Inicio | Temas Bíblicos |Leia a Biblia Leia a Bíblia | Post´s em Espanhol |Doações |Contato pt Portuguese
Esta é a vida eterna: que te conheçam, o único Elohim verdadeiro, e a Yeshua o Messias, a quem enviaste. JOÃO 17:3
faceicon
La palabra Ejad en el Shemá

La palabra Ejad en el Shemá

Muchas cosas se pueden interpretar de la frase, “ADONAI EJAD.”   Desde la perspectiva del judaísmo la cual ha sido la interpretación más antigua, hasta las posteriores del cristianismo y algunos grupos mesiánicos.   La dificultad gira en torno a la palabra hebrea ejad, traducido en nuestras versiones como “uno.”    La Biblia Judía de Estudio y otras fuentes confiables dicen que la intención original tras esa frase era que el pueblo adorara “solamente” a Adonai.   Pero comenta la Biblia Judía de Estudio: “El hebreo aquí permite tanto ‘YHWH nuestro Di-s, YHWH uno es,’ como también ‘YHWH es nuestro Di-s, YHWH solamente.

El Shemá por donde y como quiera vérsele y por más malabarismo que se hagan para forzar interpretaciones erradas literalmente establece que los israelitas deben adorar solamente a YHWH.   Un significado secundario podría reflejarse en la traducción ‘YHWH’ es (sólo) uno’; es decir que Di-s no tiene un colaborador o socio idéntico, uno que sea Todopoderoso como Él, según la mitología de países vecinos.”   La frase ordena que Israel adore a un sólo Di-s.

Expresando la unidad

La idea de “Di-s es Uno” significa que no solo hay un Di-s, sino que Di-s, Su poder, Su santidad, Su majestad, Su gloria le hacen ser UNICO entre todos los elohim (dioses/poderosos) que hayan en el cielo y en el tierra (Qorintiyim Alef – 1 Corintios 8:5) y que toda la creación somos uno con Él y sin Él nada ni nadie puede existir por sí mismo.   No hay nada aparte de Di-s.   Nada existe fuera de Él; cada cosa que percibimos, cada partícula de existencia, no es sino una manifestación de Di-s.

Por este motivo, cualquier cosa en el Universo está totalmente dependiente de Di-s en cada momento. El Eterno creó el Universo hace mucho tiempo, pero también lo mantiene existiendo continuamente.  Los Sabios hablan sobre una energía que emana de la esencia infinita de Di-s, que hace que el Universo exista.  Si Él cesa de dar esta fuerza viviente al mundo, dejaría de existir.   Maimónides dice: Ha Kadosh Baruj Hu puede existir sin el mundo, pero el mundo no puede existir sin Ha Kadosh Baruj Hu. Con este concepto en mente, es que uno declara el Shemá con todo su ser y este es el concepto más antiguo del Shemá y de la palabra Ejad.

Las letras Hebreas tienen un valor numérico, que nos ayuda a comprender el significado de las palabras de la Toráh y de sus plegarias.   La palabra “Uno” en el Shemá, “Ejad”, se forma con tres letras: Alef, Jet, Dalet.   Alef, que tiene el valor numérico de “uno”, se refiere a Di-s Mismo. Jet, cuyo valor numérico es “ocho”, se refiere a los siete cielos y la tierra, o sea, “arriba” y “abajo”, el plano vertical, e incluyendo todas las dimensiones espirituales. La tercer letra es Dalet, cuyo valor numérico es “cuatro”, que denota las cuatro direcciones del plano horizontal: norte, sur, este, oeste.   Esto nos significa que El Único Elohim es uno con el mundo y todas sus dimensiones, ya sea la física y la espiritual, y el mundo entero y el Universo físico entero, todo es una expresión de la unidad infinita de Di-s.   El pueblo Judío en sí mismo es descrito como “Ejad”, “Una nación en el mundo” pero esto no hace que cada judío seamos el mismo uno que otro.  Esto implica, no solo que somos únicos en el mundo, sino que somos una nación que comunica a toda la humanidad el concepto de la unidad de Di-s. Más aún, al mantener los mandamientos de Di-s en nuestra vida diaria, traemos la Unidad Divina a este mundo, dentro de cada detalle de nuestra existencia física.

Unidad compuesta o Unidad singular

La teoría trinitaria que dice que Ha Kadosh Baruj Hu es una “Deidad compuesta” se basa en una doble premisa: 1) que el término hebreo elohim es un plural numérico, y 2) que la palabra hebrea ejad no significa “uno” sino una unidad compuesta. Se reclama que ejad no significa “uno como entidad singular sino como entidad plural compuesta,” mientras que yajid significa “uno” con el sentido de una entidad singular.

Cuando uno compara este argumento con la manera en que se usan las dos palabras en las Escrituras Hebreas se hace evidente que eso es una falacia.   No está apoyado por las Escrituras, sino solamente por un deseo honesto de defender el dogma romano de la Trinidad o seudo-mesiánico de la binidad.   Coteje los siguientes pasajes por usted mismo y vea si ejad no significa una entidad, única, singular, simple.

Usos de ejad en las Escrituras:

  1. Como uno entre varios otros:

Gén.  2: 11 ‑ el nombre del uno era Pishón. (Heb.)

Gén. 2:21 ‑ una de las costillas del hombre. (NIV)

Gén. 3:22 ‑ llegar a ser como uno de nosotros.

Cant. 4:9 ‑ con una mirada de tus ojos.

  1. Como artículo indefinido:

Éxo. 29:1 ‑ toma un toro joven.

Éxo. 29:3 – pon los en una canasta.

1 Rey. 22:8 ‑ Hay aún un hombre.

  1. De algo único en su propia clase:

Gén. 27:3 8 ‑ ¿Tienes una sola bendición, padre mío?

Gén. 42:11 ‑ Somos hijos de un mismo hombre.

Sal. 27:4 ‑ Una cosa he pedido a Yahwéh.

Sal. 53:3 ‑ …quien haga el bien, ni aún uno.

Ecl. 2:14 ‑ la misma suerte les tocó.

Ecl. 3:19 ‑ todos tienen un mismo aliento.

Cant. 6:9 ‑ Mi perfecta es única la única hija.

  1. De un hombre solo (solitario):

Ecl. 4:8 ‑ Había un hombre solo.

Ecl. 4:11 ¿Cómo puede un hombre calentarse solo?

Mal. 2:10 ‑ ¿No tenemos todos un mismo Padre… un mismo Elohim?

  1. De uno en contraste con muchos:

Isa. 51:12 ‑ Abraham… era sólo uno.

  1. Como el adverbio “solo”:

Jos. 22:20 ‑ no fue el único que murió [Lit.: no sólo él murió].

Ecl. 4:10 ‑ Pobre del solo. [Heb. Pobre del que es él solo]

1 Crón. 29:1 ‑ Sólo a Salomón ha escogido.

  1. Como un numeral consecutivo:

Jos. 12:9‑14 ‑ el rey de Yerikó uno… uno… uno. Etc.

Usos de yajid:

  1. Como alguien único en su clase: (sinónimo de ejad en No. 3)

Gen 22:2 ‑ Toma a tu hijo, tu único hijo.

Jer. 6:26 ‑ Llora como un hijo único.

Zac. 12:10 ‑ Como se llora por un hijo único.

Prov. 4:3 ‑ un único hijo de mi madre.

  1. Como adjetivo:

Sal. 25:16 ‑ Estoy solo y afligido.

Sal. 68:4 ‑ Elohim pone al solo en familias.

  1. Como adverbio: (sinónimo de ejad en No.6)

Job 34:29 ‑ está… sobre un hombre solamente. (H)

Sal. 86: 10 ‑ Tú solo eres Elohim.

  1. Como un verbo: (unirse)

Gen. 49:6 ‑ que no me una a la asamblea.

Isa 14:20 ‑ No te unirás a ellos en sepultura.

Con esta evidencia interna de las Escrituras, es perfectamente sano concluir que cuando Deuteronomio 6:4 dice “YHWH nuestro Poderoso YHWH es uno,” significa exactamente que El Eterno es Uno, Único, Singular, Solo, Absoluto, Simple, no compuesto.   A esto podemos agregar que la pluralidad del título común elohim no es una pluralidad numérica, como demuestra el gramático hebreo Gesenio, y como demostramos en la Derashá que significa el termino Elohim.

Ante el argumento de algunos teólogos de que en aquellos tiempos el plural de majestad no estaba en uso, preguntamos: ¿En qué sentido los cananeos llamaban a Baal su “elohim”? ¿En qué sentido llamaban “elohim” a la deidad femenina Astarté? ¿Consideraban ellos a Baal una deidad Tres en uno o dos en uno? Y también a Astarté como otra deidad femenina Tres en uno o dos en uno? Toda la evidencia está en contra de eso.   Baal era considerado como una deidad sencilla, “el Señor del cielo”; y, sin embargo, se lo llama “elohim” en las Escrituras.   Esto muestra claramente que el escritor usó esta palabra como un adjetivo intensivo, o como un plural de majestad. En cada caso el significado es “el Poderoso” o “El que tiene todos los poderes”

El dogma romano‑babilónico de la Trinidad y su disfraz de binidad, en el cual varias personas componen una “deidad uni-plural” es simplemente anti-bíblico.   No importa cuántas personas estén incluidas en esa deidad, sean dos o tres; no hay diferencia.   El hecho que hace falsa esa teoría no es el número de personas envueltas, sino la idea de que hay más de una persona incluidas en la Deidad.  Pablo dijo claramente y este verso debería resonar en el corazón de los que buscan al verdadero Elohim y no sus deformaciones cristianas o mesiánicas:

–          Sin embargo, para nosotros no hay más que un solo Elohim, el Padre, de quien proceden todas las cosas, y para quien vivimos; y un solo soberano, Yeshúa el Mashíaj, mediante el cual existen todas las cosas, y por medio de quien vivimos también nosotros. (Qorintiyim Alef/1 Corintios 8:6).

Obsérvese claramente el énfasis en la unicidad singular y no plural, no compuesta de El Eterno en las propias palabras del Rabino Shaúl (Pablo)  quien luego pone a Yeshúa como algo distinto al Único y Soberano Elohim.   Así que, sin ánimo de ofender, el “Di-s compuesto” del dogma trinitario (o aun del credo “binitario” es simplemente una deidad imaginaria, una imitación del verdadero Todopoderoso.   Ese no es el Poderoso que adoró Yeshúa como su Poderoso (Testimonio de Yohanán – Juan  20:17).   Ese no es el Poderoso Uno y único adorado por la comunidad apostólica primitiva (Qorintiyim Alef – 1 Corintios 8:5,6).   El único Poderoso verdadero es el Padre de Yeshúa; una sola persona: EL PADRE.   No negamos que el  Mesías sea divino, pero esto es diferente del­ dogma trinitario y lo explicamos en una Derashá aparte.

Los Sheliajím (Emisarios – Apóstoles) de Yeshúa, por su parte, jamás procuraron contradecir la enseñanza unitaria del pueblo judío.    Sheliaj Shaúl (Pablo el apóstol), por ejemplo, dijo:

–          «Puesto que Di-s es uno, el cual justificará por fe a los de la circuncisión» (Romanos 3:30).

Y por otra parte dice:

–           «Y el mediador no lo es de uno; pero Di-s es uno» (Gálatas 3:20).

Por su parte, Jacobo (Santiago) también confirmó esta creencia, al decir:

–           «¿Crees tú que Di-s es uno? Haces bien» (Jacobo -Santiago 2:19).

Estos hombres de cierto fueron judíos, y habían sido instruidos bajo las leyes y mandamientos que Di-s dio a su siervo Moisés.   Ellos conocían muy bien el ”Shemá”.

También nos muestra la Escritura que al llamar un hombre ”bueno” al Rabino Yeshúa, éste le replicó en seguida:

–          «¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno, sino uno, Di-s» (Marcos 10:18).

La teología errada ve aquí lo que el verso ni siquiera insinúa, si El hombre llamo al Maestro bueno y solo Di-s es bueno entonces Yeshúa es Di-s.    Por el contrario la respuesta del Maestro aplicó el término ”bueno” en su sentido absoluto únicamente a Di-s el Padre; no se estaba refiriendo a una trinidad, ni a él mismo, sino a uno solo. Ahora bien, el vocablo griego εις (eis) que aquí se traduce como ”uno”, es el mismo que se emplea en muchos otros versos que enseñan la unidad indivisible del Todopoderoso. 1 Timoteo 2:5 es ejemplo de ello, donde se halla escrito:

–          «Porque Di-s es uno, y uno el mediador entre Dios y los hombres, un hombre, el Ungido Yeshúa».

Además, en Hebreos 12:11, empleándose la misma voz griega (eis), se dice que de uno, aludiendo a Abraham, salió una multitud.  No se refería el escritor a una trinidad, ni mucho menos a que esa multitud fueran Abraham ¿verdad?  Se refería a Abraham, que era una sola persona, indivisible.  Por tanto, el vocablo ”uno”, cuando es aplicado a Di-s, denota indivisibilidad en su Santo Ser, y no trinidad.  Y si nos ubicamos en Yehezqel – Ezequiel 33:24, hallaremos escrito:

–          «Abraham era uno, y poseyó la tierra; pues nosotros somos muchos; a nosotros nos es dada la tierra en posesión» (RV 1960).

El término hebreo aquí utilizado es אֶחָד (ejad), que en algunos casos específicos puede referirse a una unidad compuesta; más en otros, como en éste, se refiere a una unidad absoluta y simple. Porque Abraham no era una trinidad, ¿verdad? Di-s, de hecho, tampoco lo es y mucho menos una binidad.

Aun cuando el Eterno con Israel, La Toráh y Su creación son uno (como unidad compuesta) cada cosa es distinta y diferente una de otra y no la misma cosa, aun cuando todos los creyentes SOMOS UNO, cada creyente es distinto y diferente uno de otro.   Así que el término binitario o trinitario en referencia al Eterno no aplica.   Para apoyar su afirmación de que hay varias personas dentro de la divinidad, los misioneros trinitarios o binitarios insisten en que la palabra hebrea ejad (uno) al final del Deuteronomio 6:4 no significa un absoluto uno sino que sólo puede significar una unidad compuesta, o muchas cosas en una.   A menudo se citan dos versículos para apoyar esta afirmación.

Veamos Números 13:23, que dice:

–          Luego vinieron al valle de Escol, y allí cortaron un sarmiento con un (ejad) racimo de uvas, ellos la llevaron entre dos de ellos en un poste.  También trajeron algunas de las granadas e higos.

El segundo es Génesis 1:5, que dice:

–          y fue la tarde y la mañana, un ( ejad ) día.

A partir de estos versos, ellos afirman que la palabra hebrea ejad sólo puede significar una fusión de una serie de cosas en una sola a lo que llaman unidad compuesta, pero aunque puede haber unidad compuesta esta no encaja como unicidad única.   A pesar de que esta “prueba” que pretenden usar para demostrar unicidad compuesta es tan errónea como la doctrina que trata de apoyar, para aquellas personas que carecen de un conocimiento elemental de la lengua hebrea, este argumento puede ser algo desconcertante.

La palabra ejad en el lenguaje hebreo funciona exactamente de la misma manera en que la palabra “uno” funciona en el idioma Inglés.   En el idioma Inglés se puede decir, “estas cuatro sillas y la mesa constituyen un comedor” o, alternativamente,” hay un centavo en mi mano.”   Usando estos dos ejemplos, es fácil ver cómo la palabra Inglesa “uno” puede significar, ya sea muchas cosas en una, como en el caso del conjunto de comedor, o una sola, como en el caso de la moneda.

Aunque la palabra hebrea ejad funciona de la misma manera exacta, los cristianos evangélicos nunca ofrecerán ejemplos bíblicos donde la palabra ejad signifique “uno solo”.   Así,  con sólo presentando versículos de las escrituras como Génesis 1:5 y Números 23:13, se crea la ilusión a los principiantes que la palabra ejad es de alguna manera sinónimo de una unidad compuesta.  Nada, por supuesto, podría estar más lejos de la verdad. Por ejemplo, Deuteronomio 17:06 dice:

–          En la boca de dos testigos, o de tres testigos, será el que es digno de muerte puesto a muerte, pero en la boca de un (ejad) testigo, él no será sometido a muerte.

Eclesiastés 4:08 dice:

–          Hay uno (ejad) solo, sin compañía, sí que no tiene ni hijo. . . .

En estos dos versos de arriba la misma palabra hebrea exacta es utilizada, y claramente la palabra ejad se refiere a uno solo, no una unidad compuesta.

La pregunta que inmediatamente viene a la mente es: Si la palabra hebrea ejad puede significar ya sea una unidad compuesta o una unidad singular, ¿cómo puede uno decir qué definición es operativa cuando se estudia un verso?  La respuesta es: De la misma manera exacta que la palabra “uno” se entiende en el idioma Inglés o español, es decir, por el contexto.  “Cuatro sillas y una mesa forman UN comedor “es una unidad compuesta, y ”Escucha Israel, YHWH es nuestro Di-s, YHWH es uno” es el inmaculado monoteísmo una unidad singular.

En el caso del varón y su mujer, cuando los dos se vuelven una sola carne unidad compuesta, dice:

–          «Serán una sola carne» (Bereshit – Génesis 2:24; Testimonio de Marqos – Marcos 10:8).

Es del todo incorrecto decir: «Los dos será una sola carne», o en presente: «Los dos es una sola carne»; mas lo correcto es: «Los dos son una sola carne».  Pero esto no indica que esta unidad compuesta sean una unidad singular a menos que sea en referencia a lo que ellos componen en contexto: UN MATRIMONIO.

De la misma manera también cuando El Soberano Yeshúa enseñó sobre la unidad o unanimidad que hay entre él y el Padre, dijo:

–          «Yo y el Padre uno somos» (Testimonio de Yohanán – Juan 10:30),

Y no: «Yo y el Padre uno soy».   Aquí el verbo ”ser”, de manera acertada, aparece en plural en el texto griego. Pues bien, estos dos últimos ejemplos tratan sobre unidad compuesta, donde el verbo está y tiene que estar en plural; mas cuando se refiere al Eterno, dice: «Uno es», descartando la posibilidad de que el Di-s único y verdadero sea un dios compuesto de tres o dos personas y la pluralidad de entidades en la Divinidad; porque en tal caso, como queda demostrado, lo correcto sería: «Uno son», por referirse a tres o dos personas distintas, cosa que refuta rotundamente el Shemá de Israel.   En consecuencia, ”Di-s es uno”, y no ”son uno”.  Ha Kadosh Baruj Hu y Yeshúa uno son, mas Di-s uno es; y no lo digo yo, sino quienes han escrito las Sagradas Escritura y El Testimonio de los Emisarios.

Conclusión

“Él es Uno porque no hay otro Elohim igual a Él; pero también es Uno porque es completamente distinto a todo lo demás que existe.   Él es por lo tanto no solamente Uno, sino el Solo y Único Elohim.   Por lo tanto, a él solamente es correcto orar, y no a ningún otro ser fuera de él.  La creencia de que Elohim se compone de varias personalidades, tal como la creencia cristiana en la Trinidad y de algunos que han errado el camino en el mesianismo enseñando que YHWH-Yahshúa uno es, se aparta de la pura concepción de la Unidad de Elohim.  Israel ha rechazado a través de las edades todo lo que opaque u oscurezca la concepción del monoteísmo puro; antes que admitir cualquier debilitamiento de éste, los judíos han estado preparados a vagar, a sufrir, a morir.   El Shemá excluye la Trinidad del credo cristiano y de igual manera la binidad de algunos religiosos y lo considera como una violación de la Unidad de Elohim. ”

http://shira-jadasha.es.tl/5-.–La-palabra-EJAD-en-el-Shem%E1.htm

Tags: