Inicio | Temas Bíblicos |Leia a Biblia Leia a Bíblia | Post´s em Espanhol |Doações |Contato pt Portuguese
Esta é a vida eterna: que te conheçam, o único Elohim verdadeiro, e a Yeshua o Messias, a quem enviaste. JOÃO 17:3
faceicon
1a Corintios 9:27

1a Corintios 9:27 Si algún incrédulo os invita, y queréis ir, de todo lo que se os ponga delante comed, sin preguntar nada por motivos de conciencia.

Interpretación tradicional: El creyente tiene libertad absoluta de comer de todo lo que se le ofrezca.

Verdadero entendimiento: Nuevamente, igual que en el análisis del versículo anterior, el tema no es la comida sino la idolatría. El creyente no debía indagar si la carne había sido ofrecida previamente en sacrificio a algún ídolo.

Comentario: Los creyentes en Corinto sabían que no había muchos dioses, ellos conocían Dt. 6:4 que dice que Dios es uno, que por lo tanto la creencia de una multitud de dioses era una falacia. Pablo, lo repetimos nuevamente, no está abrogando las leyes dietéticas, un mandamiento dado por Dios, no hay hombre que pueda abrogarlo. En ningún momento se dice aquí que se transgreda la dieta bíblica o se autorizando a hacerlo. Antes que nada el creyente debe considerar el aceptar o no una invitación tomando en cuenta que puede ser de tropiezo para él o para otros más débiles. En el caso de que se le ofreciera una carne, no debía preguntar si había sido sacrificada a los ídolos y antes de comerla considerar los dos requisitos: que estuviese permitido por la Palabra y orar por ella dando gracias a Dios (porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado 1ª Tim. 4:5).

Ahora, qué sucedería si se te ofrece algo que no está permitido por la Palabra pero sabes que el rechazarlo sería una ofensa muy grave, creo que yo no podría decirte qué sería lo mejor hacer, pero creo a expensas de lo que te dicte el Espíritu Santo que se debe considerar antes que nada la obediencia a lo que está Escrito y explicarle con amor y con la Palabra a la gente porque no se puede comer, pero si aún así no se puede hacer esto último, que sea por que realmente estamos aplicando la primera regla de interpretación que dicta que se puede dejar de obedecer un mandamiento con tal de cumplir uno más importante, evaluar las prioridades y si por rechazar esa comida puede ser que se cierren definitivamente las puertas para hablarle más de la Palabra entonces es mejor aceptarla, considerando que esa persona

114

poco a poco irá aprendiendo y se le podrá explicar acerca de lo que enseña la Biblia referente a la alimentación, “mejor es que se borre una letra de la ley y no que después sean borradas todas”.

Por último no podemos dejar de considerar lo que dicen los versículos 31 y 32 Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios. No seáis tropiezo ni a judíos, ni a gentiles, ni a la iglesia de Dios; no podemos pensar que transgredir lo que Dios nos dice en su Palabra concerniente a los alimentos le glorifique, además de que será de tropiezo sin duda para los judíos. No podemos decir “Señor espero que esta desobediencia a Tus mandamientos te glorifique y bendice estos alimentos” la desobediencia jamás va a glorificar a Dios.

 Todas las citas tomadas de la versión Reina-Valera revisión 1960, excepto que se indique.

Trabajo realizado por Omar Morado de la Paz, basado en textos y estudios de R. Moshé Koniuchowsky, José Antonio Sánchez Vilchis, Diego Ascunce, Dan ben Abraham y Mijael Avila, con la colaboración de José Antonio Sánchez Vilchis, Omar Calderón Escalona, Froilán Jesús Neri Gómez, Daniel Calderón Escalona e Ivette Poumián Sagardi.

Dudas o comentarios: escribir a omarbiblia@amen-amen.net., moradoomar@yahoo.com.mx o consultar la página en internet www.aprendizajebiblico.org, en la que también está disponible gratuitamente este libro.

 

Tags: