Pix.: 22992540111 (Qualquer ajuda é bem Vinda. Gratidão)
Inicio | Temas Bíblicos |Leia a Biblia Leia a Bíblia | Post´s em Espanhol |Doações |Contato pt Portuguese
Esta é a vida eterna: que te conheçam, o único Elohim verdadeiro, e a Yeshua o Messias, a quem enviaste. JOÃO 17:3
faceicon
LAS FORMAS CORTAS DEL NOMBRE SAGRADO

LAS FORMAS CORTAS DEL NOMBRE SAGRADO

El nombre sagrado o también llamado tetragrámaton consta de cuatro letras hebreas יהוה transliterándose como Yahweh, este nombre consta de dos formas hipocorísticas o abreviadas las cuales son יה (transliterándose Yah) y יהו (transliterándose Yahw) la primer forma se denomina forma bilítera porque consta de las primeras dos letras hebreas del nombre, y la segunda se denomina forma trilítera porque consta de las primeras tres letras hebreas del nombre, en el caso de la forma bilítera la podemos encontrar al final de algunos nombres teofóricos (se denominan nombres teofóricos a todo nombre propio que lleva el nombre sagrado) como עדיה (transliterándose AdaYah) y de algunas palabras como הללויה (transliterándose HaleluYah), en el caso de la forma trilítera la podemos encontrar al principio y al final de algunos nombres teofóricos como יהוסף (transliterándose Yahwsef) y ישעיהו (transliterándose YeshaYahw).

Existen otras formas del nombre sagrado pero estas son tardías, lo que quiere decir que no fueron dadas desde el plano divino sino nacieron por la evolución del hebreo y estas son יו (transliterándose como Yo) y יהו (transliterándose como Yeho), la forma יו data de los siglos VIII y VII A.E.C. pero esta forma no se pronunciaba como Yo sino como Yaw y esto lo confirma Anson Rainey, profesor de Cultura Antigua y del Cercano Oriente y de Lingüística Semítica en la Universidad de Tel Aviv:

“El componente teofórico en los nombres personales israelitas del norte, escrito -YW en los textos epigráficos, nunca se pronunció -YO! La W final no se utilizó como marcador de una vocal O final hasta el período postexílico. En los siglos VIII y VII, cuando tenemos estos nombres personales terminados en -YW, la W era una consonante y la pronunciación era -yaw (o yau). Así que cualquiera puede ver que la diferencia entre -yaw del norte y -yahu del sur no es tan grande, sobre todo porque la -h- en la forma del sur era bastante débil.”
(Anson Rainey (septiembre-octubre de 1994) «How Yahweh Was Pronounced». Biblical Archaeology Review.)

Lo que quiere decir es que la forma Yo no existía antes del exilio a Babilonia, pero entonces ¿Cómo evolucionaron las formas tempranas Yah y Yahw a las formas tardías Yeho y Yo?:

“La forma yeho resultó de la reducción de ‘a’ a ‘e’ y luego de la contracción dentro de la sílaba final, y yô surgió a través de la elisión de h en aha a, el yaw resultante luego se contrajo a yô.”
(Extracto de Keion Sampson – Freedman, Anderson, and Forbes 1992: 173; Freedman and O’Connor 1986: 501.)

Por lo que:

“PERIODO PREEXILICO: Por consiguiente, a partir de algún momento después del periodo de la monarquía dividida, el rechazo del culto a Yahweh vio la modificación concurrente de una antigua forma abreviada del Nombre Sagrado cuando se componía en nombres personales (yahw). Esta modificación ya no indicaba la abreviación de la forma de este imperfecto causal, sino una forma mutilada (yaw). Esta modificación se originó en el norte de Israel. Yahûdāh (propiamente dicho) mantuvo en un principio la forma antigua del nombre abreviado, pero con el tiempo se vio influenciado por las prácticas onomásticas del norte de Israel después de que la familia real del norte se mezclara con la del sur. Sin embargo, esto no se mantuvo, ya que Yahûdāh volvió posteriormente a su antigua práctica a partir de algún momento posterior del siglo VIII y hasta el exilio de Judea. No se sabe hasta qué punto estos desarrollos onomásticos fueron influenciados por las instituciones monárquicas, pero especialmente en el caso de los cambios iniciales realizados en el norte de Israel al yaw y luego más tarde en Yahûdāh también parece ciertamente a priori lo más probable. Ahora hay que darse cuenta de que todas las apariciones de yw- (y de -yh para el caso) en los textos bíblicos preexílicos son revisiones posteriores, resultantes de desarrollos ideológicos religiosos posteriores (véase más adelante). Las formas pre-exílicas en esos textos eran originalmente -yahw- en posiciones iniciales y finales, ya que las obras literarias eran productos del reino del sur.”
(Keion Sampson (octubre 2015) en THE NAME OF יהושע : A REEXAMINATION OF THE FORM OF THE SACRED NAME COMPOUNDED IN PERSONAL NAMES IN ITS RELIGIOUS CONTEXTS)

Por lo tanto, las formas Yeho y Yo son formas tardías que nacieron posterior al exilio y no existe ninguna evidencia arqueológica ni histórica de su existencia antes del exilio, en cambio las formas Yah y Yahw son formas abreviadas tempranas del nombre sagrado que si existen aun antes del exilio y que se utilizaban al principio y al final de los nombres teofóricos.
#LaVerdadBíblica

Tags: