Inicio | Temas Bíblicos |Leia a Biblia Leia a Bíblia | Post´s em Espanhol |Doações |Contato pt Portuguese
Esta é a vida eterna: que te conheçam, o único Elohim verdadeiro, e a Yeshua o Messias, a quem enviaste. JOÃO 17:3
faceicon
Isaías 9:6

Isaías 9:6

“Y será llamado Maravilloso Consejero, ‘Ël Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz ….”  (NVI)

 

  1. 1. Los trinitarios deben admitir que este verso está traducido inapropiadamente sólo por el hecho de que Yahoshúa nunca fue llamado el “Padre eterno” en ninguna parte de las Escrituras. Ciertamente, los trinitarios correctamente niegan que Yahoshúa sea el “Padre Eterno.”  Es una posición básica de la doctrina trinitaria que los cristianos no deben “ni confundir las Personas ni dividir la Sustancia” (Credo de Atanasio).  Así, si este verso se traduce apropiadamente, entonces los cristianos trinitarios tienen un verdadero problema.  Sin embargo, la frase está mal traducida.  La palabra traducida “eterno” es en realidad “era,” y la traducción correcta es que Yahoshúa será llamado “padre de la era [venidera].” 

En la cultura de la Biblia, cualquiera que comienza algo o que ha sido muy importante para algo se le ha llamado “padre.”  Por ejemplo, como Jabal fue el primero que vivió en una carpa y que crió ganado, la Biblia dice: “él fue el padre de los que viven en carpas y crían ganado” (Gen. 4:20).  Además, como Jubal fue el primer inventor de instrumentos musicales, es llamado, “el padre de todos los que tocan arpa y flauta” (Gen. 4:21).  La Escritura no está usando la palabra “padre” en el sentido de un padre o antepasado literal en estos versos, porque ambos de estos hombres fueron descendientes de Caín, y todos sus descendientes murieron en el Diluvio.  “Padre” se usaba con el entendimiento cultural de que se refería o al primero que hizo algo o a alguien que fue importante de alguna manera especial.  Como el Mesías será el que establecerá la era venidera, levantará los muertos en ella, y gobernará sobre ella, se le llama “el padre de la era venidera.” 

 

  1. 2. La frase “Dios Fuerte” [‘Ël guibór] también puede traducirse mejor. Aunque la palabra “Dios” en la cultura hebrea tiene un margen de aplicabilidad mucho más amplio que en la nuestra, el lector promedio no sabe o no entiende eso. Los lectores familiarizados con los idiomas semíticos saben que un hombre que actúa con autoridad dada por Elohim puede ser llamado “elohim.” Aunque el castellano hace una distinción clara entre “Dios” y “dios,” el idioma hebreo, que sólo tiene letras mayúsculas, no puede hacerla.  Una mejor traducción para el lector castellano sería “héroe poderoso,” o “héroe divino.”  Tanto Martín Lutero como James Moffatt tradujeron la frase como “héroe divino” en sus Biblias.  (Para más sobre el uso flexible de “elohim,” véase las notas sobre Heb. 1:8.)

 

  1. 3. Un ejemplo claro de que la palabra traducida “Dios” en Isaías 9:6 puede usarse para gobernantes terrenales es Ezekiel 31:11, que se refiere al rey babilónico. El prejuicio trinitario de la mayoría de las traducciones puede verse claramente al comparar Isaías 9:6 (ël = “Dios”) con Ezekiel 31:11 (ël = “gobernante”).  Si llamar al Mesías ël lo hace “Dios”, entonces el rey babilónico sería “Dios” también.  Isaías está hablando del Mesías de Elohim y lo llama un gobernante poderoso, lo cual por supuesto será.

La frase traducida “Dios Fuerte” en Isaías 9:6 en la NVI es en hebreo, ël gibbor. Esa misma frase, en su forma plural, se usa en Ezekiel 32:21 donde de los “héroes” y hombres fuertes muertos se dice, por la figura de lenguaje de personificación, que hablan a otros. La frase en Ezekiel se traduce “líderes poderosos” en la NVI, y “los fuertes entre los poderosos” en la KJV y la NASB. La frase hebrea, cuando se usa en singular, puede referirse a un “líder poderoso” así como cuando se usa en plural puede referirse a muchos “líderes poderosos.”  

 

  1. 4. El contexto ilumina una gran verdad acerca del pasaje, y también muestra que no hay justificación para creer que se refiere a la Trinidad, sino más bien al gobernante nombrado por Elohim. El verso de apertura del capítulo predice un tiempo cuando “no habrá más tristeza para los que están en angustia. Toda guerra y muerte cesará, y la cabaña de todo guerrero …será destinada al fuego” (v. 5). ¿Cómo sucederá eso?  El capítulo prosigue: “porque nos ha nacido un niño, un hijo se nos ha dado” (v. 6).  No hay ningún indicio de que este niño sería “Dios,” y los eruditos trinitarios reputados afirman que los judíos del “Antiguo Testamento” no conocían nada de una “encarnación” de Elohim.  Para ellos, el Mesías iba a ser un hombre ungido por Elohim.  Comenzaría como un niño, lo cual, por supuesto Yahweh, su Elohim eterno, nunca haría.  Y este niño crecería para ser un gran gobernante: “el gobierno estará sobre sus hombros. Y será llamado Maravilloso Consejero, Héroe Poderoso, Padre de la Era venidera, Príncipe de Paz.” Además, “reinará sobre el trono de David (v. 7), Lo cual nunca se diría acerca de Elohim.  Elohim nunca se sentaría en el trono de David.  Pero sí el Mesías de Elohim, “el Hijo de David,” (Mat. 9:27, y sig.).  Así, un estudio del verso en su contexto revela que no se refiere a Elohim en absoluto, sino al Mesías, el hijo de David y el Hijo de Elohim.

Buzzard, pp. 45 and 51

Farley, pp. 47-49

Morgridge, pp. 105 and 106

Snedeker, pp. 397-403

Tags: