Inicio | Temas Bíblicos |Leia a Biblia Leia a Bíblia | Post´s em Espanhol |Doações |Contato pt Portuguese
Esta é a vida eterna: que te conheçam, o único Elohim verdadeiro, e a Yeshua o Messias, a quem enviaste. JOÃO 17:3
faceicon
Historia de la Navidad

Historia de la Navidad

La Navidad antecede al Mesías por
2000 años. Se observaba primeramente en los ritos de los idólatras
paganos, y el Creador castigó a Israel por envolverse en estos ritos. Él
también le advierte a usted que no se
envuelva en los caminos paganos. He
aquí la verdad sobre la Navidad.
En este escrito hemos restaurado
los Nombres sagrados del Padre Celestial Yahweh y de Su Hijo Yahshua
el Mesías.
Esta es la época navideña, una celebración que se supone honre el nacimiento del Salvador de los hombres.
Y cada año el furor parece emerger
un poco más temprano, sutilmente,
hasta que prácticamente todos quedan atrapados en el arrollador “espí-
ritu festivo.”
Cada vez más los escritores de periódicos y revistas lamentan la excesiva comercialización de un día que
ellos reconocen que ha perdido su significado original. Pero ¿Cuál era su
significado original? ¿Lo saben los
escritores? ¿Lo sabe usted?
¿De dónde provino la celebración
de la Navidad? ¿Se ha detenido usted alguna vez por qué observa usted
la Navidad? Si es la celebración del
nacimiento del Salvador, ¿qué es lo
que hace Santa Claus ahí? ¿Por qué
el árbol de Navidad, las guirnaldas,
el intercambio de regalos, las coronas, las parrandas, el lechón asado,
los pasteles, y todas las demás golosinas que forman parte tan notable
de esta celebración? ¿Qué tienen que
ver todos estos accesorios con el nacimiento del Mesías?
Demasiado a menudo nos dejamos
llevar por la corriente, haciendo lo
que hacen los demás sin siquiera preguntarnos por qué.
Cada año los periódicos publican
artículos que explican los orígenes
claramente paganos de las costumbres navideñas; pero nosotros sonreí-
mos y decimos: ‘Que curioso.’Ycontinuamos engañándonos a nosotros
mismos pensando que en verdad estamos celebrando el nacimiento del
Salvador. Si Solo abriéramos nuestras Biblias hallaríamos que la palabra Navidad brilla por su ausencia
en sus páginas. No hay un solo pasaje que nos invite a observar el cumpleaños del Mesías. ¿Chocante? Tal
vez, pero es un hecho.
La Biblia dice en Jeremías 10:2:
“No aprendáis las costumbres de los
paganos;” (Versión Moderna). Luego en los versículos 3 al 5 el Creador
da una punzante reprensión a los que
se envuelven en la costumbre de tomar árboles del bosque y prepararlos para cualquier forma de culto.
Su propia salvación depende de si
seguirá usted la verdad o si le seguirá la corriente a millones de otras
personas que se recrean en los caminos populares de un mundo engañado. Pablo escribió a la Asamblea
corintia: “Por lo cual, salid de en
medio de ellos, y apartaos, dice
Yahweh, y no toquéis lo inmundo; y
yo os recibiré,” 2 Corintios 6:17.
Usted pudiera argumentar, “Esta
bien, si, la Navidad no se encuentra
en la Biblia. Pero ¿Qué hay de malo
en hacer el bien a otros en esta época
del año? ¿Por qué ha de ser malo proporcionar alguna felicidad a los ni-
ños y disfrutar yo también?”
Si no hay un Creador en los cielos,
entonces no importa. Pero si hay un
Padre Celestial, uno no puede hacer
las dos cosas –uno no puede mezclar
las prácticas paganas con lo santo.
El Eterno Yahweh dijo: “No os unáis
en yugo desigual con los incrédulos;
porque ¿Qué compañerismo tiene la
justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?” (2
Corintios 6:14). Uno no puede enga-
ñarse a sí mismo con pensar que está
observando la Navidad por motivo
del nacimiento deYahshua el Mesías.
El nombre de la festividad no puede
ocultar el hecho de que sus raíces
están firmemente cimentadas en un
festival invernal de los paganos.
La lección de Israel para nosotros
El Todopoderoso le advirtió a Israel que no se dejara entrampar por
las prácticas de los paganos: “Guárdate que no tropieces yendo en pos
de ellas; después que sean destruidas
delante de ti; no preguntes acerca de
sus deidades, diciendo: ‘De la manera que servían aquellas naciones a sus
deidades, yo también les serviré.’
(Deut. 12:30)
¿Qué ocurrió? Que Israel hizo exactamente lo que se le ordenó que no
hiciera.Abrazaron costumbres paganas y las mezclaron con la adoración
pura: “Pero los hijos de Israel volvieron a hacer lo malo ante los ojos
de Yahweh, y sirvieron a los baales y
a Astarot. A las deidades de Siria, a
las deidades de Moab, a las de los
hijos deAmón y a las deidades de los
filisteos; y dejaron a Yahweh y no le
sirvieron.” –Jueces 10:6. (Véase también 1 Samuel 7:3,4; 12:10; 1 Reyes
11:5; y 2 Reyes 23:13).
Tal como hizo el antiguo Israel,
nuestra sociedad ha adoptado costumbres paganas y las ha incorporado en su adoración. Los árboles decorados de Navidad son un espectá-
culo común en muchas iglesias en
diciembre. Fiestas navideñas de todo
tipo forman parte de las funciones
eclesiásticas. Hasta Santa Claus ha
entrado por las puertas de algunas
iglesias cargado de regalos. ¿Ha cambiado el hombre? Echemos un vistazo de más cerca a la más popular de
las festividades y veamos lo que significan sus costumbres y prácticas.
La Navidad 4,000 años atrás
La palabra española Navidad proviene del latín “Natividad,” que significa nacimiento. Pero la palabra
inglesa “Christmas” deriva del inglés
antiguo “Cristes-masse,” una misa
católica que derivaba de una festividad establecida en el año 1038. Una
misa es una oración por un muerto.
¿Por qué se le aplica al nacimiento
del Mesías?
Tal vez la respuesta se halle en la
Enciclopedia Americana, edición de
1942, vol. 6, pág. 623: “La Navidad,
según muchas autoridades, no se celebraba en los primeros siglos de la
Iglesia Cristiana, ya que la costumbre cristiana general era celebrar la
muerte de personas notables más bien
que su nacimiento. La fiesta en memoria del nacimiento del Salvador se
estableció en el siglo cuarto. En el
siglo quinto la Iglesia occidental [Católica Romana] ordenó que se celebrara para siempre en el día de la
antigua fiesta romana del nacimiento del Sol.”
La Enciclopedia Británica, edición
de 1946, dice: “La Navidad no estuvo entre las más antiguas festividades de la iglesia.” Durante los primeros 300 años brillaron por su ausencia las menciones de una celebración navideña. En el 1644 los Puritanos ingleses (en Estados Unidos)
prohibieron todo festejo o servicio religioso por un acta del Parlamento,
sobre la base de que la Navidad era
una festividad pagana.
¿Por qué los creyentes primitivos
no celebraban la Navidad y qué es lo
que la hace una “festividad pagana”?
Para responder a esto, debemos
remontarnos a la historia antigua de
la humanidad, a la gran madre de la
adoración pagana: Babilonia. El fundador del sistema babilónico fue
Nimrod, el nieto de Cam, uno de los
hijos de Noé. El nombre hebreo de
Nimrod significa “rebelado” o “rebelde.” Él edificó la impía ciudad de
Nínive, mientras que su padre Cush
fue responsable de la torre de Babel
en oposición a Yahweh, (Alexander
Hislop, Las dos Babilonias, pág. 26).
Poco después de esto Nimrod estableció su propio reino basado en el
gobierno humano y el culto a su persona. Del culto a este “héroe” surgió
todo un si tema religioso pagano.
Gradualmente, a través del comercio,
la influencia de Babilonia se extendió a otras naciones a medida que
adoptaban su gobierno y su sistema
religioso. Como veremos, las costumbres, prácticas y creencias de aquellos babilonios paganos han sobrevivido hasta nuestros días y se encuentran en casi cada nación de la tierra.
La imagen de la madre y el niño
El tema de la madre y su niño, que
se ha transmitido a través de los siglos en muchas naciones distintas y
que permanece vivo hoy día, tuvo su
origen con la Semíramis babilónica.
Muchos monumentos en Babilonia la
muestran con su niño en brazos. A
medida que los babilonios se dispersaban por el mundo conocido llevaban con ellos su culto a la deidad representada por la “madona” y su
niño. Muchas naciones adoraban ya
a la “madre y el niño” antes de que
naciera el Salvador del mundo.

En la Roma pagana se adoraba a
Fortuna y Júpiter-puer, es decir, el
niño Júpiter (Diccionario Clásico de
Dymoch). En China la Diosa Madre
era Shingmoo. Se la representa con
un niño en los brazos y rayos de gloria alrededor de su cabeza. Los antiguos alemanes adoraban a la virgen
Hertha que sostenía a un niño. Entre
los druidas se veneraba la “VirgoPatitura” como la “Madre de Dios”
(Babilonia, Religión de Misterio, p.
13). En cada caso se considera al niño
como una reencarnación de su padre.
El 25 de diciembre
Todo el que haya asistido a un drama de navidad en la escuela o en la
iglesia ha oído leer probablemente a
Lucas 2:8: “Había pastores en la
misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre
su rebaño.”
Desde mediados de noviembre hasta mediados de abril es la época de
lluvias en Palestina. Los pastores, a
causa del frío, la humedad, y a veces
la nieve, encierran sus rebaños en
establos durante la noche (véase La
vida diaria en el tiempo de Jesús, por
Henry Daniel-Rops). En Esdras 10:9
se habla de personas que se sentaban
en las afueras de Jerusalén a principios de diciembre y temblaban bajo
la lluvia. Yahshua tomó en cuenta la
severidad del invierno en Palestina
cuando, en su profecía del tiempo del
fin (Mat. 24:20), dijo: “Orad que
vuestra huida no sea en invierno ni
en sábado….”
Los historiadores han reconocido
____________________
Candelero de Luz, Inc.
Caguas, Puerto Rico
ya por mucho tiempo que el Mesías
nació en el otoño y no en el helado
invierno. Las ovejas estaban todavía
en los pastizales. “Era costumbre antigua entre los judíos de aquellos tiempos enviar sus ovejas a los campos y
desiertos por la Pascua (a comienzos
de la primavera), y traerlas de nuevo
a casa al comienzo de las primeras
lluvias.” (Comentario de Adam
Clarke, vol. 5, p. 370.)
Además, en el tiempo cuando nació el Salvador, Cesar Augusto estaba requiriendo impuestos de Palestina (Luc. 2:1-5). Cada uno tenía que
viajar a su “ciudad natal” a pagar sus
impuestos. José y Miriam (María)
viajaron a Betlehem. Requerirle a la
gente que hiciera semejantes viajes en
la época más severa del año –en la
crudeza del invierno habría encendido una revuelta contra el odiado Imperio Romano.
Esto es solamente una introducción.
Sobre este tema hay muchísima más
información que la que presentamos
aquí. Si usted desea abundante información sobre este tema, solicite nuestro folleto ilustrado El Origen de la
Navidad. Diríjase a
hebraica@gmail.com o a los distribuidores de esta hoja.

____________________
Candelero de Luz, Inc.
Caguas, Puerto Rico

Tags: