Inicio | Temas Bíblicos |Leia a Biblia Leia a Bíblia | Post´s em Espanhol |Doações |Contato pt Portuguese
Esta é a vida eterna: que te conheçam, o único Elohim verdadeiro, e a Yeshua o Messias, a quem enviaste. JOÃO 17:3
faceicon
Hechos 10:9-15

Hechos 10:9-15 Al día siguiente, mientras ellos iban por el camino y se acercaban a la ciudad, Pedro subió a la azotea para orar, cerca de la hora sexta. Y tuvo gran hambre, y quiso comer; pero mientras le preparaban algo, le sobrevino un éxtasis; y vio el cielo abierto, y que descendía algo semejante a un gran lienzo, que atado de las cuatro puntas era bajado a la tierra; en el cual había de todos los cuadrúpedos terrestres y reptiles y aves del cielo. Y le vino una voz: Levántate, Pedro, mata y come. Entonces Pedro dijo: Señor, no; porque ninguna cosa común o inmunda he comido jamás. Volvió la voz a él la segunda vez: Lo que Dios limpió, no lo llames tú común.

Entendimiento tradicional: Ahora el creyente del Nuevo Pacto puede disfrutar de toda clase de alimentos ya que el Señor mismo los ha limpiado haciéndolos puros.

Verdadero entendimiento: En este pasaje jamás se habla que Dios cambie las instrucciones que Él mismo había dado previamente, Pedro es comisionado a hablarle a los gentiles sin ningún prejuicio acerca del evangelio ya que ahora el Señor los ha limpiado para recibir la Palabra de salvación para todas las naciones.

Comentario: Este pasaje es muy importante porque marca un antes y un después en la vida no sólo de Pedro sino de toda la Iglesia, hasta este momento la predicación del evangelio se había dado mayoritariamente, por no decir únicamente, entre grupos judíos y no realmente entre los gentiles, es en este capítulo en el que se da el primer contacto directo entre grupos de creyentes judíos y gentiles después de la ascensión de Jesús y que después sería el común denominador al incorporarse Pablo al cuerpo de creyentes. El comisionado para esto es Simón,

102

al que se le había dicho que se le darían las llaves del reino, al que Jesús había puesto por sobrenombre Pedro y le llamaba Simón hijo de Jonás, dando con esto también a entender el rol profético que tendría en el ministerio.

Debemos entender primero porqué a Pedro es dada esta visión para comprender porque este pasaje es una metáfora sobre los gentiles y gente de toda tribu, lengua y nación y no sobre los alimentos. Como previamente mencionamos a Pedro se le decía Simón hijo de Jonás, y no porque su padre se llamara así, sino porque su misión sería semejante a la que tuvo el profeta Jonás, como datos interesantes en este capítulo encontramos a Pedro en el mismo lugar donde se encontraba Jonás cuando huyó después de ser comisionado para llevar la salvación a los gentiles asirios (Jope) un puerto por el que ingresaba todo tipo de pescados a Israel; ambos eran galileos; así como Jonás resistió durante un tiempo ese llamado debido a sus prejuicios, lo mismo sucede con Pedro en esta visión; ambos estaban siendo llamados a predicar las buenas nuevas al imperio y las personas que en ese momento los tenían en opresión, los asirios por una parte y los romanos en el caso de Pedro. Entendiendo que la comprensión de la Biblia tiene que ir más allá del sentido literal y que el uso de alegorías respecto a un personaje se usan para entender la misión de otro es común como el caso de José el hijo de Jacob nos muestra en muchas maneras la vida de Jesús, de la misma forma la vida de Jonás nos apunta lo que sería esta misión específica de Pedro.

Ahora bien, el nombre Pedro en el griego Petros significa piedra o piedrecita, pero en hebreo “el rompimiento”, pues se dice que todos los primogénitos pether (abren o rompen) las matrices en Israel, así cuando Jesús le dice que él es Pedro (Mt. 16:18) le está diciendo que el sería el primero o el que abriría las puertas del evangelio a los gentiles de una forma como nunca antes se había visto y no que sería el primer Papa católico. Es por ello que a él específicamente se le da esta visión. También Jesús le dijo que le daría las llaves del reino (Mt. 16:19), indicando con esto no que él sería el poseedor de la salvación y su representante en la Tierra como interpreta la tradición católica, sino que él abriría la puerta del reino para que a partir de aquí todos aquellos que deseen entrar lo hagan sin importar si se trata de gentiles o judíos. Jesús le dijo que también sería pescador de hombres (Mt. 4:19) y es en Hechos 2 en Pentecostés donde comienza a ejercer este “nuevo oficio”, el Señor tenía planeado extender esta “pesca” ahora con el pueblo gentil, tal y como lo había hecho Él mismo previamente en varias ocasiones (Mt. 8; 15:21-28).

De esta manera podemos comprender un poco mejor esta visión simbólica, ahora, ¿porqué se le muestra esta visión acerca de los gentiles empleando animales de toda clase? Porque desde la perspectiva bíblica alguien que no tiene instrucción acerca de Dios, conocimiento de la Palabra es como una criatura que simplemente es gobernada únicamente por sus instintos, sus emociones y no en obediencia a su Amo y Señor. Una alegoría de una representación de los gentiles así la tenemos en Jeremías 31:27 cuando dice que sembraría la casa de Israel y la casa de Judá de simiente de hombre y de simiente de animal, esto significa que iba a llegar un momento que la casa de Israel al alejarse tanto de los caminos de Dios, al mezclarse entre las naciones serían como animales y la Iglesia sería formada por gente de toda clase de naciones debido a la santificación que ahora (Hechos 10:15) el Señor a través del sacrificio de su Hijo ya había hecho. También los animales que se salvan junto con Noe son representantes de aquellas naciones que sobrevivan de la tribulación y entren al milenio junto con la Iglesia.

Toda esta clase de cuadrúpedos, reptiles y aves representan a todas las gentes de todas las naciones y se le muestra con la indicación de que comiera en el sentido más simple porque Pedro tenía hambre y el Señor muchas veces nos enseña a través de las formas más simples y

103

cotidianas posibles. Pero profundizando en lo que implica el comer en tiempos del primer siglo entenderemos que comer con alguien no sólo era compartir los alimentos sino tener comunión y formar parte de él. Llegando a una profundidad mayor en la interpretación, el lienzo para algunos simboliza un talit o manto de oración que en sus cuatro esquinas contiene los llamados tzit-tzit que representan la ley de Dios, dando con esto a entender que ahora los gentiles pueden tener acceso a todas aquellas bendiciones y preceptos de la ley y forman parte del pueblo de Dios cuya mayor herencia es precisamente la Torá de Dios. A partir de ese momento Pedro y el resto de los discípulos debían ver a los gentiles no como extranjeros o advenedizos sino como conciudadanos de los santos y viceversa.

Algo a destacar que muchas veces pasamos por alto es que esto fue una visión y no algo “literal”, es decir, sólo fue una visión no la realidad, Pedro jamás mató a alguno de estos reptiles o cuadrúpedos y se los comió, ni hay una evidencia de que lo haya hecho después (incluyendo el pasaje de Gal. 2:1-16) simplemente Dios uso esta enseñanza para mostrarle una verdad mayor.

Hay quienes quedándose hasta el verso 15 insisten en que Dios sí le está diciendo a Pedro que ya puede comer de todo, pero resulta que ¡ni el mismo Pedro entendió la visión en ese momento! v.17 “y mientras Pedro estaba perplejo dentro de sí sobre lo que significaría la visión que había visto, he aquí los hombres que habían sido enviados por Cornelio, los cuales, preguntando por la casa de Simón, llegaron a la puerta”. No podemos hacer deducciones sin considerar el contexto. Pero dejemos que la misma Escritura nos muestre el significado de esta visión, del verso 27 en adelante:

27Y hablando con él, entró [Pedro], y halló a muchos que se habían reunido. 28Y les dijo: Vosotros sabéis cuán abominable es para un varón judío juntarse o acercarse a un extranjero; [recordemos aquellas medidas impuestas para evitar transgredir algunos mandamientos llamados tacanot, pag. 33, conocidas por todo judío] pero a mí me ha mostrado Dios que a ningún hombre llame común o inmundo [¿en qué momento le dice Dios esto? Se lo dice en el verso 15, indicándoselo respecto a los animales de la visión, nunca de las personas, pero aquí Pedro ya empieza a darse cuenta que la visión no tenía que ver con alimentación sino con personas, los animales que vio son personas]; 29por lo cual, al ser llamado, vine sin replicar. Así que pregunto: ¿Por qué causa me habéis hecho venir? [Pedro entendía el significado de la visión no así del todo el propósito]

30Entonces Cornelio dijo: Hace cuatro días que a esta hora yo estaba en ayunas; y a la hora novena, mientras oraba en mi casa, vi que se puso delante de mí un varón con vestido resplandeciente, 31y dijo: Cornelio, tu oración ha sido oída, y tus limosnas han sido recordadas delante de Dios. [como vemos Cornelio era un gentil temeroso de Dios y creyente en el único Dios verdadero] 32Envía, pues, a Jope, y haz venir a Simón el que tiene por sobrenombre Pedro, el cual mora en casa de Simón, un curtidor, junto al mar; y cuando llegue, él te hablará. 33Así que luego envié por ti; y tú has hecho bien en venir. Ahora, pues, todos nosotros estamos aquí en la presencia de Dios, para oír todo lo que Dios te ha mandado.

34Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas, [“en verdad comprendo” es en este momento cuando le queda completamente claro el significado y el propósito de haber tenido esa visión: que Dios no hace acepción de personas] 35sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia. 36Dios envió mensaje a los hijos de Israel, anunciando el evangelio de la paz por medio de Jesucristo; éste es Señor de todos.

104

jj Henry, Matthew, op. cit., p. 1713.

Y la evidencia más grande de que Dios estaba respaldando estas acciones fue que recibieron el Espíritu Santo como sello de la presencia de Dios en sus vidas (v.44-46). Recordemos que en ese momento sólo los judíos habían recibido el bautizo en el Espíritu, por lo que estamos ante una nueva forma de conversión nunca antes vista, por medio de los meritos y las virtudes de Jesús, es por ello que los que habían acompañado a Pedro quedaron atónitos al ver todo eso. Ahora por medio de Jesús todos los creyentes de origen gentil podían ser parte del pueblo de Dios y el bautizo en el Espíritu era la evidencia más grande que respaldaba que ya no se les debía tratar como a otro pueblo y que no había necesidad de una serie de pasos para llegar a la conversión, como se había hecho durante muchos años. Ahora un gentil pasaba de ser un simple temeroso de Dios o prosélito a ser un hijo de Dios con los mismos derechos y privilegios que cualquier otro. Ahora Jesús había circuncidado el prepucio de su corazón.

Así que fue Pedro quien abrió las puertas del reino de Dios para todo aquel que le teme y hace justicia, por ello se le dieron las llaves del reino (Mt. 16:19). Pedro no podía “repartir Biblias” como quizá se haría hoy en día para que un “gentil” conozca a Dios y a Jesucristo, así que tendría que haber una relación a partir de ese momento entre gentiles y judíos muy estrecha para aprender de Dios, pero debido a los prejuicios existentes por parte de muchos judíos (el mismo Pedro Hch. 10:28; Hch. 11:1-3) como queda evidenciado al llevar Pedro seis testigos a casa de Cornelio, Dios debía mostrarles con hechos que Él tenía más pueblo de lo que creían (Hch. 11:17,18). Dios no estaba removiendo o cambiando de opinión respecto a lo que había dicho antes respecto a las leyes dietéticas, lo que estaba cambiando eran las actitudes que no eran limpias o “kosher” respecto al resto de las naciones que habían dejado de ser impuras por la fe en la sangre de Jesucristo.

*   Todas las citas tomadas de la versión Reina-Valera revisión 1960, excepto que se indique.

Trabajo realizado por Omar Morado de la Paz, basado en textos y estudios de R. Moshé Koniuchowsky, José Antonio Sánchez Vilchis, Diego Ascunce, Dan ben Abraham y Mijael Avila, con la colaboración de José Antonio Sánchez Vilchis, Omar Calderón Escalona, Froilán Jesús Neri Gómez, Daniel Calderón Escalona e Ivette Poumián Sagardi.

Dudas o comentarios: escribir a omarbiblia@amen-amen.net., moradoomar@yahoo.com.mx o consultar la página en internet www.aprendizajebiblico.org, en la que también está disponible gratuitamente este libro.

 

Tags: