Inicio | Temas Bíblicos |Leia a Biblia Leia a Bíblia | Post´s em Espanhol |Doações |Contato pt Portuguese
Esta é a vida eterna: que te conheçam, o único Elohim verdadeiro, e a Yeshua o Messias, a quem enviaste. JOÃO 17:3
faceicon
Las almas debajo del altar Apoc 6:9

Las almas debajo del altar Apoc 6:9

“Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían” Apocalipsis 6:9

Vamos a explicar varias cosas al analizar este pasaje.

En la Biblia, las palabras alma y sangre son sinónimas, de ello podemos darnos cuenta al leer Génesis 9:4: “Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis” (La palabra para vida es nefesh; véase también Lv 17:11,14 donde ocurre lo mismo). Aquí tenemos una metonimia, pues se dice que el nefesh es sangre. Cuando designamos una cosa con el nombre de otra, estamos usando una metonímia. El alma se usa muy recurrentemente en la Biblia de esta manera, a veces, para referirse a los pensamientos, o para referirse a “vida”. Por ejemplo, 1Reyes 17:21-22 pareciera hablar del alma como un elemento separado del cuerpo por el cual clama el profeta. Sin embargo, esa idea no se haya en la palabra nefesh, su significado literal es claro. Aquí ocurre nuevamente lo que llamamos metonímia (asignar una cosa con el nombre de otra). Lo que pasa es que, como el alma fue el resultado final de la creación divina, por ende, se convirtió en un sinónimo de vida. Los traductores Bíblicos, de hecho, traduce así la palabra nefesh en muchos pasajes. Así, la traducción correcta que se puede hacer del pasaje es “devuélvele su vida”, tal como muchas Biblias traducen: “devuélvele la vida a este niño” (Biblia Traducción lenguaje actual); “devuélvele la vida a este muchacho” (NVI); etc.

Bien, dijimos que figuradamente se dice que el alma es sangre. Esto mismo ocurre en el pasaje de Apoc 6:9, también aquí la palabra alma es usada figuradamente para describir a la sangre. La utilización que se hizo del término lo da a entender claramente, pues el texto muestra a las almas estando debajo de un “altar”. Antiguamente, la sangre de los sacrificios era puesta debajo del altar (Lev 4:7). La sangre en el pasaje de apocalipsis actúa como sinécdoque [1] para persona.

El experto en figuras de dicción en la Biblia, E. W Bullinger, quien creía en la inmortalidad del alma [2] nos dice: “las almas son presentadas como sinécdoque para personas… A esto se llama «sinécdoque de la parte»… Así que no hay ninguna razón para apoyar la comprensión tradicional de “alma” en este pasaje como si significara una parte del hombre. Las palabras simplemente significan «Vi a los que habían sido muertos»”[3]

Los comentaristas Jamieson, Fausset & Brown, quienes también creen en la inmortalidad del alma, lo explican así: “Como la sangre de las víctimas sacrificiales degolladas sobre el altar se derramaba al pie del mismo, así se representan las almas de los sacrificados por el testimonio de Cristo, simbólicamente, como debajo del altar, en el cielo; pues la vida o el alma animal está en la sangre, y la sangre a menudo se representa como clamando por la venganza (Gen 4:10).” [4]

Marvin Vincent, quien también cree en la doctrina de la inmortalidad del alma, corrobora enfáticamente: “Él sólo vio sangre, pero la sangre y la vida eran términos equivalentes para los hebreos”. Vincent explica esta imagen visual en razón de que “la ley ordenaba que la sangre de los animales sacrificados se derramara debajo del altar de holocaustos (Lev 4:7)”. [5]

David Guzik, otro creyente en la inmortalidad del alma, lo explica de la forma que sigue: “Que las almas estén bajo el altar enfatiza que su sangre vital fue derramada como ofrenda a Dios” [6]

Y Adam Clarke, de quien no podemos poner en duda su creencia en la inmortalidad del alma, expone que Apocalipsis 6:9-11 se trata de una “visión simbólica”. También John S. C. Abbott & Jacob Abbott reiteran que es una “visión emblemática”, queriendo decir con esto que se trataba de una representación solamente, y no de un hecho real.

Así, queda aclarado por reconocidos expertos evangélicos, quienes creen en la inmortalidad del alma, que el pasaje de Apocalipsis 6:9-11 para nada valida la doctrina popular acerca de la supervivencia del alma, pues la visión tiene un sentido figurado.

El erudito Bullinger escribe esta perla: “Las almas, como tales, no pueden ser vistas. No hay tales cosas como almas materiales, que puedan hablar sin los órganos físicos del habla” [7], por lo cual el pasaje de Juan no puede entenderse en sentido literal.

Referencias:

[1] Figura retórica que consiste en asignar una parte de algo para referirse a ese algo. Ej: “tengo tres bocas que alimentar”. La palabra “boca” es usada como sinecdoque para referirse a tres personas.

[2]Cada persona que cree en la visión dualista del alma, cree en la “inmortalidad del alma”

[3] E.W Bullinger, Commentary on Revelation pag. 263,264.

[4] Jamieson, Fausset & Brown, Comentario Exegético y Explicativo de la Biblia, tomo II.

[5] Marvin Vicent, Word Studies, en Apoc. 11:9.

[6] David Guzik, Commentaries on the Bible, http://www.studylight.org/com/guz/vi…re&chapter=006

[7] E.W Bullinger, Commentary on Revelation pag. 265.

http://sallomo.es/las-almas-debajo-del-altar-apoc-69/

Tags: