Inicio | Temas Bíblicos |Leia a Biblia Leia a Bíblia | Post´s em Espanhol |Doações |Contato pt Portuguese
Esta é a vida eterna: que te conheçam, o único Elohim verdadeiro, e a Yeshua o Messias, a quem enviaste. JOÃO 17:3
faceicon
El retorno de Israel a su tierra

El retorno de Israel a su tierra

Yahweh tiene un pacto con su pueblo, según lo confirma el profeta Jeremías, “Y haré con ellos pacto eterno, que no tornaré atrás de hacerles bien, y pondré mi temor en el corazón de ellos, para que no se aparten de mí” (Jeremías 32:40). Los Yahwistas Mesiánicos debemos saber lo siguiente: Que aunque el pueblo de Israel fue esparcido por toda la tierra a causa de su pecado, hay una promesa por parte de Yahweh que un día los regresará a sus tierras; Que Jerusalén, la capital del estado de Israel, sería hollada por las gentes hasta que el tiempo de las gentes sea cumplido; y, habiéndose cumplido esa profecía, el pueblo de Israel está regresando a sus tierras.

En Deuteronomio 28:64, dice, “Y te dispersará Yahweh por entre todos los pueblos del uno al otro cabo de la tierra”. Añade Jeremías 32:37-38, “He aquí que los reuniré de todos los países en que los dispersé en mi cólera, en mi indignación y en mi furor, y los haré volver a este lugar para que en él habiten seguros. Ellos serán mi pueblo y yo seré su Poderoso.

Lo que Yahweh haría por su pueblo en los últimos días es algo que se está viendo en nuestros días. El día 15 de mayo de 1948, Israel fue reconocido nuevamente como una nación, dando cumplimiento así a las profecías ya citadas. Desde ese tiempo para acá, vemos que esta nación que estuvo esparcida entre las gentes por más de dos mil seiscientos años, vuelve a ocupar un lugar de distinción entre las naciones de la tierra.

Respecto a la antigua ciudad de Jerusalén, Yahshúa dijo en una de sus profecías que “sería hollada por las gentes hasta que el tiempo de las gentes sea cumplido”. El Apóstol Saulo aclaró que “el endurecimiento vino a una parte de Israel hasta que entrase la plenitud de los gentiles, y entonces todo Israel será salvo” (todo el que acepte a Yahshúa será salvo) (Romanos 11:25-26). Esta profecía tuvo un asombroso cumplimiento en nuestros días cuando en la guerra de Israel con los estados árabes, conocida como la guerra de los seis días, Israel reconquistó la ciudad de Jerusalén la cual estuvo bajo el dominio de las gentes hasta el 6 de junio de 1967. Las tropas israelíes se la arrebataron al rey de Jordania con la firme determinación de no volver a dejársela quitar jamás.

Desde esa fecha en adelante ha habido un despertar religioso y patriótico entre todos los judíos dispersos, lo cual ha motivado a muchos de ellos a regresar a la tierra de sus ancestros padres a fin de colonizar las ciudades arruinadas y labrar los campos de agricultura que por tantos siglos habían permanecido abandonados. Ya se vislumbra en el horizonte el cumplimiento de la profecía de Miqueas 4:1-2: “Y acontecerá en los postreros días que el monte de la casa de Yahweh será constituido por cabecera de montes y más alto que los collados y los pueblos correrán a él. Y vendrán muchas gentes, diciendo: “Venid, subamos al monte de Yahweh, a la casa del Eterno de Jacob; que nos enseñe sus caminos para que marchemos por sus sendas, pues de Sión saldrá la Ley y de Jerusalén la palabra de Yahweh”.

Desde 1948 en adelante, la nación de Israel ha venido ocupando uno de los primeros lugares en el mundo de las noticias mundiales. Se puede decir sin lugar a dudas que los ojos de todas las naciones están puestos firmemente sobre esta nación que después de estar cautiva y oprimida por gobiernos extranjeros por más de dos mil seiscientos años, ha logrado su libertad, y ahora ocupa la atención y consideración de la mayoría de las naciones de la tierra. Todo esto nos señala el pronto cumplimiento de las últimas profecías dadas por Yahweh a través de sus profetas. El cumplimiento de estas profecías nos encamina al establecimiento del reino de Yahweh aquí en la tierra a través de su Hijo Yahshúa, el Mesías prometido.

Hoy, nuestros ojos ven cómo millares de Israelitas siguen emigrando hacia su tierra natal según lo profetizó Sofonías diciendo: “En aquel tiempo os traeré y entonces os congregaré y os haré objeto de gloria y alabanza, entre todos los pueblos de la tierra, cuando yo haga volver ante vuestros ojos a vuestros cautivos dice Yahweh” (Sofonías 3:20). No importa cómo sea, no importa lo lejos que estén, Yahweh ha determinado que los traerá en sus alas.

Debemos enfatizar que ya en Israel se adoptó el hebreo como la lengua oficial del estado israelí. Según los informes, se están solicitando maestros de ese idioma para enseñarle a hablar la lengua hebrea a todos los israelitas que siguen emigrando hacia esa tierra. Todo esto nos señala que ya empezó a cumplirse la promesa de sanar la lengua de Israel; lo que nos indica que la venida de Yahshúa esta cerca.

Uno de los errores crasos de la “cristiandad” es decir que Yahweh ha desechado a su pueblo Israel como nación y que ahora solamente trata con la “iglesia”. En Romanos 11:1 encontramos una aclaración categórica sobre este particular. Yahweh está intercediendo ahora por Israel que es el descendiente de la raza de Jacob, no por ser ellos una nación mejor que nosotros, ya que ellos han profanado el nombre de Yahweh; si no porque Yahweh es fiel en cumplir lo que prometió, tanto a Abraham como a Isaac y a Jacob.

Fundamento Escritural

Todas las naciones serían benditas por causa de Israel. Génesis 12:3

El dispersamiento de Israel fue por permisión de Yahweh. Deut. 28:64

Yahweh prometió hacerlos volver a su tierra. Jeremías 32:37-38

La ceguera espiritual de Israel permitió la plenitud de los gentiles. Rom. 11:25-26

En los días postreros la Casa de Israel alcanzará prominencia. Miqueas 4:1-2

Jerusalem alcanzará la paz. Salmo 122:6

Yahweh guardará a Israel como el pastor a su rebaño. Jerem. 31:10

Yahweh hará con Israel pacto eterno. Jerem. 32:40

Tags: