos para el) dura o tarda solamente 21 horas porque el sol se oculta o se pone tres horas antes en Nueva York que en San Francisco. Hay tres horas de diferencia en el tiempo entre las dos ciudades. Si ese hombre, regresara a San francisco del mismo modo que viajó, se dará cuenta que su viaje de regreso será de 27 horas de duración. En otras palabras si él sale de San Francisco a las 5:00 A.M. y llegara a Nueva York exactamente 12 horas más tarde, su reloj marcara las 5:00 P.M; pero todos los relojes en Nueva York marcaran las 8:00 P.m. para computar el tiempo como la gente lo hace allí, él tendrá que adelantar su reloj tres horas. Si el continuara viajando alrededor de la tierra, el tendría que ir cambiando la hora de su reloj hasta el final, él habría agregado 24 horas al retornar a San Francisco. Pero ¿Agrego el en realidad un día a su vida? Por supuesto que no. El único cambio estaría en la forma en que los humanos computamos el tiempo.
La definición correcta de la Biblia para “un día” no son las 24 horas que marcan los relojes hechos por el hombre sino el periodo del tiempo de un atardecer hasta el siguiente atardecer. Un día no se mide por el movimiento de latiera, más el viaje de un hombre sobre la tierra.
Un día termina y otro empieza cuando el sol se pone. (Compárese Marcos 1:32 con Génesis 1:5 y levíticos 23:32) La historia muestra que la costumbre fue terminada y empezar el día a la puesta del sol; hasta unos pocos cientos de años después de cristo.
Vivimos en una tierra redonda y un día se mide por las revoluciones de la tierra sobre su eje en relación al sol.
Puesto que el día sábado principia y ter mina al atardecer (levíticos 23:32)
La historia muestra que la costumbre fue terminar y empezar el día a la puesta del sol; hasta unos pocos cientos de años después de Cristo.
Vivimos en una tierra redonda y un día se mide por las revoluciones de la tierra sobre su eje en relación al sol puesto que el día sábado principia y termina al atardecer (Levítico 23:32)
Nosotros los guardamos aquí cuando el sol se pone aquí, aunque no sea el atardecer en otra parte. El sol se pone 3 horas en Nueva York que en la Costa del pacifico de Estados Unidos: por consiguiente el día Sábado empieza 3 horas antes en Nueva York que en San Francisco en la Costa del Pacifico. Y en Londres el día Sábado empieza 9 horas antes que en la Costa de california, esto de acuerdo con la Guías de Dios PARA Medir el tiempo. La respuesta a todo esto es: NOSOTROS OBSERVAOS EL DIA CUANDO EL DIA VIENE ANOSOTROS. Jerusalén es el lugar donde Jesús guardo el día sábado y nosotros ¡sabemos que él estuvo n lo correcto!
De acuerdo a la forma en que el tiempo es ahora computado, las personas de todo el mundo guardan el sábado, guardan el mismo sábado cuando el sábado les llega a ellos. O sea el día que es y siempre ha sido el séptimo día de la semana en Jerusalén. Esto es por la sencilla razón que la Biblia nos dice que empecemos nuestro sábado al atardecer, y el sol no se pone al mismo tiempo en las diferentes partes de la tierra. Las horas santas del día sábado empieza en China varias horas antes que en Jerusalén del mismo modo en América varias horas antes que en Jerusalén. Para todos los guardadores del sábado en cualquier parte de la tierra guardan el mismo día al llegar el día a cada uno de ellos.
EL LARGO DIA DE JOSUE

En el capítulo decimo del libro de Josué se encuentra la relación de Josué pidiendo que el sol y la luna se detuvieran para que el día se prolongara. Este pedido a Dios era para que el pueblo de Israel tuviera tiempo para terminar de derrotar a sus enemigos en aquella batalla. El sol estaba a punto de ponerse detrás de un montaña y ya se podía ver la luna brillando sobre un valle. La biblia dice: “El sol se paró en medio del cielo y no se apresuró a ponerse casi un día entero” Josué 10:13. Algunas personas han enseñado que esto hizo 2 días cambiando a si el ciclo semanal
Finalmente se puede demostrar que tal línea de razonamiento es completamente falsa. Cuando el sol se detuvo se hizo un día largo y no dos días. Si el día fue martes continuo siendo martes hasta que finalmente el sol se puso por que los días de Dios son de la puesta del sol a la puesta del sol. Y sin ir más lejos el siguiente versículo (Josué 10:14) dice: “Y nunca fue tal día antes ni después de aquel” fue UN DIA LARGO justamente un día de la semana y verdaderamente no cambio el ciclo semanal.

Ir más allá del tiempo de cristo porque si el día largo de Josué en realidad altero el ciclo semanal; entonces Jesús guardo el día equivocado de la semana y no el verdadero séptimo día. Pero nosotros sabemos que Jesús sabía cuál era el día correcto. El guardo el Sábado verdadero, y el registro del calendario prueba que el sábado de hoy es el verdadero mismo que Jesús guardo.
DIOS REVELO EL SABADO DE LA CREACION A ISRAEL
En los días de Moisés, dios revelo el verdadero sábado de la creación a todos los hijos de Israel. Ellos habían estado 400 largos años en servicio y esclavitud en Egipto. Allí a ellos no se les había permitido tener ninguna adoración o servicio religioso. Ellos no tenían biblia, ninguna sagrada escritura y ningún mandamiento de Dios. Quizás hasta habían perdido los registros donde llevaban las cuentas del tiempo y no sabían cuan era el verdadero sábado.
En el desierto llamado Sin, os semanas antes de legar a Sinaí, refunfuñaban y se quejaban de la falta de alimento. El Señor dijo: “Y Jehová dijo a Moisés: he aquí yo os hare llover pan del cielo; y el pueblo saldrá y recogerá pan para cada día para que yo pruebe si anda en mi ley, o no (Éxodo 16:4)
Esto que tiene que ver con el asunto de si la gente guardaría la LEY de Dios o no, y la desobediencia tenía sus consecuencias, como notaremos en breve. Moisés y Aarón a todos los hijos de Israel: en la tarde sabréis que Jehová os ha sacado de la tierra de Egipto, y a la mañana veréis la gloria de Jehová; porque él ha oído vuestra murmuraciones contra Jehová; porque nosotros, ¿Qué somos, para que vosotros murmuréis contra nosotros? Dijo también Moisés: Jehová os dará en la tarde carne para comer, y en la mañana pan hasta saciaros; por que Jehová ha odio sus murmuraciones con que habéis murmurado contra El; porque nosotros ¿Qué somos? Vuestras murmuraciones no son contra nosotros sino contra Jehová y dijo Moisés a Aarón: di a toda la congregación de los hijos de Israel: acercaos, a la presencia de Jehová por que él ha oído vuestra murmuración y hablando Aarón s toda la congregación de los hijos de Israel, miraron hacia el desierto en la nube. Y Jehová hablo a Moisés, diciendo yo he oído sus murmuraciones de los hijos de Israel; háblales, diciendo al caer la tarde comeréis carne y por la mañana os saciareis con pan, y sabréis que yo soy Jehová vuestro Dios. Y venida la tarde, subieron codornices que cubrieron el campamento; y por la mañana descendió roció en derredor del campamento (Éxodo 16:6-13)
Cada día la gente juntaba suficiente para sus necesidades, nadie tenía necesidad para más, nadie guardaba nada, porque si trataban de guardar algún mana sobrante para el día siguiente, este se llenaba de gusanos. Sin embargo, el día sexto el doble mana caía del cielo y todos ellos juntaban el doble para sus necesidades. Entonces, Jehová dijo: “… mañana es el santo sábado el reposo de Jehová…” (Éxodo 16:23). La porción Doble que ellos recogían el sexto día se conservaba hasta el sábado y no criaba gusanos ni apestaba.
Sin embargo, en el día séptimo algunas personas debieron haber pensado que el tiempo se había perdido. Ellas estaban como algunas gentes modernas que no estaban seguras que el día es el sábado o si eso hace alguna diferencia. Se fueron a recoger mana el séptimo día, “… y no hallaron…” (Éxodo 16:27). ¡Ese día Dios no envió nada! Por medio de tres milagros Dios nos mostró CUAL DIA es el verdadero sábado de la creación.
El tiempo no se pudo haber confundido o perdido bajo el estricto régimen de Moisés o sea entre la experiencia desierto y el tiempo de Cristo. Hemos demostrado que el día largo de Josué fue JUSTAMENTE SOLO UN DIA, y que no cambio el registro del tiempo en ninguna manera. Y así llegamos al tiempo de Cristo sabiendo hasta para entonces el tiempo no se había pedido.

LOS JUDIOS TREMENDA EVIDENCIA
Bueno, si aceptamos que Jesús puso el ejemplo apropiado, y que el guardo el verdadero séptimo día, entonces no tendremos ya ninguna otra dificultad.
Note que el día que Jesús guardo COMO ERA SU COSTUMBRE (Lucas 4:16) era el mismo día que guardaban los judíos, porque ellos estaban teniendo sus servicios religiosos en la sinagoga (Lucas 4: 17-20)
Aproximadamente 23 años después de estos los judíos fueron dispersados en todas las naciones de la tierra. Desde ese tiempo hasta ahora en todas las naciones. Hoy en día ellos están regresando a unirse en su país. Pero a través de la edad media, los judíos en China no tenían forma de comunicarse con los judíos en África, los judíos en Europa no tenían medios de comunicación con aquellos de otra parte del mundo. No obstante, hoy con medios de comunicación en todo el mundo no vemos que los judíos estén confundidos. Si la cuenta del tiempo se hubiera pedido. Los judíos de una parte del mundo estarían observando un día y los judíos de otra parte están guardando otro día. Pero en todas 0partes, EN TODAS LAS NACIONES DE LA TIERRA, encontramos que los judíos han estado guardando EL MISMO, IDENTICO DIA, el día al que ellos llamaban sábado el VERDADERO SABADO.
Los judíos son el milagro de la historia, y los judíos es otra prueba de que nosotros no hemos perdido el sábado. Pregúntele a cualquier judío ortodoxo de hoy si él ha perdido su verdadero sábado. Tal pregunta le parecerá cuestión sin sentido. ¡El judío no tiene dudas!
Y desde otro punto de vista ¿porque podíamos haber perdido el tiempo? ¿Cómo podría haberse perdido? Deténgase y piense.
Una persona podría despertase algún día sábado en la mañana y pensar que era viernes y así espera hasta el domingo para guarda su sábado. Pero para que el tiempo se perdiera, no solo un hombre sino CADA UNA DE TODAS LAS PERSONAS. En su pueblo o cuidad cada persona en cada provincia, municipio o país todas las personas de todas las naciones de la tierra tendrían que despertarse de la misma mañana con la misma alucinación. ¿Cree usted que eso sería posible? Espero, que si usted cree que el tiempo de ha perdido, eso es lo que usted está creyendo que paso.
Hemos presentado la prueba de la historia, la prueba del calendario y la prueba del pueblo judío quienes a través de os siglos han perseverado el séptimo día sábado que guardamos Jesús y sus apóstoles. Todo esto prueba que el tiempo no se ha perdido, hoy los cristianos de todo el mundo todavía pueden identificar y guardad el santo sábado de Dios.
Acodarte has del día de reposo para santificarlo: porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar y todas las cosas que ellos hay, y reposo el séptimo día; por tanto Jehová bendijo el día sábado y lo santifico (éxodo 20:8-11)
Jamás se ha perdido el ciclo semanal lo único que se ha alterado es la forma de numérica nunca la semana.

IGLESIA DE DIOS DEL SEPTIMO DIA

Tags:

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *