Pix.: 22992540111 (Qualquer ajuda é bem Vinda. Gratidão)
Inicio | Temas Bíblicos |Leia a Biblia Leia a Bíblia | Post´s em Espanhol |Doações |Contato pt Portuguese
Esta é a vida eterna: que te conheçam, o único Elohim verdadeiro, e a Yeshua o Messias, a quem enviaste. JOÃO 17:3
faceicon
REFUTANDO “ARGUMENTOS” QUE ESTÁN CONTRA EL NOMBRE DE YAHWEH

REFUTANDO “ARGUMENTOS” QUE ESTÁN CONTRA EL NOMBRE DE YAHWEH

Argumento No. 1: “El nombre es Yehováh”

Lamentablemente el desconocimiento de la historia nos lleva a conjeturas que son insostenibles, el nombre Yehováh surgió de las adiciones de los escribas al texto hebreo. Los masoretas (VI, VII-X E.C.) inventaron un sistema de signos diacríticos llamados Nekudot, para que la pronunciación del idioma hebreo no se perdiera, pero estos antepusieron sus tradiciones a la palabra del Eterno y colocaron en el nombre sagrado las vocales de Adonay, pero el interés de ellos no era que se mencionara Yehováh sino Adonay, luego los eruditos cristianos al encontrar el nombre sagrado en el texto hebreo con dichas añadiduras latinizaron el nombre a Iehová, que posteriormente pasó a ser Jehová.

“A principios de la Edad Media, cuando el texto consonántico de la Biblia fue provisto de puntos vocales para facilitar su correcta lectura tradicional, los puntos vocales de Adonai con una variación – una sheva (‘e’ corta) con la primera yod [Y] de YHWH en lugar de la hataf-patah (‘a’ corta) bajo el aleph de Adonai – se utilizó para YHWH, produciendo así la forma YeHoWaH. Cuando los eruditos cristianos de Europa empezaron a estudiar el hebreo no entendieron lo que esto significaba realmente, e introdujeron el nombre híbrido ‘Jehová’” (Enciclopedia Judaica, vol. 7, p. 680).

“El nombre personal del [El] de los israelitas …Los masoretas, eruditos bíblicos judíos de la Edad Media, sustituyeron los signos vocales que aparecían encima o debajo de las consonantes de YHWH por los signos vocales de Adonai o de Elohim. Así surgió el nombre artificial Jehová (YeHoWaH)” (Enciclopedia Británica, Yahweh, Micropedia, vol. 10).

Muchos argumentan y dicen que se debe de decir Yehováh porque así está escrito, pero si hacemos caso a esa argumentación también debemos de pronunciar: Yehwah (Génesis 2:4), Yehowih (Jueces 16:28), Yehwih (Génesis 15:2), Yehowih (1 Reyes 2:26). (Esto puede encontrase en el Códice Leningrado)

Por lo que, el argumento presentado es débil e insostenible.

Argumento No. 2: “Su nombre es Dios, Señor”

Este argumento aparte de débil es sin sentido, “Dios” y “Señor” no son nombres sino títulos, en el caso del título Dios etimológicamente viene del latín deus, siendo su etimología la siguiente:

“1. Del griego Θεός (theos) ´´Dios´´, como Θεά (diosa) → Dea.

  1. De la palabra griega Δεύς (Deus) (tipo Eólico para Zeus)

  2. Del griego Διός (Dios, genitivo de Ζεύς).” (An Etymological Dictionary of the Latin Language. Pág. 122)

Actualmente en las biblias modernas en donde en el texto hebreo dice Yahweh los traductores colocan SEÑOR, pero Señor no es un nombre, mucho menos el nombre del todopoderoso, simplemente es un título.

El Eterno tiene un único nombre:

“ Yo, YAHWEH: ¡Este es mi Nombre, No cedo mi gloria a nadie, Ni mi alabanza a los ídolos!” Isaías 42:8

Argumento No. 3: “El nombre es Yahvé”

Muchos argumentan diciendo que el nombre sagrado no es Yahweh sino Yahvé, para entender este tema primero debemos de conocer cuál es la antigua y original pronunciación de la sexta hebrea del alefbet, por ello que vamos a ver lo que dice Christopher Rollston que es profesor asociado en el Departamento de Lenguas y Civilizaciones Clásicas y del Cercano Oriente de la Universidad George Washington. Es filólogo y epigrafista de las antiguas lenguas del Cercano Oriente y el Mediterráneo y trabaja en más de una docena de lenguas antiguas y modernas, incluidos el hebreo, el arameo y el griego, así como el ugarítico, el fenicio, el acadio, el amonita y el moabita. Es autor de varios libros, incluido Writing and Literacy in the World of Ancient Israel (SBL, 2010). Esto es lo que dice él acerca de esta letra hebrea:

«La pronunciación histórica de esta letra (un bilabial sonoro) es / waw /, una pronunciación atestiguada en varios idiomas semíticos (antiguos y modernos). Además, incluso los masoretas (600 E.C.-1000 E.C.) posiblemente pronunciaron esta letra como / waw / (no / vav /). La pronunciación común de esta letra hoy como / vav / (en lugar de / waw /) es un reflejo de las convenciones en el período moderno, principalmente aquellas que provienen de las prácticas del idioma germánico (observe, por ejemplo, que la letra alemana / w / se pronuncia como una / v / en inglés, no como una / w / en inglés; por lo tanto, la palabra alemana “Wasser” [agua] se pronuncia / vasser / en alemán). En resumen, la tradición de pronunciar esta letra como / waw / es históricamente más precisa (y por eso se encuentra en muchas gramáticas del hebreo bíblico, incluida la de Thomas Lambdin). La convención de pronunciarlo como / vav / también es aceptable, pero esta pronunciación proviene del período moderno.»

Este experto nos aclara y nos dice que la verdadera y antigua pronunciación de la letra «ו» es Waw y no Vav, esto quiere decir que desde los tiempos de Adán hasta los tiempos de Yahshua, es más hasta el tiempo de los masoretas, esta letra se pronunció como Waw y no como Vav, el cambió de Waw a Vav sucedió posteriormente hasta en los tiempos de Eliezer Ben-Yehuda entre finales del siglo XIX y principios del XX.

Algo importante de esta letra es ver sus equivalentes en otros alfabetos:

LETRAS EQUIVALENTE DE LA WAW HEBREA EN OTROS ALFABETOS:

Aquí podemos ver qué sus letras equivalentes en otros alfabetos confirman el enunciado de Christopher Rollston, lo que podemos ver qué la pronunciación verdadera y antigua es Waw y no Vav.

Para confirmar aún más esta pronunciación debemos de ir a la Septuaginta y ver cómo se tomó esta letra hebrea al griego y lo podemos ver en los siguientes versos:

ξλθεν δ βασιλες Σοδομων ες συνντησιν ατ μετ τ ναστρψαι ατν π τς κοπς το Χοδολλογομορ κα τν βασιλων τν μετ’ ατο ες τν κοιλδα τν Σαυη τοτο ν τ πεδον βασιλως”

Génesis 14:17

Lo que nos interesa en este verso es «Σαυη» en hebreo esto es «שָׁוֵה/Shawé» y esto vendría a ser en griego transliterado al español «Saué», lo que podemos ver aquí es la exacta pronunciación de la Waw al griego como u, aquí podemos ver qué la pronunciación no es Vav sino Waw.

“κα πστειλεν Σαουλ γγλους λαβεν τν Δαυιδ κα λγουσιν νοχλεσθαι ατν”

1 Samuel 19:14

Lo que nos interesa de este verso es «Δαυιδ» en hebreo esto es «דָּוִד/Dawid» y esto vendría a ser en griego transliterado al español «Dauid», nuevamente podemos ver qué la Waw en griego es colocada como u, por lo que nuevamente podemos ver qué la pronunciación exacta y antigua es Waw y no Vav.

Por lo tanto, la pronunciación verdadera y antigua de la sexta letra hebrea del Alefbet es Waw y no Vav, dando por hecho que el nombre sagrado se pronuncia Yahweh y no Yahvé.

Argumento No. 4: “Él no tiene un nombre”

Este argumento en sí es completamente falaz, ya que el nombre del Eterno aparece en el Tanaj casi siete mil veces y hay decenas de versos bíblicos que categóricamente nos dicen que el Eterno tiene un nombre, el cual es Yahweh.

Argumento No. 5: “El nombre es YHWH”

Algunas personas utilizan este argumento sosteniendo que el nombre es YHWH más no tiene una pronunciación, esto es simplemente incorrecto, ya que la evidencia arqueológica e histórica nos dicen que el nombre sagrado sí tiene una pronunciación, la cual es Yahweh, así como este nombre hebreo «דוד» tiene una pronunciación, la cual es Dawid, el nombre sagrado «יהוה» tiene una pronunciación, la cual es Yahweh.

Argumento No. 6: “El nombre Yahweh lo inventó un monje católico en el año 1725 d.C.”

Para contestar a este “argumento” primero debemos de ver qué es lo que dicen los católicos sobre este hecho, ya que sobre de ellos se está hablando:

“Alrededor del siglo XIII, el término “Jehová” apareció cuando los eruditos cristianos tomaron las consonantes de “Yahweh” y lo pronunciaron con las vocales de “Adonai”. Esto resultó en el sonido “Yahowah”, que tiene una ortografía latinizada de “Jehová”. El primer uso registrado de esta ortografía fue hecho por un monje dominico español, Raymundus Martini, en 1270.” (Catholic Answers – Is God’s Name Yahweh or Jehovah?)

El personaje del cual se habla en el argumento no inventó el nombre Yahweh sino el nombre híbrido Jehová que surge de Yahowah (Yehováh).

Argumento No. 7: “Gesenius dijo que el nombre Yahweh y Júpiter comparten la misma etimología”

Declaración de Gesenius:

“Para dar mi propia opinión [Gesenius luego se retractó COMPLETAMENTE de esta opinión; ver Tes. y Amer. trans. in voc .: él llama a tales comparaciones y derivaciones, “pérdida de tiempo y trabajo”; ¡Ojalá hubiera aprendido cuán irreverente era este modo de tratar tal tema!], supongo que esta palabra es una de las más remotas, quizás del mismo origen que Jovis, Júpiter, y transferida de los egipcios a los hebreos [ ¡Qué idea! Dios mismo reveló esto como su propio nombre; los israelitas nunca podrían haberlo recibido de los egipcios]. (Compare lo que se ha dicho anteriormente, en cuanto al uso de este nombre en las gemas egipcias [pero estas gemas no son de la antigüedad más remota; son el trabajo de herejes de los siglos II y III]), y luego así declinado por los hebreos, para que apareciera, tanto en forma como en origen” (Gesenius’s Hebrew and Chaldee Lexicon to the Old Testament Scriptures, p. 23)

Gesenius hizo tal declaración, pero luego se retractó completamente:

“Esta opinión, como hemos mostrado, Gesenius luego se retractó completamente, probablemente por haberse convencido de que las Gemas Egipcias sobre las que se fundó eran obra de herejes de los siglos II y III. El obispo Colenso, sin embargo, adopta la opinión descartada de Gesenius y la presenta como propia. Creemos que al menos pudo haber tenido la franqueza de reconocer de dónde se obtuvo” (The Bible in the Workshop, Parte II, p. 95).

Aquí podemos ver que Gesenius se retractó completamente de su declaración, algo que debemos de ver, es que, Gesenius cuando habló sobre de ello nunca lo afirmó como tal sino utilizó las expresiones “supongo” y “quizás”. Además de ello Hans H. Spoer refutó por completo este pensamiento:

“Algunos explican que el nombre Yahweh está conectado etimológicamente con el indo-ario ‘Jovis’. Se deriva, entonces, de [delta, iota, upsilon] “brillar”, de ahí que Yahweh significaría el “éter brillante”. También se declara que este nombre está idealmente, aunque no etimológicamente, relacionado con ‘daeva’, ‘deus’. Por lo tanto, el nombre significaría el ‘Altísimo’, el ‘Celestial’. Pero hay tan poco en común en ambos idiomas de los que podemos hablar con cierto grado de certeza que no podemos pensar en derivar [Yahweh] de la raíz indo-aria [delta, iota, upsilon] . La insostenibilidad de esta derivación ya fue reconocida por F. Tuch, quien dice: ‘La semejanza de [Yahweh]con Jovis, Júpiter, que es suficientemente insuficiente en sí mismo, desaparece por completo cuando el nombre se pronuncia correctamente [Yahweh] = Jahve ‘”. (Hans H. Spoer, The Origin and Interpretation of the Tetragrammaton , págs. 7,

Por lo que, querer sostenerse de una declaración que el mismo Gesenius la trató como de “pérdida de tiempo” es simplemente inútil, además de ello etimológicamente no tienen ninguna conexión.

Argumento No. 8: “El nombre Yahweh proviene del acadio”

Para hacer una investigación sobre el nombre sagrado teniendo en cuenta que el hebreo es consonántico se deben de tener consideraciones sobre este estudio, veamos que consideraciones tomó el investigador Keion Sampson a la hora de realizar su exhaustiva investigación sobre las formas poéticas del nombre sagrado:

“Así pues, los objetivos principales de este estudio son determinar cuál de estas formas, si es que hay alguna, comprende la original, y también cómo se desarrollaron estas variaciones. Para responder a estas preguntas, consideraremos la información relevante relativa a la onomástica del antiguo Israel que está disponible y la analizaremos a través del espectro cronológico de los períodos preexílico, exílico y postexílico, del Segundo Templo y tanático. Entre ellas se encuentran principalmente: 1) las transcripciones cuneiformes acadianas o griegas de los nombres propios, que pueden ayudar a llenar el vacío vocálico dejado por el alfabeto consonántico; 2) la ortografía hebrea (especialmente en el período preexílico), cuyo estudio, especialmente el uso de matres lexionis internas y finales, debería ayudar también a reducir las posibilidades de vocalización representadas por la grafía consonántica; y 3) Los contextos religiosos del nombre completo Yahweh, donde consideraremos, por un lado, desde un punto de vista morfológico, el énfasis temprano y persistente del Pentateuco en la inviolabilidad de este único nombre (y, por tanto, de una única forma verbal) y la exclusividad de su uso y reverencia, cuya inviolabilidad y exclusividad podrían haberse trasladado (y se trasladaron) a los nombres personales.” (THE NAME OF יהושע: A REEXAMINATION OF THE FORM OF THE SACRED NAME COMPOUNDED IN PERSONAL NAMES IN ITS RELIGIOUS CONTEXTS, Págs. 1 y 2).

Lo que podemos ver es que él tomó como fuente principal las transcripciones cuneiformes acadias y griegas de los nombres personales, para ayudar a llenar el vacío vocálico del alfabeto consonántico hebreo, esto se hace para ver cuál era la verdadera pronunciación de dichos elementos teofóricos en esa época, ya que el hebreo es consonántico, decir que el nombre Yahweh vino del acadio es simplemente no tener una base sólida, el acadio (el acadio es un idioma semítico que ha tenido una evolución parecida al hebreo) nos ayuda a comprender la verdadera y original pronunciación de nombres teofóricos hebreos de esa época.

Argumento No. 9. “El nombre Yahweh viene de los cananeos”

Este argumento ha sido defendido por algunos autores, pero es improbable, este argumento fue rechazado por Kuenen (“De Godsdienst van Israel”, I, Haarlem, 1869, pp. 379-401) y Baudissin (Studien, I, pp. 213-18). Al ver los precedentes históricos es simplemente absurdo decir que el nombre Yahweh provino de los enemigos irreconciliables de los israelitas.

Argumento No. 10: “El nombre Yahweh proviene de los egipcios”

Este “argumento” ha sido utilizado por muchos, pero las pruebas no son para nada convincentes, el argumento que toman es que la diosa egipcia de la luna se llama “Iah” y es por ello que dicen que el nombre Yahweh tiene conexiones paganas, esto es simplemente absurdo y un desconocimiento fatal de historia, si decimos que el nombre Yahweh proviene de la diosa egipcia “Iah” estamos diciendo que el profeta YeshaYah (Isaías) llevaba en su nombre el nombre de un dios pagano, al igual que EliYah (Elías), YirmeYah (Jeremías), además se tendría que decir que David adoraba a un dios pagano ya que en los salmos que el escribió en su mayoría se expresa al Eterno como YAH, y también se tendría que decir que Moisés le hizo un canto a esa diosa luego de triunfar sobre el ejercito egipcio, ya que en Éxodo 15 podemos encontrar que se expresa al Eterno como YAH, este argumento simplemente se cae solo, algo que debemos de saber es que los israelitas estuvieron en Egipto 430 años, esto es más que 4 siglos, el impacto de la cultura hebrea fue demasiado grande, por lo que se puede notar que los egipcios adoptaron aspectos culturales del pueblo hebreo, esto lo que nos hace ver es que los egipcios tomaron el nombre del Eterno para nombrar a sus dioses, es por ello que los judíos adoptaron una doctrina de no mencionar el nombre del Eterno para que los gentiles no lo tomen a la ligera. Esto puede reflejarse cuando los españoles conquistaron América, el impacto cultural fue demasiado grande que en casi toda América se adoptaron aspectos culturales del pueblo español, entre ellos su religión la cual es la católica.

Por lo tanto, el nombre Yahweh no proviene de la diosa egipcia “Iah” sino al contrario, los egipcios adoptaron el nombre poético del Eterno para nombrar a sus dioses.

Argumento No. 11: “El nombre no es Yahweh porque hay evidencia arqueológica donde dice que Yahweh tenía su ashera (esposa)”

En una jarra de almacenamiento de Kuntillet ‘Ajrud fueron encontrados dibujos e inscripciones en donde menciona a “Yahweh y su ashera” lamentablemente muchos toman esto como una fuente de evidencia contra el nombre Yahweh, si tomamos esto como argumento entonces tendríamos que decir que “Yahshua también tuvo esposa” ya que existe un fragmento de un papiro donde dice que el “mesías estuvo casado”, esto es completamente absurdo y falaz, este fragmento en vez de confirmar que “Yahshua estuvo casado” confirma aún más la existencia del personaje histórico, lo mismo pasa con la jarra de almacenamiento antes mencionada, en vez de comprobar que “Yahweh tuvo esposa” confirma aún más que el nombre del Eterno es Yahweh y que los pueblos gentiles de esa época intentaban denigrar al todopoderoso Elohim de Israel.

Por lo que, este argumento no prueba nada en contra del nombre Yahweh, sino al contrario, lo confirma aún más.

Argumento No. 12: “El nombre no es Yahweh porque hay un manuscrito gnóstico en donde se encuentra que Yawe es un demonio”

Lamentablemente algunos “argumentan” con este manuscrito gnóstico en donde dice lo antes mencionado, pero veamos, si creemos fielmente lo que dice ese manuscrito entonces tenemos que decir que Adonay (en el manuscrito aparece adonaios, clara referencia a Adonay) es un demonio también, al igual que Tzevaot (en el manuscrito aparece Sabaot, clara referencia a Tzevaot), Shabat (en el manuscrito aparece como Sabbadaios, clara referencia a Shabat). En el texto hebreo, Adonay y Tzevaot son títulos únicos al Eterno, y el Shabat es el día que Él apartó, por lo que, la información del manuscrito llamado “La revelación secreta de Juan” simplemente es un escrito que quiere invalidar el nombre y atributos del Eterno. Además de ello Pablo nos fue muy claro sobre los gnósticos:

“¡Oh Timoteo!, guarda el depósito, evitando pláticas vanas y profanas, y las opiniones contradictorias de la falsamente llamada ciencia,

  1. la cual profesando algunos, erraron el blanco acerca de la fe. La gracia sea con vosotros”

1 Timoteo 6:20-21

Pablo aquí condena claramente el gnosticismo, en el texto griego podemos ver que lo que aparece aquí como “ciencia” es «γνῶσις/gnósis» dentro del gnosticismo existe un conocimiento falso del verdadero creador, es por ello que Pablo insta a Timoteo a evitar “las opiniones de la falsamente llamada ciencia” o sea de las opiniones que den los gnósticos desde su doctrina, es por ello que el “argumento” que se presenta para invalidar el nombre de Yahweh simplemente es vago e insostenible.

Argumento No. 13: “El nombre no es Yahweh porque así no se puede pronunciar en hebreo las cuatro letras del nombre sagrado”

Este argumento es uno de los más absurdos que ha sido inventado por los que están en contra del nombre de Yahweh, Gesenius el erudito lingüístico más renombrado de su época e incluso de la erudición moderna apoyó el nombre de Yahweh como el nombre original y verdadero del creador (Wilhelm Gesenius in his Hebrew Lexicon, the first edition published in 1810 and 1812 – Gesenius Hebrew and Chaldee Lexicon) vemos como la erudición nunca ha dicho semejante barbaridad, sino al contrario aceptan que Yahweh es la pronunciación original de las cuatro letras hebreas:

“YAHWEH. La vocalización de las cuatro consonantes del nombre israelita de [Elohim] que los eruditos creen que se aproxima a la pronunciación original” (The Interpreter’s Dictionary of the Bible. Yahweh,” Vol. 4, p. 923)

“Yahweh… es decir, debatido pero a menudo ligado a la raíz que significa ser, convertirse. La palabra Yahweh es una vocalización de las cuatro consonantes en la forma en que muchos eruditos piensan que este nombre de pacto para [Elohim] fue pronunciado en tiempos del Antiguo Testamento” (The Zondervan Pictoral Encyclopedia of the Bible. Yahweh, vol. 5, pág. 1021.)

“Jehová… Una pronunciación errónea del nombre del [Elohim] de Israel en la Biblia, debido a la pronunciación de las vocales del término ‘Adonay’, la lectura marginal masorética, con las consonantes de la lectura de texto ‘Yahweh’…” (Encyclopedia Americana. Jehová”, vol. 16, pág. 8.)

Aquí podemos ver que los eruditos dicen que la pronunciación Yahweh es la correcta y original de las cuatro letras hebreas, decir que Yahweh es un error en el hebreo simplemente es enfrascarse en una mente con un mundo diferente a la realidad, por lo que, este es el “argumento” más absurdo e incoherente que ha sido presentado.

Los que apoyan este “argumento” también dicen que la sexta letra del alefbet en inglés es W pero se pronuncia V, otra afirmación absurda, veamos lo que dice la Enciclopedia Judaica acerca de esto:

“Sexta letra del alfabeto hebreo. El nombre posiblemente signifique “clavo” o “gancho”, y la forma de la letra en el alfabeto fenicio tiene cierta semejanza con un gancho. “Waw” es un espirante labial, idéntico en sonido al inglés “w”.” (Jewish Encyclopedia – waw)

La Enciclopedia Judaica es clara y nos dice que la sexta letra del alefbet se pronuncia como la w inglesa, ahora veamos cómo se pronuncia la w inglesa:

“La pronunciación en inglés de la W es variable y existen tres fonemas para representarla, /w/, /ʊ/ y /ɔː/. Los dos primeros suenan como la U española y el último, como una O.” (Aba English. Transcripción fonética de la w inglesa)

Aquí podemos ver claramente que la w inglesa NUNCA suena como v, sino como la U española y en algunas ocasiones como O, por lo que la waw la tenemos que pronunciar como la w inglesa, siendo su fonética como la U española.

Argumento No. 14: “El nombre no es Yahweh porque lo utilizan los católicos”

Este simplemente no es un argumento, es solo una idea completamente falaz que se le vino a varias personas, esto se llama falacia Ad Hominem y en un debate no debería ni de presentarse lo expuesto en dicho “argumento”, si los católicos dicen el verdadero nombre no quiere decir que este mal solo por el hecho de ser católicos, que los católicos tengan en su mayoría una doctrina errónea no invalida que en su mayoría dicen el verdadero nombre del creador que es Yahweh.

Argumento No. 15: “El nombre no es Yahweh porque hay evidencia de que los samaritanos utilizan ese nombre”

La evidencia no puede ser descartada solo porque pertenece a un grupo determinado, esta es nuevamente una falacia Ad Hominem ya que solo por el hecho de ser samaritanos están invalidando la evidencia, algunos señalan que cuando se profanó ese lugar (en el siglo IV A.E.C el santuario que edificaron los samaritanos en el Monte Garizim fue profanado dedicándolo a Zeus por orden del Rey Antíoco IV Epífanes – Diccionario Enciclopédico de Biblia y Teología) los samaritanos tomaron de ahí el nombre Yahweh por su relación con Zeus, (cabe mencionar que la conexión del nombre Yahweh con Zeus/Júpiter fue refutada en el argumento no. 7) esto es simplemente una vana conjetura, para ver la realidad veamos lo que le dijo Yahshua a la mujer samaritana:

“Le dice la mujer: Adón, veo que tú eres profeta.

  1. Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén está el lugar donde es necesario adorar.

  2. Yahshua le dice: Mujer, créeme que viene una hora cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre.

  3. Vosotros adoráis lo que no conocéis; nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación viene de los judíos.”

Juan 4:19-22

La mujer que se presenta en estos versos es samaritana, cabe mencionar que los samaritanos son una mezcla entre Efrayim y los asirios, aunque reciban el odio por parte de los judíos en sus venas corre sangre israelita, Yahshua en los anteriores versos le reprende su vida inmoral, pero no le cuestiona el ser israelita, luego podemos ver que la mujer le dice que sus padres adoraron en el monte Garizim y los judíos en Jerusalén, pero Yahshua le dice: «Mujer, créeme que viene una hora cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre» Yahshua mismo le está diciendo que sus padres sí adoraron al padre en ese monte, en ningún momento Yahshua le dijo que ellos habían adorado a Zeus, es por ello que el “argumento” presentado simplemente es incoherente, pero Yahshua luego le dice esto: «Vosotros adoráis lo que no conocéis; nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación viene de los judíos.» Cuando Yahshua les dice que ellos adoran lo que no conocen, se está refiriendo a la salvación de Zacarias 8:23 que dice:

“Así dice Yahweh Tzevaot: En aquellos días acontecerá que diez hombres de todas las lenguas de las naciones asirán fuertemente por la orla a un judío, diciendo: ¡Dejadnos ir con vosotros, porque hemos comprendido que Elohim está con vosotros!”

Zacarías 8:23

Este verso es completamente profético, ya que nos dice que 10 hombres de todas las lenguas de las naciones se tomarán del borde del manto de un judío, estos 10 hombres representan a las 10 tribus que están dispersas de la casa de Israel y el judío representa a Yahshua, el Mashíaj le dice a esa mujer que eso es lo que le hace falta, conocer al Mashíaj prometido el cual da la salvación.

Por lo que, el “argumento” presentado no tiene ninguna base sólida, además de ser una falacia contiene lagunas.

#LaVerdadBíblica