Inicio | Temas Bíblicos |Leia a Biblia Leia a Bíblia | Post´s em Espanhol |Doações |Contato pt Portuguese
Esta é a vida eterna: que te conheçam, o único Elohim verdadeiro, e a Yeshua o Messias, a quem enviaste. JOÃO 17:3
faceicon
El papel de las figuras literarias en el Estudio de la Biblia

El papel de las figuras literarias en el Estudio de la Biblia

                   Es importante tener en cuenta las figuras literarias cuando estudiamos las Escrituras

Cuando estudiamos cuidadosamente la Biblia, encontramos dos hechos significativos: el primero, que Dios utilizó hombres del común para escribir los textos, ajustados a su realidad y el los términos de lenguaje que dominaban, y el segundo, que la forma como se expresaron era fácil de entender para todos los destinatarios.

            Ahora, cuando se redactaron los textos en las Escrituras, se utilizaron dos formas: las expresiones literales—sin mayor complicación—y el lenguaje simbólico o figurado. Hablamos de un lenguaje figurado cuando el mensaje es representado por un objeto o persona.

            Ahora, las palabras evolucionan así como su significación en medio de una cultura o de una región específica. Igual ocurre con las figuras. Este hecho lleva a que, al escudriñar las Escrituras, no pretendamos sacar una “revelación” especial u oculta en un pasaje en el que se utilizan figuras; lo aconsejable es mirar de qué figura se trata y evaluar—con sumo cuidado y de ser posible comparando otros textos bíblicos.

            ¿Dónde son más comunes las figuras literarias? En el Antiguo Testamento más que en el Nuevo Testamento, salvo en el libro de Apocalipsis en donde abundan.

            Quizá usted se pregunta: ¿Qué es una figura? Es una imagen o expresión que encierra simbología. Permítame aquí ponerle un ejemplo. Tomemos la palabra andar (del griego peripateo) Usted y yo, en occidente, entendemos que es caminar.

            Cuando vamos a Marcos 2:9, Juan 5:8 y Hechos 3:6, hallamos el término andar expresado literalmente, que es caminar. Cuando vamos a textos como Gálatas 5:16, 1 Tesalonicenses 2:12, Colosenses 1:10 y Efesios 4:1, encontramos que andar se está refiriendo a asumir un nuevo estilo de vida y movernos en esa dimensión, lo que por supuesto, está asociado a cambiar paradigmas de pensamiento y comportamiento.

            Comprende ahora el por qué resulta complicado sacar deducciones de primera mano, al leer un texto bíblico que contiene figuras literarias, sin antes hacer un cuidadoso análisis. Insisto en que es esencial distinguir lo literal de lo figurado.

Las figuras literarias abundan más, en sus formas diversas, en el Antiguo Testamento

Con frecuencia la primera pregunta que surge en los estudiantes de la Biblia es: ¿Cómo podemos hacer la diferencia entre literal y figurado en un pasaje bíblico? En esencia hay tres formas de saberlo:

  1. Cuando la figura que se utiliza no tiene relación con personas o eventos

  2. Cuando humanamente resulta imposible concebir que esa figura esté asociada con algo del común, como podemos apreciar en Mateo 8:22; 18:8, 9 y Juan 15:5.

  3. Cuando un pasaje bíblico entra en conflicto con otro justo cuando se refiere a una persona o evento en particular. Para ilustración, comparto dos ejemplos: 1 Corintios 15:22 frente a Juan 11:26 y Juan 2:19 frente a Juan 2:21.

Algunas figuras literarias

Para que tengamos un panorama mucho más claro respecto a las figuras literarias, que no son nada del otro mundo o que deba infundir temor—comprendo que lo académico no siempre resulta atrayente—comparto algunas de las más reconocidas:

  1. Modismos. Son las formas muy particulares utilizadas en regiones o ciudades actualmente, pero que también en los tiempos bíblicos tenían ocurrencia. Le invitamos a tomar como ejemplo Josué 2.11; 5:1; 7:5; 2 Samuel 17:10; Isaías 13:9-11; Ezequiel 32:7, 8; Joel 2:10.

  2. Símil. Comparación de dos cosas, objetos, eventos o personas utilizando el conectivo “semejante a” y también “es como”. Todo con el propósito de compartir una enseñanza. Le invito a leer Jeremías 23:29; Mateo 13:33.

  3. Metáfora. Cuando se alude a dos objetos, cosas o personas que convergen para dar una enseñanza específica. Le invito a leer Génesis 49:9; Mateo 5:13-16; Juan 8:12.

  4. Metonimia. Una figura utilizada cuando algo es específico y se sustituye por otra persona, objeto o cosa. Por favor lea Amós 7:9; Lucas 16:29; Mateo 26:27.

  5. Sinécdoque. Cuando una parte de algo puede referirse al todo de ese algo o un todo, puede referirse a algo específico. La mejor ilustración la encontrará en Lucas 2:1; hechos 24:5; Romanos 1:8; 19:27.

  6. Hipérbole. Se trata de una exageración, a veces ciertas, por parte del autor con el fin de enfatizar una enseñanza (Génesis 15:1-6; Números 13:33; Deuteronomio 1:28; Juan 21:25)

  7. La personificación. Una figura mediante la cual se atribuye a un objeto algo propio de quien tiene vida o se le asocia con lo que haría una persona. Para mejor ilustración lea Isaías 3:26, 14:7, 8; Salmo 114: 3, 4 y Habacuc 3:10, 11.

  8. La ironía. Figura a través de la cual se busca decir algo, despertando un aire jocoso, con el fin de enfatizar una enseñanza. Generalmente se llama ironía porque lo que se busca enseñar es diametralmente opuesto de la persona, objeto o cosa que se menciona. Le invito a leer Job 12:2, 1 Reyes 18:27; Mateo 27:29; 1 Corintios 4:8).

  9. Eufemismo. Se trata de un lenguaje agradable y en cierta medida diplomático que sustituye lo que podría sonar ofensivo. Ejemplos específicos los encontramos en 1 Samuel 24:3.

  10. Alegoría. Se trata de un relato con una enseñanza espiritual. Le invito a leer Proverbios 5:15-18; Efesios 6:11-17 y Gálatas 4:21-31.

  11. Parábola. Es una figura que se caracteriza por un símil prolongado. Es una historia con una moraleja o enseñanza especial (2 Samuel 12:1-6 y las enseñanzas del Señor Jesús en los Evangelios)

Otras figuras sobre las que no abundaremos en detalles porque se presentan pero muy escasamente en la Biblia, son la Litole, la Aposiopesis, el Proverbio  y la Hendiadis.

            Si tiene alguna inquietud, no dude en escribirnos a webestudiosbiblicos@gmail.com o llamarnos al teléfono (0057)317-4913705

© Fernando Alexis Jiménez

Tags: